Mi Enfoque #680, mayo 25, 2018 Por David Mandel

Valora este artículo
(1 Voto)

Homenaje a Bernard Lewis

·     El problema de la Hasbará
·     La provocación de Vargas Llosa
·     Una solución para Gaza
·     El genocidio armenio
________________________________

Homenaje a Bernard Lewis

Este, 19 de mayo del 2018, falleció el historiador Bernard Lewis, un gran hombre que tuve el privilegio de conocer. Mi orgullo es haber recibido de él el más grande honor que me pudo otorgar, llamarme amigo.

Bernard Lewis, sin duda alguna, fue el historiador del Islam más importante e influyente de nuestra época. Poseedor de un intelecto brillante, poliglota, de una erudición asombrosa, de un estilo literario claro, preciso y elegante, sus decenas de libros no sólo son estudiados en universidades sino que también fueron grandes éxitos de librería, especialmente ¿Qué ha fallado? El impacto del Occidente y la respuesta del Oriente Cercano.

Bernard Lewis, caso excepcional entre los historiadores, era un agudo analista de la situación contemporánea. Respecto a Irán dijo, “Para el régimen actual de Irán, la posibilidad de Destrucción Mutua Asegurada, que evitó una guerra nuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, no es un disuasorio sino un incentivo”. Y hace años, antes de que se hiciese evidente el fanatismo religioso de Erdogan, el hoy presidente de Turquía, cuando ese país aún era secular, escribió: “En el futuro, Irán volverá a ser secular, pero Turquía será un país islámico fundamentalista.”

Su asombrosa capacidad lingüística, (hablaba 12 idiomas, entre ellos su inglés natal, hebreo, árabe, persa, turco, arameo, latín y griego) le permitió ser el primer occidental al que le dieron acceso a los archivos otomanos en Estambul.

Nació en Gran Bretaña, estuvo en el Servicio Secreto Británico durante la Segunda Guerra Mundial. Luego fue profesor en la Universidad de Princeton. Fue consejero de Netanyahu, cuando el actual Primer Ministro, era el embajador de Israel en la ONU, y asesor del presidente George W. Bush.

Tuvo un famoso enfrentamiento con el escritor árabe Edward Said (hijo de una acomodada familia egipcia, auto titulado palestino, que posteriormente se distinguió por su acto de tirar piedras a Israel desde la frontera libanesa) quien lo acusó de “orientalista” y le negó el derecho de escribir sobre el Islam porque había nacido en el Occidente.

Su contestación a Said fue una demostración del admirable humor de Bernard Lewis. Dijo: “Si a la gente en el Occidente no se le debe permitir estudiar otras culturas, entonces, con el mismo criterio, sólo peces deberían estudiar biología marítima”.

Bernard Lewis solía pasar dos meses al año en Israel, país por el cual, a pesar de su objetividad como historiador, sentía un profundo amor que le hizo donar su extensa biblioteca a la Universidad de Tel Aviv, y pedir ser sepultado en el antiguo cementerio de la calle Trumpeldor en Tel Aviv.

Que su memoria sea una bendición
________________________

El problema de la “Hasbará

Uno de los mayores problemas que afronta Israel en su continua lucha contra el terrorismo es la llamada “Hasbará”, palabra cuya traducción literal es “explicación”. Se refiere a los esfuerzos de Israel de presentar su punto de vista, su versión de lo sucedido, y su justificación por sus actos de defensa nacional.

No hay duda, juzgando por los editoriales y artículos de los medios de comunicación y la reacción de las Naciones Unidas y de la Unión Europea, que la “Hasbará” de Israel es inefectiva. Es un fracaso. Parte de la responsabilidad por la ineficacia de esos esfuerzos de explicación y justificación recae en Israel, un país que generalmente gana la guerra en el terreno pero la pierde en la opinión mundial.

Un amigo, residente en el extranjero, me escribió lo siguiente: “No entiendo como un Estado tan altamente desarrollado en tecnología como es Israel no puede refutar los perversos comentarios, las falsas noticias y el trágico lavado de cerebro que hacen a la gente los medios de comunicación, universidades e instituciones que ensucian a Israel”.

Le contesté lo siguiente:

Estoy de acuerdo contigo que Israel no responde rápida y eficazmente a las distorsiones de los medios de comunicación. Podrían, y deberían, hacerlo mejor, pero la realidad es que en Israel la opinión generalizada es que, haga lo que haga Israel, gran parte del mundo, impregnado de un antisemitismo consciente o subconsciente, siempre preferirá condenar a Israel.

