EILAT

Valora este artículo
(0 votos)

Eilat, sobre la costa del Mar Rojo, es un ejemplo de una moderna ciudad en desarrollo y de un centro turístico en crecimiento. Situada en la curva nórdica del golfo de Eilat (o Akaba), en la zona de conjunción entre Israel y Jordania, es la vía de acceso a India, Africa y el lejano Oriente. Sensual ciudad de sol, arena y mar, Eilat contiene en sí, el encanto de las aguas del golfo y sus exóticos peces, el misterio del del desierto circundante y los cambiantes colores de las montañas del Sinai.
El nombre Eilat deriva del vocablo hebreo "ail", especie de cabra que solía pastar en la zona en los tiempos de Abraham. La Biblia menciona que los Hijos de Israel pasaron "por el camino del Aravá desde Eilat..." y "acamparon en etzion Gaver" (Deut., 2:8,9 y Num.).

Luego de haber derrotado a los Edomitas, habitantes del lugar, el Rey David probablemente estableció aquí su línea de defensa sur, pero el auténtico desarrollo de la zona quedó en manos de su hijo Salomón, quien construyó aquí su armada y envió sus barcos a través del puerto de Etzion Gaver, a importar especias y oro de la legendaria tierra de Ofir (Reyes I, 9:26).

Por el mismo lugar ingresó la ilustre visitante de Salomón, la Reina de Saba, cuya meta era llegar a Jerusalem y comprobar la sabiduría del rey. El rey Uzia reconstruye la ciudad (Cron. II, 26:2), mas durante el reinado de Ajaz, cae en poder de Rezin, rey de Siria (Reyes, 16:6). Posteriormente fue dominada por una larga sucesión de gobernantes extranjeros y sumbre cambió muchas veces durante tal proceso.

Los Ptolemaicos, de Egipto, la conocieron como Berenice y los romanos la llamaron Aila. Con la caída del Imperio Romano, toda la zona fue absorbida dentro del Imperio Bizantino, que a su vez sucumbió al poder de los árabes en el siglo VII, que con una interrupción de dos siglos, durante el reinado Cruzado (siglos XIIy XIII), dominaron toda el área hasta el ascenso de los Turcos, en cuya época se construye en la inmediaciones el vecino puerto de Akaba, declinando así la importancia de Eilat.

Fue solamente en el siglo XX que cuando Eilat comenzó a recuperar su importancia. Lo que fue hasta 1948 una pequeña estación de policía turca, llamada Um rashrash, se transformó en la mas austral ciudad israelí y puerto. Su población cuenta actualmente con más de 50.000 habitantes y entre las industrias en constante desarrollo de la zona cabe mencionar, canteras, minería, pesca, joyería, cinematografía y turismo.
Lo que hace de Eilat una ciudad tan especial, es su clima. Incluso en invierno la temperatura nunca baja de los 10 grados centígrados. Hay solamente unos seis u ocho días lluviosos en el año y casi permanente sol, en conjunto con una colorida historia y sus bellos escenarios, hacen de la moderna Eilat un verdadero paraíso para el turista.

Eilat para turistas

El clima seco y cálido de Eilat la convierte en centro de atracción, durante todos los meses del año. Las instalaciones hoteleras proveen una gran variedad de posibilidades de acomodación. Hay también pensiones con tarifas moderadas, albergues juveniles, casas de alojamiento, sitios para acampar y villas de veraneo.
Actividades posibles: natación, windsurf y buceo en el Golfo de Eilat, que es uno de los más espectaculares centros de buceo en el mundo entero, descanso al sol y paseos a pie o en automóvil, explorando los espectaculares alrededores de Eilat. Un abarcadero y una laguna se han construido sobre la costa norte de Eilat para aquellos interesados en ski acuático, navegación a vela y otros deportes marítimos. Desde aquí parten los yates a sus exploraciones al Mar Rojo.

Las noches pueden dedicarse a visitar la amplia gama de exóticos restaurantes, que ofrecen comida de Francia, Marruecos, China, América y por supuesto, la típica israelí. La noche puede puede continuar en una de las muchas discotecas o clubes nocturnos y servir de preludio para el día siguiente, pleno de sol y diversión.

Para aquellos que llegan en uno de los populares vuelos "charter" o viajan en automóvil a través de la Aravá o del Neguev, Eilat les ofrecerá interesantes y estimulantes ocupaciones.
En la primavera y el otoño, la zona se convierte en un paraíso para los "birdwatchers" amantes de la observación de aves, ya que Eilat se halla sobre la ruta migratoria de las aves que vuelan de Europa a Africa y viceversa.

La Playa de los Corales

La playa de los Corales, al sur de la ciudad, es una de las maravillas naturales que más asombran al turista, con su exótica Reserva Natural del Arrecife de Coral, cuyas formaciones son de edad milenaria.
El fabuloso espectáculo submarino del arrecife puede ser observado ya bien zarpando en uno de los barcos que poseen fondo de vidrio transparente, desde el abarcadero más cercano, o bien buceando con equipo profesional o simplemente con tubo de respiración. Hay un itinerario submarino marcado, con explicaciones sobre los fenómenos que suceden en el arrecife.
Esta playa es perfecta para los que están de vacaciones ya que provee todo tipo de actividades de recreación.

Se puede obtener instrucciones sobre buceo y concejos al respecto de los varios centros de buceo que hay en las inmediaciones, mientras que otro tipo de información se otorga en la oficina local de la Sociedad Protectora de la naturaleza, ubicada en la reserva.
Observatorio Marino - Mundo de los Corales, uno de los cuatro existentes en el mundo, deberá ser visita obligada para el turista. Un puente de 100 m de longitud, tendido sobre el mar, conecta la costa con el cuarto del observatorio. Este posee una cámara con grandes ventanas de vidrio blindado, a 4,5 m bajo el nivel de la superficie del mar.

