Mi enfoque desde Jerusalem David Mandel # 638

Valora este artículo
(0 votos)

·      UNASCO vuelve a las andadas

·        La hostilidad de Suecia hacia Israel

·        Una casa dividida contra si misma

·        Estadisticas al cumplir 69 años

·        El incidente del libro

·       Con ocasión del Dia de la Independencia: Dos capítulos de mi libro en proceso Relatos de la Historia del Pueblo Judio

________________________________

UNASCO vuelve a las andadas

Mi Enfoque #638.  Mayo 5, 2017 por David Mandel   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Antes de que alguien me escriba informandome que hay un error de imprenta y que el acronimo del nombre en inglés de la Organización Cultural, Educacional y Cientifica de las Naciones Unidas, no es UNASCO sino UNESCO, quiero dejar en claro que no es un lapsus linguae sino una descripcion precisa de los sentimientos de nausea que provoca una organización que se precia de ser cultural y educacional pero que ha perdido toda la vergüenza y no tiene reparos en demostrar su ignorancia y su prejuicio antisemita.

Esta semana el comité ejecutivo de UNASCO ha aprobado una resolución que declara que Israel no tiene soberanía sobre Jerusalén, incluyendo el sector occidental donde está la Knesset, los ministerios y la casa del Presidente. 22 paises (38%) votaron a favor de la resolución, de los cuales 15 son paises arabes o islamicos o de mayoria musulmana. Los otros siete paises fueron Rusia, China, Brasil, Suecia, Sud Africa, Vietnam y Nicaragua.

10 paises se opusieron a la resolucion: Estados Unidos, Italia, Alemania, Gran Bretaña, Holanda, Lituania, Grecia, Paraguay, Ucrania y Togo.

3 paises no estuvieron presentes y 23 se abstuvieron, con lo cual confirmaron la máxima de Edmund Burke (1729-1797), "Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada".

Los palestinos proclamaron su triunfo, y los israelies lo consideraron una victoria moral, ya que el 62% de los paises miembros del comité ejecutivo de UNASCO no aprobaron la mocion, porcentaje mayor que el de votaciones anteriores anti-israelies de la misma organización.

La reacción de Israel fue disminuir en un millón de dolares su contribucion anual a las Naciones Unidas, y pedir explicaciones al embajador de Suecia, el único país europeo democrático que votó a favor de la resolución que niega a Israel todo derecho sobre su capital ancestral.

El voto de los 22 países negando el derecho de Israel a su capital carece de importancia. ¡La bandera de franjas azules y blancas, y en su centro la Estrella de David, ondea sobre Jerusalén!

________________________________

La hostilidad de Suecia hacia Israel

Mi Enfoque #638.  Mayo 5, 2017 por David Mandel   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suecia es el único país europeo que ha dado reconocimiento oficial al Estado de Palestina. La señora Margot Wallstrom, Ministro de Relaciones Exteriores, responsabilizó al conflicto israelí-palestino por los ataques de terroristas islámicos en Paris, en el mes de noviembre del 2015, que causaron 130 víctimas. La misma funcionaria acusó a Israel de ejecuciones sumarias extra-judiciales refiriendose a los terroristas palestinos que acuchillan a gente inocente y son matados en ese momento por policias o soldados.

Uno de los mas importantes periodicos suecos, Aftonbladet, acusó hace algunos años que las tropas de Israel traficaban con órganos de los palestinos que morían bajo su custodia, actualizando así la acusación medioeval de que los judíos usan la sangre de niños cristianos para confeccionar la matzá de Pesaj.

En la votación del plan de particion de las Naciones Unidas, en noviembre de 1947, Suecia se abstuvo de votar. En 1950 Suecia reconoció de jure a Israel y durante las dos decadas siguiente expresó simpatia al Estado judio, por compartir su ideologia socialista y sus valores democraticos. Esa actitud cambió en la década de los 70 cuando Olaf Palme, elegido Primer Ministro de Suecia, apoyó los auto-declarados movimientos de independencia y liberación nacional. Palme fue el primero en tener contactos directos con la OLP, y consideró que Israel era el principal obstáculo para lograr la paz en el Medio Oriente.

Suecia, en 1974, fue el único pais de Europa Occidental que voto con los paises arabes y comunistas a favor de la resolucion 3326 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que reconocio a la OLP como legitimo representante de los palestinos.