Estoy seguro que, en el extranjero, las noticias presentadas con mala intención, parciales o distorsionadas, producen malestar y ansiedad entre los judíos que viven en la Diáspora, pero en Israel producen principalmente indignación, o, en muchos casos, un cinismo que nos hace preguntar "¿Qué más hay de nuevo?"

Cuando vemos en Israel que la declaración de un alto jefe de Hamás, (de que la mayoría de los muertos pertenecían a su organización terrorista), no es mencionada o mencionada sólo de paso por los medios de comunicación; cuando sabemos que los que llegaron al lado de la cerca, estaban armados, no con flores, sino con cuchillos, machetes y pistolas; cuando no hay criticas contra Hamas por utilizar cometas con bombas Molotov para quemar grandes extensiones cultivadas; cuando nadie comenta que Hamas ha destruido las instalaciones por las cuales Israel les envia combustible y agua, y ha rechazado las medicinas enviadas; cuando el mundo no reacciona a las amenazas de Irán de destruir Israel, o a las intenciones genocidas de Hamás, es inevitable llegar a la conclusión de que el mundo es hipócrita.

Estoy de acuerdo con la frase “No hay peor gestión que la que no se hace”. Espero que la Hasbará sea más efectiva, pero también sé que básicamente consiste en predicar a los “miembros del coro” ya que los ignorantes no admiten su ignorancia e insisten en no aceptar hechos que no concuerdan con el lavado de cerebros inculcado por los medios de comunicación. Respecto a los antisemitas, su antipatía, como no está basada en la lógica ni en la realidad, es imposible de cambiar.

________________________________

La provocación de Vargas Llosa

Debo reconocer que Mario Vargas Llosa, al igual que otro escritor que también recibió el Premio Nobel, Saramago (“Palestina es como Auschwitz”) tiene el mérito de la sinceridad y franqueza cuando expresa su odio y prejuicio contra Israel. Acaba de publicar otro más de sus periódicos y obsesivos artículos contra Israel, al cual le dio el insolente título de “Provocación en Jerusalén”.

“Provocación en Jerusalén”* es una colección semi incoherente de vituperios e insultos contra Israel y su gobierno democráticamente elegido, que he leído con incredulidad y repugnancia.

Aquí van algunas de las frases que aparecen en el artículo:

·     Mientras Ivanka Trump, envuelta en un vaporoso vestido que daba que hablar a los presentes, descubría la placa inaugurando la flamante embajada de Estados Unidos en Jerusalén, el ejército israelí mataba a balazos a 60 palestinos y hería a 1700 que, lanzándole piedras, trataban de acercarse a las alambradas que separan Gaza del territorio de Israel.

·     El gobierno que preside Netanyahu es el más reaccionario y prepotente que haya tenido nunca Israel, y ….. el menos democrático.

El gobierno de Israel les roba [a los palestinos] cada día un poco más de territorios y, acusándolos de terroristas y de poner en peligro la existencia del pequeño Israel, los tirotea y los hiere y asesina a mansalva con el menor pretexto.

·     No son los palestinos quienes representan el mayor peligro para el futuro de Israel, sino Netanyahu y sus secuaces y la sangre que derraman.

·     Israel es una potencia militar…y … colonial, que solo cree en la fuerza.

·     Israel se sabe odiada por sus vecinos e incluso por sus propios ciudadanos.

·     Israel exige a sus jóvenes que pasen tres años en el ejército para asegurar la supervivencia del país y seguir ganando las guerras.

·     Israel castiga con ferocidad y sin tregua, a la menor agitación o protesta, a quienes no cabe otra culpa que la de haber estado allí, desde hacía siglos, cuando empezaron a llegar los judíos expulsados de Europa después de las atroces matanzas de los nazis. Esa no es una vida civilizada ni deseable, vivir entre guerras y matanzas, por más poderoso y fuerte que sea un Estado.

No sé si Vargas Llosa es un ignorante de la realidad, un ingenuo que se deja engañar por las manipulaciones de Hamas, o miente descaradamente a sabiendas.

La llamada “Marcha del Retorno”, organizada y financiada por Hamas, organización reconocida como terrorista por numerosos países, no era una marcha pacífica, ni era una protesta estilo Gandhi. Era un intento, liderado por gente armada, para violar la frontera internacional, (que las Naciones Unidas, la Unión Europea, etc. consideran legitima) para llegar a pueblos fronterizos de Israel y cometer allí masacres.

Vargas Llosa escribe: “Sé el grado de abyección en que sobrevive a duras penas esa población sin trabajo, sin comida, sin remedios, con hospitales y colegios en ruinas, con edificios derrumbados, sin agua.” Echa la culpa a Israel de esa situación, “olvidando” de mencionar que los cientos, miles, de millones que Hamas ha recibido para ser usado para el beneficio de su población, los utilizo para fabricar cohetes y cavar túneles, aparte de las lujosas casas donde viven los líderes.