Desde este ventajoso punto, un caleidoscópico espectáculo aparece antes los ojos maravillados del turista: peces de todos los colores del arco iris nadan libremente entre macizos de corales y exóticas plantas marinas y demás habitantes del mundo submarino.
El museo adyacente expones interesante especimenes de conchas, peces y otros representantes de la vida acuática local. Especial atracción producen los 23 acuarios, que, presentando cada uno de ellos una exposición móvil de extraordinarias y exóticas formas y fondos, deben ser vistos para poder creerlo. Los grandes habitantes del Mar Rojo están alojados en un gran acuario circular y en tres piletas al aire libre que se aconseja no dejar de visitar.

La Villa de Nelson, unos 10 km al sur de la ciudad, es un centro de de veraneo exclusivo, entre las palmeras del oasis de taba. Sus instalaciones ofrecen una inigualable experiencia, de esas que hay una sola ves en la vida. Deje su corbata en casa y en la Villa de Nelson podrá usted disfrutar de deportes acuáticos, música, servicios de bar y restaurante, con mariscos, carne y ensaladas frescas, todo ello en una atmósfera de relajación.

Eilat y El Negev

Eilat es la base ideal para el turista que se propone visitar las soledades del Neguev y explorar el desierto, con sus extraños fenómenos y los asentamientos de los pioneros. A la salida de Eilat, no muy lejos de la ruta que conduce al Valle de la Luna, se halla el espectacular manantial de Ein Netafim, cuyas aguas manan de la roca, a los pies de un risco vertical.

La misma ruta continua hasta los impresionantes farallones de roca arenosa del Cañón Rojo (acceso permitido a automóviles con tracción delantera).El valle de Timna, unos 30 km al norte de Eilat, es prácticamente un museo natural en sí ya que encierra en sus vastos y extraños paisajes remanentes de antiguas civilizaciones.
En las inmediaciones de las actuales minas de cobre, se hallan los restos de las antiguas minas timna, cuyo cobre ya fue explotado hace unos 6.000 años atrás por varios pueblos, entre ellos los egipcios.

Los Pilares de Salomón (Amudei Shlomo), otras formaciones rocosas excavadas por la erosión eólica y varios sitios de interés arqueológico, pueden ser visitados en el valle, como así también la exposición de los restos de las antiguas minas, que explican la historia de la extracción de cobre y de su procesado en la antigüedad.
Más al norte, el kibutz Iotvata, famoso por su producción de lácteos, en cuyos terrenos se alza el centro de visitantes, ofreciendo un programa audiovisual sobre la historia, arqueología y vida natural de toda la región. 

En las mediaciones, la reserva de Jai Bar, con sus 32.000 dunam dedicados a la preservación y multiplicación de especies animales mencionadas en la Biblia, es un paraíso para aquellos animales, que de no ser por la reserva, estarían ya extinguidos (la entrada solo en automóviles).

En el cercano kibutz Ketorá hay un club que ofrece paseos a caballo, con la rara oportunidad de explorar las interminables extensiones de la Aravá y a la vez, cabalgar en corceles árabes. También se puede observar de cerca el estilo de vida de un kibutz joven que hace florecer el desierto.

Pasando Ketura, el camino se bifurca, hacia el este, la carretera continúa hacia Sdom y el Mar Muerto, el punto más bajo de la tierra, con sus famosos baños termales , cruzando en el camino nuevos asentamientos en el desierto. Al oeste, la carretera conduce a Beer Sheva, la bíblica ciudad de Abraham y la moderna capital del Neguev. Sobre este camino se hallan algunos de los fenómenos mas visitados del neguev. A unos 50 km al norte de Eilat, la ruta cruza el Mahtesh Ramón, extensión con forma de cráter que es prácticamente un museo geológico al aire libre, con itinerarios marcados y sus respectivos carteles explicativos sobre cada fenómeno natural observado.

En Mitzpe Ramón, a la entrada, se levanta un moderno centro de visitantes con interesante información audiovisual y exposiciones historia, geografía y arqueología de la zona. Avdat, lo mismo que Mamshit y Shivta, es una de las ciudades Navateas ocupadas posteriormente por romanos y bizantinos.
Los restos de estas antiguas civilizaciones incluyen las ruinas de dos impresionantes iglesias bizantinas y los testimonios de la existencia de una agricultura sumamente desarrollada por los nabateos, cuya capacidad para cultivar en el desierto asombra a los investigadores de la universidad Hebrea que han reconstruido en el lugar una granja antigua.

Unos 5 km al norte, se halla uno de los sitios mas deleitables del Neguev, Ein Avdat, un manantial cuyas aguas se deslizan por las cascadas del Najal Zin y su fascinante cañón. Frente a él, el kibutz Sde Boker, otro ejemplo de la conquista del desierto, en cuyos terrenos se halla la tumba del ex primer ministro de Israel, David Ben Gurion, quien fue poblador del lugar, y la Escuela del Neguev, que lleva su nombre.
Sinai, por donde Moisés llevo a los Hijos de Israel para conducirlos a la Tierra Prometida, se extiende al oeste. Se pueden visitar, por tierra y aire, los distintos lugares asociados con el éxodo, sujeto a las regulaciones egipcias de frontera. Los puntos fronterizos cercanos a Eilat son Taba y Netafim.

Fuente: Jai Uruguay

Visto 30 veces Modificado por última vez en Jueves, 11 Mayo 2017 00:20
Más en esta categoría: « Jerusalem ciudad de Dios

Escribir un comentario

Panes calientes

Campamento

Informativo

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Los ojos del alma

Colaboradores