En la ciudad de Malmo, que tiene el más alto porcentaje de musulmanes en Suecia, los judios son victimas de ataques e insultos. El antisemitismo que antes era inexistente en Suecia ha sido introducido por los inmigrantes musulmanes que aunque hoy solo constituyen el 5% de la población son responsables por la mayoría de los crimenes violentos y violaciones.

________________________________

Una casa dividida contra si misma

Mi Enfoque #638.  Mayo 5, 2017 por David Mandel   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Abraham Lincoln dio un discurso el 16 de junio de 1856 en el cual dijo "una casa dividida contra si misma no puede mantenerse en pie", refiriendose al hecho de que había desunion en el pais debido a la controversia sobre la esclavitud. La frase se origina en el Nuevo Testamento, (Marcos 3:25 y Mateo 12:25).

¿Alguien, de los que proponen la inmediata creación del Estado Palestino, se ha dado cuenta que es "una casa dividida contra si misma"? El odio que existe entre la Autoridad Palestina que gobierna el area C de la Cisjordania y Hamás, que gobierna Gaza es tan grande o casi tan grande como el odio que ambos sienten hacia Israel.

En estos días la Autoridad Palestina ha anunciado a Israel que cesará de pagar a la Compañía de Electricidad de Israel por el suministro a Gaza. Esto lo ha hecho para presionar a Hamas a que acepte tomar parte en las nuevas elecciones palestinas. Tambien ha rebajado los salarios que paga a los empleados administrativos de Gaza.

El hecho de que la Autoridad Palestina es la que paga a Israel por la electricidad que Gaza consume se debe a que Israel no tiene tratos directos con Hamás, organización declarada terrorista por Israel y otros paises.

Dos millones de personas que viven en Gaza no tendrán electricidad debido a la guerra civil (por el momento incruenta) que existe entre la Autoridad Palestina y Hamas.

________________________________

Estadisticas al cumplir 69 años

Mi Enfoque #638.  Mayo 5, 2017 por David Mandel   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Estado de Israel cumplió 69 años esta semanas. Hoy tiene un población de 8,680,000 personas de las cuales cerca de 6,500,000 son judios, (de ellos el 75% han nacido en Israel) y 1,800,000 son arabes. Hay 388,000 personas que no son judios ni arabes, y 183,000 trabajadores extranjeros.

El 35% de la poblacion israeli es menor de 18 años. El 54% tiene entre 19 a 64. El 11% tiene 65 o mas, de los cuales 45,000 tienen 90 años o mas.

44% de los israelies judios se consideran seculares, 24% tradicionalistas pero no religiosos, 12% religiosos-tradicionalistas, 11% religiosos y 9% ultra-ortodoxo.

Entre los no-judios el 52% se considera a si mismo religioso, el 23% un poco religioso, el 21% no religioso y el 4% muy religioso.

El 89% de los israelies de 20 años o mas dicen estar satisfechos con sus vidas. 59% dicen estar contentos con su situacion economica. 44% esperan que su situacion economica mejore.

La expectativa de vida de los varones judios, que en 1949 era 65 años, hoy es 81. En el caso de las mujeres judias, han subido de 67 años a 84.

47% de toda la poblacion considera que la situacion de Israel hoy es muy buena o buena. 40% dicen que está aceptable. 15% creen que es mala. Si se pregunta solo a los árabes israelies, ellos son mas positivos, 66% dice que la situacion de Israel es muy buena o buena y sólo el 12% cree que es mala.

86% de la poblacion judia y 51% de la poblacion árabe dice estar orgullosa de ser israeli.

71% de la poblacion se siente muy optimista respecto al futuro, a pesar de tener Hamás al sur, Hizbollah en el norte, ISIS en el este, e Iran amenazando con un holocausto nuclear.

________________________________

El incidente del libro

Mi Enfoque #638.  Mayo 5, 2017 por David Mandel   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hace unos días el Canal 10 de televisión analizó un libro de texto de niños de segundo año de primaria. Los panelistas condenaron el libro por ser "racista, populista y presentar a una familia religiosa en forma mas positiva que an una familia secular". Unanimemente culparon a Naftali Bennet, el Ministro de Educacion, de inculcar a los niños su ideologia de derecha y hacerles lavado de cerebro.