Hay una falacia en lógica llamada ad hominem (“contra el hombre”) que consiste en refutar un argumento debido a quien lo expreso. Generalmente, trato de evitar esa falacia, y prefiero contestar argumentos y no criticar al que los dice. Pero, cada regla tiene excepciones.

No puedo aceptar lecciones de ética y moral de un individuo que engañó a su esposa con una sobrina de ella, y que, cincuenta años después, celebró en el marco familiar, el aniversario de boda hipócritamente, sabiendo que en pocos días abandonaría a su compañera de cinco décadas, madre de sus hijos, por una mujer más joven.

No puedo aceptar lecciones de ética y moral de un individuo que, resentido por haber perdido la elección, pidió al mundo que boicotee a su país natal.

No puedo aceptar lecciones de ética y moral de una persona que se auto considera culta y bien informada, pero ignora y tergiversa tantos hechos de la realidad de la historia y de la geografía del Medio Oriente, con el despreciable objetivo de demonizar a Israel e incitar el odio contra el Estado Judío, y, por extensión natural en la mente de muchas personas, contra los judíos.

*  (https://www.lanacion.com.ar/2136363-provocacion-en-jerusalen  

________________________________

Una solución para Gaza

Menahem Begin, en las negociaciones de paz con Egipto, cometió un gran error cuyo costo ha sido inmenso tanto en vidas (judías y palestinas) como en dinero y propiedades. El error fue aceptar la demanda del presidente egipcio Sadat de que Israel continuase en control de Gaza.

En el año 1948 las tropas egipcias (y las de otros paises arabes) habían invadido Israel con el propósito de destruir el Estado y masacrar o expulsar a la población judia. No tuvieron éxito. Los egipcios se vieron obligados a replegarse, pero quedaron en control de Gaza.

Transjordania anexó la Cisjordania (en consecuencia, cambió su nombre a Jordania) y le dio nacionalidad jordana a todos los arabes en ese territorio. Egipto no anexó Gaza, no dio nacionalidad egipcia a la población ni les permitió el libre ingreso a Egipto. Lo que si les proporcionó fue agua, electricidad, combustible y todo lo demás que le era necesario a la población de Gaza. Durante 19 años, desde 1948 hasta 1967 (con unos meses de interrupcion, resultado de la Campaña del Sinai en el año 1956) Israel no tuvo ninguna obligación respecto a Gaza. Todo era responsabilidad de Egipto. Pero, en 1967, Israel asumió la responsabilidad de proveer a Gaza de agua, electricidad, combustible, y lo continúa haciendo hasta hoy debido a que Menahem Begin no logró desprenderse de Gaza cuando negoció con Sadat.

En el año 2005 Israel desmanteló unilateralmente 21 poblados judios en Gaza y retiró a todos los israelies, tanto civiles como militares. Hoy, sólo quedan solo dos israelies en Gaza, personas mentalmente enfermas que pasaron la cerca, a las cuales Hamás no permite que la Cruz Roja los visite, (sin que esta negativa inhumana cause alguna protesta). Hamá también tiene en su poder los cuerpos de dos soldados muertos en la guerra del 2014 que se niega a entregar. (Que yo sepa, las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos, la Union Europea, y las organización humanitarias pro palestinas nunca han comentado al respecto. No les es interesante).

El regimen que gobierna Hamas no ha permitido elecciones desde que tomó el poder en el año 2007 (en un golpe violento). Ha recibido miles de millones de dólares de países y organizaciones donantes. El dinero fue totalmente malgastado en importación y fabricación de cohetes, y en la construcción de túneles cuyo objeto es atacar de sorpresa a las poblaciones civiles fronterizas de Israel. Hoy, el 80% de la poblacion de Gaza depende de ayuda internacional, el desempleo es 41%, y sólo hay seis a ocho horas diarias de electricidad. La infraestructura de agua y desague está en pésimo estado.

Hamás nunca podrá cambiar la situación, ya que su razón de ser, expresada en su constitución, es la destrucción del Estado de Israel, objetivo al cual destina todo el dinero que los paises donantes entregan para otros propósitos. Sus fanáticos seguidores, en las últimas semanas, vandalizaron las tuberías por las cuales les llegan agua y combustible de Israel, y rechazaron los camiones cargados de medicinas que Israel envió para los hospitales de Gaza.