Zahava Galon, la dirigente del partido de izquierda radical, Meretz, declaró que el libro era un ejemplo de coercion religiosa y misionerismo.

Todas estas indignadas acusaciones no tomaron en cuenta un pequeño problema. El libro no fue introducido ultimamente por el derechista Naftali Bennet, sino por la señora Yuli Tamir, Ministro de Educacion en el año 2008, perteneciente al partido Laborista de centro izquierda.

________________________________

Con ocasión del Dia de la Independencia: Dos capítulos de mi libro en proceso

Mi Enfoque #638.  Mayo 5, 2017 por David Mandel   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Conferencia de un luchador del Irgún

Buenas tardes. Quiero agradecer a los organizadores de esta conferencia por haberme invitado a hablarles de mis experiencias.

Me llamo Saúl Ben Amiram. No siempre fue ese mi nombre. Durante mis primeras cuatro décadas me llamaba Saúl Herzcovich. Cambié de Herzcovich a Ben Amiram cuando llegué a Israel en el año 1942, a la edad de 45 años.

Hoy, 29 de agosto de 1992, celebro dos aniversarios. Hace exactamente 50 años que llegué a Israel con las Fuerzas Armadas Polacas Libres. Y, hoy he cumplido 95 años de edad. El día de mi nacimiento, 29 de agosto de 1897, es una fecha histórica, no debido a mi cumpleaños, (aunque eso es lo que mis nietos dicen cuando me felicitan), sino al hecho de que en este mismo día, hace 95 años, Teodoro Herzl inauguró en Basilea el Primer Congreso Sionista.

Nací en Brest, ciudad situada hoy en Belarús, (país también llamado Bielorrusia), pero que, en 1897, el año de mi nacimiento, era parte del imperio ruso. En el año 1918 Brest estuvo bajo ocupación alemana. De 1918 a 1920 fue parte de Polonia. En 1920 la ciudad perteneció a la Republica Soviética de Belarús. De 1920 a 1939 nuevamente fue polaca. De 1939 a 1941 estuvo bajo ocupación de la Unión Soviética. De 1941 a 1944 Brest fue ocupada por los nazis. De 1944 a 1991 fue parte de la Unión Soviética. Desde 1991 pertenece a la republica independiente de Belarús.

¿A quien pertenecerá mañana? Francamente, no me interesa. No guardo buenos recuerdos. Cuando estalló la guerra, los nazis invadieron Belarus en el año 1941. De los 900,000 judíos que vivían en el país, 800,000 incluyendo mis padres y hermanos, fueron enviados a los campos de exterminio o masacrados por los anti-semitas locales.

No sé la fecha de la muerte de mis padres y hermanos. No sé si fueron fusilados o si murieron en las cámaras de gas. Su recuerdo vive en mí, y todos los años, en el Día del Holocausto, rezo el kadish por ellos. Nunca los olvidaré y nunca perdonaré a sus asesinos.

¿Cómo me salvé yo? Cuando los nazis invadieron Polonia en setiembre de 1939, logré escapar a Vilna, ciudad que era, en ese momento, capital de Lituania. Pocos meses después, la NKVD (Seguridad del Estado de la Unión Soviética) me arrestó acusándome de actividades sionistas. Fui torturado, enjuiciado y condenado a cinco años de trabajos forzados en un campo de detención en Siberia. No cumplí toda la sentencia ya que, cuando Hitler, en junio de 1941 atacó por sorpresa a la Unión Soviética, los rusos me soltaron. Me enrolé en un regimiento llamado Ejercito Libre de Polonia. Fuimos enviados al Medio Oriente, vía Persia, para ayudar a defender a los británicos contra las fuerzas del General Erwin Rommel que amenazaba conquistar Egipto y el canal de Suez. Al llegar a Tel Aviv, los oficiales polacos, que tenían simpatía, a la causa sionista, permitieron a los soldados judíos dejar el regimiento y permanecer en Israel.

Menajem Begin, si señores, el mismo Menajem Begin que luego fue Primer Ministro de Israel, llegó a Israel en el mismo batallón. Durante nuestro viaje tuve muchas ocasiones de conversar con él. Lo llegué a conocer muy bien, a apreciarlo, y, finalmente, a admirarlo. Teníamos mucho en común. Ambos habíamos nacido en Brest, ambos perdimos a nuestras familias, ambos huimos a Vilna, ambos fuimos enjuiciados por la policía soviética y condenados a trabajos forzosos, y, finalmente, ambos nos habíamos enrolado en el mismo regimiento. Pero, también teníamos diferencias. Begin había nacido en el año 1913, así que era 16 años menor que yo. Se había graduado de abogado en la Universidad de Varsovia, mientras que yo nunca estudié en la universidad y me ganaba la vida como carpintero. Lo que más me impresionó de Begin fue el hecho de que había sido discípulo de Vladimir Jabotinsky, el fundador del Sionismo Revisionista y del movimiento juvenil sionista Betar. Begin también activó desde muy muchacho en el Betar, y luego fue el jefe del movimiento, primero en Checoslovaquia y luego en Polonia.

Unos días después de haber dejado el regimiento me encontré por casualidad con Begin en la Avenida Allenby. Me saludó efusivamente y me invitó a conversar con él en un bar cercano. Nos sentamos en una mesa cerca de la entrada, pidió dos cafés, y cuando el mozo se alejó, acercó su silla a la mía y me habló en voz muy baja.

—Sa­úl—me dijo—me alegro de haberte encontrado. Me he unido a un grupo de luchadores que consideran que la Haganá [la organización de defensa militar judía] no es suficientemente agresiva. Han formado una organización clandestina paramilitar, a la que llaman Irgún Zvai Leumi [Organización del Ejercito Nacional], para luchar contra la ocupación británica.

—Sé que muchos judíos están luchando en el ejército británico contra los nazis. Me parece que tenemos que luchar al lado de ellos, no contra ellos—protesté.

— ¿Has escuchado lo que dijo David Ben Gurión respecto a Gran Bretaña y a la guerra contra los nazis? —me preguntó.

—Aún no he tenido oportunidad de conversar con gente. Me he pasado los días tratando de conseguir trabajo en alguna carpintería—le admití.

—Yo no concuerdo con la línea política de Ben Gurión, (es demasiado socialista para mi gusto), pero estuve de acuerdo con él cuando dijo: "Lucharemos contra el Libro Blanco como si no hubiese guerra, y lucharemos en la guerra como si no hubiese el Libro Blanco".

— ¿Qué es el Libro Blanco?—le pregunté. Yo no tenía idea de lo que me estaba hablando.

—El Libro Blanco es un informe oficial emitido por Gran Bretaña en 1939 que limita la inmigración judía a Palestina a 15,000 personas anualmente durante cinco años, después de los cuales los árabes determinarán el número permitido de inmigrantes judíos. Es una violación del Mandato que Gran Bretaña recibió de la Liga de las Naciones para que la Tierra de Israel sea el hogar del pueblo judío. Los nazis están masacrando a los judíos en Europa, los judíos están desesperados por escapar, y Gran Bretaña les cierra las puertas de Palestina. ¿Puedes imaginar esa traición, esa maldad? Aunque a decir verdad, Gran Bretaña no es el único país que ha abandonado a los judíos. En el año 1938, cuando los judíos ya habían sido despojados de todos sus derechos por los nazis, se realizó una conferencia en Évian, Francia, para debatir como ayudar a los judíos. 32 países tomaron parte. A Golda Meir, la representante judía, le prohibieron participar en las discusiones. Sólo dos de los 32 países, Costa Rica y la Republica Dominicana, dijeron que estarían dispuestos a aceptar un puñado de refugiados. Ningún otro país se ofreció. Ni siquiera la gran democracia que es Estados Unidos. Esa indiferencia le ha dado a entender a Hitler que puede hacer lo que quiere con los judíos, y que al mundo no le importa—me explicó Begin.

La información que Begin me dio de la duplicidad de Gran Bretaña me indignó. Juré para mis adentros luchar contra esa política anti-judía.

—Cuenta conmigo Menajem—le dije con fervor.

—Me alegra mucho tu decisión. Somos pocos y necesitamos hombres como tú. Dime como comunicarme contigo y estaremos en contacto.

Le di mi dirección y nos despedimos.

Tres días después me envió un mensaje invitándome a una reunión esa misma noche en un restaurante en el shuk HaCarmel. Éramos cerca de 100. Begin dio orden de cerrar la puerta y nos dirigió la palabra.