Nada cambiará en Gaza si Hamás continúa en el poder, o, si algo cambia, será sólo para peor. Por lo tanto, si Hamás no puede cambiar su objetivo fundamental (la destrucción de Israel) y su fracaso en mejorar la situación de su población, hay que cambiar a Hamas por otro régimen.

Sugiero que se formé un comité internacional, constituido por expertos, para que gobierne Gaza en vez de Hamás, cuyo objetivo no sea la destruccion de Israel sino el beneficio de la población de Gaza.

Este comité debe ser nombrado por los paises árabes, las Naciones Unidas y la Unión Europea, paises y organizaciones que dicen tener gran simpatía a la población de Gaza cuando en realidad la tienen a Hamás

Lo primero que el Comité debe hacer es despojar del mando a los terroristas que dirigen Hamas, recolectar las armas, cesar de malgastar el dinero en cohetes, armas y túneles, y tomar todas las medidas necesarias para que no entren nuevas armas, no se fabriquen cohetes ni se caven túneles. Luego, debe financiar la construcción de una planta de desalinización del agua del mar (Israel puede ayudar tecnicamente), y una planta de energia electrica, para lograr que Israel rompa el cordón umbilical que hoy lo une con Gaza.

Con el dinero que ya no será usado para cohetes y túneles el Comité debe modernizar los hospitales, las escuelas y crear puestos de trabajo.

Egipto, una vez que llegue a la conclusión de que Gaza y sus fundamentalistas ya no constituyen un peligro, debe abrir sus puertas para que la población de Gaza pueda entrar y salir libremente de Gaza al mundo, via Egipto.

En el caso de que los países árabes y europeos se nieguen a asumir la responsabilidad por la población de Gaza quedará al descubierto su hipocresía.

_____________________________

El genocidio armenio

La Knesset de Israel está debatiendo declarar que la deportación forzosa y el exterminio de alrededor de un millón y medio de armenios por parte del gobierno turco, entre los años 1915 y 1923, fue un genocidio.

Es un hecho histórico que el gobierno de Turquía, llamado “Los jovenes turcos” realizó masacres, deportaciones y marchas forzadas de armenio y otros grupos étnicos cristianos.

La marcha forzada de cientos de miles de armenios, incluyendo mujeres, niños y ancianos, atravesó desiertos, y la mayor parte de los deportados murió de hambre, sed y agotamiento. Los sobrevivientes fueron víctimas de robos y violaciones.

El gobierno de Turquía no niega la verdad histórica, ampliamente informada, de la muerte de cientos de miles de gente inocente, pero alega que no fue un genocidio premeditado. El consenso mundial opina diferente.

Hasta hoy veintiocho paises han reconocido oficialmente que las masacres de los armenios constituyeron un genocidio deliberado.  Entre ellos, el Vaticano, Francia, Suecia, Suiza, Alemania, Argentina, Brasil, Chipre, España, Libano, Polonia, Rusia.  44 de los 50 Estados que conforman los Estados Unidos han reconocido oficialmente el genocidio armenio.

Hitler, cuando planeaba el genocidio judio, comentó “¿Acaso alguien recuerda la masacre armenia?

Israel, que debió, desde hace  muchos años, haber declarado que la masacre de los armenios fue un genocidio, no lo hizo hasta ahora por razones pragmáticas para no ofender al gobierno de Turquía, que fue el primer pais islamico en reconocer la independencia del Estado judio y un aliado hasta la llegada de Erdogan, un hombre que combina el fanatismo musulman con un profundo antisemitismo.

Hoy, cuando la amistad con Turquía ya no existe e Israel no tiene nada que perder, se está debatiendo reconocer una verdad historica: los turcos cometieron el primer genocidio del Siglo 20.

La renuencia de Israel durante años de no reconocer la muerte de cientos de miles de armenios como un genocidio es una marca de oprobio en la ética y moral de nuestro gobierno.

Pero, más vale tarde que nunca.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

0 # pr, Julio Marapacuto 08-06-2018 14:57
Gracias al gran Dios de israel, por guardar a su pueblo, y librarlo de todos sus enemigos que los rodean, exodo 14;14 dice, Jehova peleara por vosotros y vosotros estareis tranquilos, Jesucristo dijo ; en san juan 16;33estas cosas os he hablado para que en mi tengais paz, en el mundo tendreis afliccion; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Responder
0 # Alan Pérez 28-05-2018 10:59
https://www.hispantv.com/noticias/opinion/331620/sionismo-palestinos-israel-netanyahu-gaza-cisjordania
Responder

Panes calientes

Campamento

Informativo

Guia Dominical

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Nuestros Niños

Los ojos del alma

Colaboradores