—Doy la bienvenida a todos los nuevos miembros del Etzel [acrónimo de las iniciales en hebreo del Irgún Zvai Leumi]. Tenemos tres principios básicos: El primero, todo judío tiene derecho a entrar a Palestina. El segundo, unicamente con represalias activas podremos disuadir a los árabes de luchar contra nosotros. El tercero, solo la resistencia armada judía puede asegurarnos un Estado judío.

El número de nuestros camaradas variaba entre algunos cientos a algunos miles. La mayoría de nosotros era gente ordinaria, artesanos o profesionales que, luego de cumplir nuestras misiones, regresábamos a nuestra vida normal. Llegamos a tener talleres de fabricación de armas, campos de entrenamiento, y depósitos de armamentos. Nuestra disciplina era tan estricta como la de los mejores ejércitos del mundo, pero a pesar de eso había diferencias de opinión que ocasionaron que uno de los dirigentes, Yair Stern, se separase del Irgún para formar su propia organización clandestina a la que llamó Lehi. 

Begin, buscado por la policía británica, vivía en la clandestinidad, cambiando frecuentemente de casa u hotel, muchas veces disfrazado de judío ultra-ortodoxo.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos miembros del Irgún se enrolaron en el ejército británico para luchar contra los nazis, tanto en Europa como en Siria y en el Líbano. El 1 de febrero de 1944 proclamamos la rebelión contra Gran Bretaña por su política que limitaba drásticamente la inmigración judía. En ese momento éramos mil en el Irgún. Teníamos solo 40 rifles, 60 pistolas, 4 ametralladores y 150 granadas. Los británicos capturaron a dirigentes del Irgún y los enviaron a campos de prisioneros en Eritrea, África.

En el año 1946, un comité anglo-americano recomendó que se permitiese de inmediato la entrada de 100,000 judíos sobrevivientes del Holocausto a Palestina. Los británicos se negaron. En julio pusimos una bomba en el Hotel King David, donde estaban las oficinas de las autoridades británicas. Yo fui nombrado para llamar por teléfono al hotel, avisar que hay una bomba, y decirles que evacuen de inmediato. No me hicieron caso. Creyeron que era una broma. La bomba estalló y murieron 91 personas, entre ellos 17 judíos. Hasta hoy tengo pesadillas en las que sueño que estoy telefoneando repetidamente al hotel, tratando de convencerlos a que evacuen.

En octubre pusimos una bomba en la Embajada Británica en Roma, que era el centro de las acciones británicas para impedir que judíos inmigrasen de Europa a Palestina. En diciembre un miembro del Irgún fue condenado a 18 años de prisión y 18 latigazos. Esto nos causó una gran indignación. Secuestramos varios oficiales británicos y los azotamos en  público. Los británicos nunca volvieron a azotar a nuestros camaradas.

Los británicos tenían 20,000 soldados en Palestina, pero esa desproporción de fuerzas no nos impidió atacar 18 campamentos militares durante febrero y marzo de 1947. En el mes de abril de 1947 los británicos colgaron a cuatro de nuestros miembros que murieron cantando Hatikva. El 4 de mayo 23 de nuestros hombres atacaron la fortaleza de Acre y liberaron a 41 presos. Algunos de ellos fueron recapturados y otros murieron cuando trataban de escapar. Tres de los atacantes capturados fueron condenados a muerte. Nosotros capturamos a dos sargentos británicos para canjearlos, pero cuando los británicos colgaron a nuestros tres camaradas, nosotros colgamos a los dos sargentos.

Gran Bretaña se dio por vencida y anuncio que se retiraría de Palestina. El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas voto a favor de terminar el mandato británico y establecer dos Estados, uno judío y otro árabe. Recuerdo que estábamos todos pegados al radio, y tan pronto terminó la votación salimos a las calles a cantar y a bailar. Gracias a Dios, las Naciones Unidas en el año 1947 no estaban obsesionadas contra Israel, como lo están ahora. Hoy, la Asamblea General de las Naciones Unidas nunca habría aprobado que los judíos tuviesen un Estado.

El día siguiente los árabes locales empezaron a atacar a vecindades judías. Y nosotros respondimos a los ataques. El 9 de abril de 1948 atacamos un pueblo árabe llamado Deir Yassin. Hubo una violenta batalla. Cinco de nuestros combatientes murieron y 40 fueron heridos. En el lado árabe entre 100 a 120 murieron. De allí nació la leyenda de que habíamos realizado una masacre en Deir Yassin, cuando en realidad fue una batalla con luchas de casa a casa.

El 25 de abril 600 combatientes del Irgún capturaron Jaffa, desde donde los árabes amenazaban a la vecina ciudad de Tel Aviv. Los británicos trataron de recapturar Jaffa con tanques, pero se tuvieron que retirar ante la resistencia del Irgún que se arrastraban bajo los tanques y los voLabán con dinamita. Fue la primera vez que el Irgún se enfrento abiertamente contra el ejército británico y lo derrotó. 65,000 árabes de los 70,000 que vivían en Jaffa huyeron. La batalla le costo al Irgún 42 combatientes muertos y 400 heridos.

El 14 de mayo de 1948 Ben Gurión proclamó la independencia de Israel. El 15 de mayo los ejércitos de los países árabes, (Egipto, Jordania, Irak, Siria, Líbano y Arabia Saudita) invadieron con el propósito de masacrar a los 600,000 judíos, hombres, mujeres y niños que conformaban la población judía del nuevo Estado.

Dos semanas después Begin firmó un acuerdo para que los combatientes del Irgún se integrasen al Ejército de Defensa de Israel. Una de las cláusulas del acuerdo establecía que el Irgún debía cesar de traer unilateralmente armas. El 20 de junio llegó el barco Altalena a las costas de Israel. Venia cargado de armas que los representantes del Irgún habían comprado. Ben Gurión exigió que todas las armas debían ser entregadas al ejército. El barco llegó primero a Kfar Vitkin donde Begin y otros subieron a bordo, y procedió hacia Tel Aviv. Ben Gurión ordenó a un joven oficial Itzjak Rabin, que estaba a cargo de los soldados en la playa, disparar contra el Altalena. El barco se incendió. Murieron 16 combatientes del Irgún y tres soldados. 200 combatientes del Irgún fueron arrestados y liberados pocas semanas después. Begin rehusó luchar diciendo "Yo nunca provocaré una guerra civil entre judíos".

El Irgún se integró al ejército, y Begin creó un partido político llamado Herut que estuvo en la oposición durante ocho elecciones consecutivas. En 1977, finalmente, ganó las elecciones y fue nombrado Primer Ministro. Sus principales logros fueron firmar un Tratado de Paz con Egipto, por el cual compartió el Premio Nobel de Paz con Anwar Sadat, y bombardear las instalaciones atómicas de Saddam Hussein, por lo cual fue muy criticado en ese momento pero hoy, cuando el mundo sabe de lo que se salvó, deberían hacerle una estatua.

En el año 1982 Israel se vio envuelto en un conflicto con el Líbano, en el cual murieron muchos soldados. En noviembre de ese año murió Aliza, la esposa de Begin. La depresión que esto le causó hizo que meses después, en octubre de 1983, Begin presentase su renuncia y se retirase de la política. Murió el 9 de marzo de 1992.

Respecto a mí, después que se firmó el armisticio en 1949 con los países árabes vecinos, conseguí un puesto en el Ministerio de Vivienda, a cargo de lamaabará de Or Yehuda. Hoy, Or Yehuda es una ciudad floreciente, y es muy probable que muchos no sepan lo que era una maabará. Explicaré.

Cientos de miles de judíos que, durante siglos, antes aún de que los árabes conquistasen el Medio Oriente, vivían en Irak, Egipto, Irán, Siria, Yemen, Libia, Túnez, tuvieron que escapar o fueron expulsados. Les expropiaron su dinero y sus propiedades. Llegaron a Israel sin un centavo. El país era muy pobre y lo único que se les pudo dar fueron viviendas provisorias de lata o de lona. Las maabarot llegaron en un momento a tener una población de 220,000 personas. Las condiciones de vida eran muy duras. En Or Yehuda, por ejemplo, había una ducha para cada 350 personas y un inodoro para cada 56.

A diferencia de los países árabes que hasta hoy mantienen a los refugiados árabes de 1948 en míseros campos, el gobierno israelí hizo los máximos esfuerzos para absorber a los refugiados. Yo estoy orgulloso de mi parte en ese esfuerzo ya que logré cerrar la última maabará en 1963. Los descendientes de los refugiados judíos hoy son prósperos hombres de negocios, médicos, abogados, políticos, militares de alto rango.

Personalmente, yo tengo que agradecer a la maabará el hecho de haber conocido allí a Jana, mi esposa aquí presente, madre de mis cuatro hijos y abuela de mis quince nietos. Ella y su hermano menor llegaron con sus padres de Irak en el año 1950. La ropa que traían puesta era lo único que los árabes les permitieron sacar de Irak. Yo era un solterón de 53 años, ella era una joven de 23, pero, queridos amigos, cuando hay amor la diferencia en edades no cuenta. Su hermano tenía 15 años. Era tan travieso que yo lo llamaba vilde jaye ["salvaje" en yiddish]. Hoy, mi cuñado es dueño de una importante fábrica metalúrgica, pero, bromeando, le sigo llamando vilde jaye.  A Jana, su hermana yo la llamaba, y la sigo llamando, a mejaye ["un encanto" en yiddish].

Después de cerrar la última maabará salí del Ministerio y abrí una carpintería. No me ha ido tan mal. En mi fábrica de muebles hoy trabajan 150 personas y tengo establecimientos de venta en todas las ciudades de Israel.

Y, con esto doy por terminada mi conferencia. Muchísimas gracias por escucharme. ¿Alguien quisiera hacer alguna pregunta?

Reminiscencias de Ben Gurión

Hace un mes, el 16 de octubre de 1973, cumplí 87 años de edad*. No celebré mi cumpleaños debido a que estábamos en plena guerra.  Diez días antes, el 6 de octubre, el día de Yom Kippur, Egipto y Siria atacaron de sorpresa. El ejército de Israel logró rechazar los ejércitos invasores y el 25 de octubre, cuando se acordó el cese de fuego, las fuerzas israelíes ya habían cruzado al otro lado del canal de Suez.

He visto inmensos cambios durante mi larga vida, desde que nací en 1886 en Polonia, que entonces era parte del imperio ruso, hasta hoy. A los 20 años de edad inmigré a la provincia otomana de Palestina, y cambié mi nombre de David Grun a David Ben Gurión. La población judía era alrededor de 55,000 personas, de las cuales 40,000 tenían ciudadanía rusa. Hoy, 1973, viven 3,300,000 judíos en Israel**. Un mes después de mi llegada fui elegido al Comité Central del partido Poalei Zion. Trabajé en el campo en Petaj Tikva y en la Galilea. En 1909 me inscribí en HaShomer, un grupo de voluntarios que cuidaban las comunidades agrícolas judías de los ataques árabes. En 1911 viaje a Salónica para aprender el idioma turco ya que mi intención era estudiar leyes en la Universidad de Estambul. Estaba en Jerusalén cuando comenzó la Primera Guerra Mundial. A pesar de que traté de reclutar judíos para luchar por Turquía, los turcos me deportaron. En 1915 llegué a Nueva York donde permanecí durante tres años. Allí conocí a Paula con quien me casé en 1917. La Declaración Balfour de noviembre de 1917 me hizo ver que nuestros intereses sionistas estaban en el lado de Gran Bretaña. Me uní a la Legión Judía y luché en el ejército británico contra los turcos.

En 1919 me separé del partido Poalei Zion, debido a que su ideología era demasiado izquierdista, y formé Ajdut Avodá. En 1920 ayudé a fundar la Histadrut, la organización sionista de trabajadores y fui su Secretario General hasta el año 1935. En 1930 mi partido Ajdut Avodá se unió con Hapoel Hatzair para crear Mapai, el Partido Laborista Sionista de centro izquierda***. En el año 1935 fui nombrado jefe del comité ejecutivo de la Agencia Judía, que era el gobierno no oficial del yishuv, (la comunidad judía de Palestina), y desempeñé ese cargo hasta la creación del Estado de Israel en el año 1948.

Gran Bretaña, en el año 1923, había recibido de la Liga de las Naciones un mandato para asegurar que Palestina, provincia del imperio otomano durante 400 años, sería el Hogar Nacional del Pueblo Judío. En 1939 los británicos publicaron el Libro Blanco, limitando la inmigración judía a 15,000 personas anualmente durante cinco años, y luego estaría sujeta al consentimiento de los árabes. También limitaron el derecho de los judíos de comprar tierras de los árabes. Cientos de miles, tal vez millones, de judíos podrían haberse salvado del Holocausto nazi si Gran Bretaña no les hubiese cerrado las puertas de Palestina.

10% de la población judía de Palestina, incluyendo mujeres, se enroló en el ejército británico, en contraste al líder de los árabes de Palestina, el Mufti Amin al-Husayni, que huyó a Berlín y ofreció sus servicios a Hitler.

Después de la Segunda Guerra Mundial los británicos continuaron limitando la inmigración judía, lo cual causó una rebelión de la Haganá, la organización paramilitar de autodefensa judía, y dos organizaciones clandestinas Irgún y Lehi.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas votó a favor de un plan de partición de Palestina en dos Estados, uno judío y el otro árabe. 33 naciones votaron a favor, 13 en contra y 10 se abstuvieron. La población judía aceptó con júbilo. La población árabe local (aun no se autodenominaba palestina, auto-identificación que asumió recién después de la guerra de 1967) y los Estados árabes rechazaron el resultado de la votación y anunciaron su intención de destruir el Estado de Israel tan pronto este fuese declarado. Los actos hostiles de los árabes locales comenzaron de inmediato, y fueron respondidos por las organizaciones judías de defensa. En el curso de los siguientes meses murieron más de 2,000 personas y 4,000 fueron heridos. Los árabes bloquearon la carretera de Tel Aviv a Jerusalén.

Los británicos, debido a la rebelión judía y al alto costo de mantener 100,000 soldados en Palestina, anunciaron que el 15 de mayo de 1948 entregarían el Mandato a las Naciones Unidas.

El 14 de mayo de 1948 los dirigentes del yishuv nos reunimos y declaramos la independencia del Estado de Israel. El día siguiente las fuerzas armadas de Egipto, Jordania, Siria e Irak nos atacaron. Éramos 600,000 judíos de los cuales 6,000, el 1% murió en la guerra. El conflicto duró diez meses, al final de los cuales firmamos armisticios con los países árabes vecinos. El resultado fue que Israel retuvo el territorio propuesto por el plan de partición más el 60% del territorio que habría sido del Estado árabe si los árabes hubiesen aceptado el plan.

600,000 árabes huyeron a los países árabes vecinos, donde fueron recluidos ellos, y sus descendientes hasta hoy, en campos de refugiados. Al mismo tiempo, 700,000 judíos que huyeron o fueron expulsados de los países árabes, llegaron como refugiados a Israel.

El 14 de febrero de 1949 tuvieron lugar las primeras elecciones. Mapai recibió el mayor número de votos, y yo fui elegido Primer Ministro. Ejercí ese puesto hasta 1963, con una interrupción de dos años, de 1954 a 1955. Uno de mis primeros actos fue proponer la Ley del Retorno, que garantiza a cualquier judío del mundo su derecho de migrar a Israel, establecerse aquí y obtener la ciudadanía israelí. La ley fue aprobada en el año 1950.

Trajimos a los judíos del Yemen, construimos la Tubería Nacional que lleva agua del lago Kineret a las zonas áridas del país, establecimos nuevas ciudades. En el año 1960 di instrucciones para capturar al criminal nazi Adolfo Eichman y traerlo a Israel donde fue juzgado y condenado a muerte por genocidio.

Mi sueño es hacer florecer el desierto del Negev. Cuando me retiré de la vida política decidí dar un ejemplo personal y me mudé al kibutz Sde Boker. Desde entonces vivo allí, en el centro del Negev. Allí, cuando muera, quiero que me entierren al lado de mi querida esposa Paula.

*          Ben Gurión falleció el 1 de diciembre de 1973

**       En el año 2017, cuando este libro fue escrito, la población judía de Israel era de 6,500,000 personas, 43% de la población judía mundial.

***     Mapai, (llamado Partido Laborista desde 1968), en coalición con otros partidos, gobernó Israel ininterrumpidamente, desde enero de 1949 hasta mayo de 1977 cuando el partido Likud, de derecha, ganó las elecciones y Menachem Begin fue elegido Primer Ministro.

________________________________

Si deseas recibir

Mi Enfoque

Solicita la suscripción gratis a

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para anular tu suscripción envía una nota a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

y escribe en el título "Anular la suscripción".

Escribir un comentario

Panes calientes

Campamento

Informativo

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Los ojos del alma

Colaboradores