Un grupo de especialistas brasileños ha desarrollado el primer monitor cardíaco portátil inteligente del mundo, que permite el envío a distancia de electrocardiogramas, la localización del paciente para su socorro y la detección temprana de problemas del corazón.

El aparato aminora la preocupación permanente de los pacientes de sufrir una crisis lejos de un médico. Uno de ellos es Eric Nielsen, un psicólogo de 36 años con un soplo en el corazón que forma parte del grupo de prueba del aparato.

El aparato, que debe llegar este año al mercado con el nombre de Nexcor, vigila los problemas cardíacos a distancia y en tiempo real, mediante electrocardiogramas que envía a una central de control. También cuenta con un comunicador que permite al paciente hablar con un experto de forma inmediata si se siente mal.

“Lo diferente de este aparato es que él automáticamente detecta las alteraciones más precoces de las enfermedades cardíacas, no sólo (mide) la frecuencia, sino que él consigue buscar y hacer la evaluación del ritmo y de las alteraciones”, señaló a Efe el cardiólogo Eli Szwarc, uno de los encargados de probar el equipo.

El monitor consta de una unidad algo mayor que un teléfono móvil que el paciente lleva en la cintura y a la que van conectada cuatro electrodos colocados en su pecho.

En el proyecto trabajaron cuarenta profesionales, entre médicos, ingenieros, diseñadores e investigadores científicos.

El monitor, que transmite las informaciones automáticamente a través de las redes de telefonía móvil, fue probado con más de 160 pacientes del Hospital do Coração.

“El GPS integrado del aparato puede, a través de la central nuestra, enviar el equipo de emergencia más cercano o detectar incluso una caída del paciente”, añadió.

Publicado en Salud

¿Te ha recomendado tu médico una prueba de esfuerzo cardíaco o prueba de esfuerzo en estera? No dejes de hacértela. Mediante esta prueba, que se hace en el consultorio del médico o en un centro de salud, es posible determinar si tu corazón anda bien o si hay algún trastorno en su funcionamiento, al que posiblemente se le pueda poner remedio antes de que se convierta en un problema serio.

Como Carmen llevaba un tiempo quejándose de latidos irregulares (arritmia),  aun cuando estuviera sentada, su médico le recomendó una prueba de estera o prueba de esfuerzo cardíaco o prueba de tolerancia al ejercicio, entre otros procedimientos, para buscar la causa. Como nunca se había hecho una prueba similar, se sentía un poco asustada, pero por suerte, la pasó sin problemas. ¿Te han recomendado hacerte la prueba de estera y quieres saber exactamente en qué consiste? Aquí te lo explicamos para que salgas de dudas.

El objetivo de la prueba del esfuerzo cardíaco (stress test) es recopilar información sobre el funcionamiento del corazón durante la actividad física. La razón es que algunos problemas cardíacos son más fáciles de diagnosticar cuando el corazón está “trabajando” con más fuerza y latiendo con más rapidez. Eso se logra con esta prueba, que consiste en hacerte caminar o correr en una estera o pedalear en una bicicleta estacionaria mientras monitorean tu corazón. Si padeces de artritis o cualquier problema de salud que obstaculice el movimiento, tu médico puede inyectarte una medicina que cause el mismo efecto que el ejercicio en tu corazón.

¿Necesitas un stress test (prueba de esfuerzo cardíaco o prueba de tolerancia al ejercicio)?

Si has notado dolor en el pecho y/o falta de aire , consulta con tu médico. Quizá necesites hacértela, ya que estos síntomas podrían representar que tu corazón no está recibiendo suficiente flujo sanguíneo en ciertos momentos. El stress test se usa para ayudar al diagnóstico de la enfermedad de las arterias coronarias, o (si ésta ya existe) para determinar su severidad. Esta enfermedad consiste en el depósito de una sustancia parecida a la cera, llamada placa (formado entre otras cosas por colesterol) en las arterias. El depósito de placa estrecha a las arterias coronarias que son las encargadas de suministrar la sangre rica en oxígeno al corazón. Al hacerse más estrechas, se reduce el flujo de sangre al corazón. Además, el depósito de placa aumenta la posibilidad de que se formen coágulos, que podrían obstruir completamente el flujo de la sangre, lo que puede dar lugar a un ataque al corazón.

Sin embargo, también existe la posibilidad de que no tengas ningún síntoma y que no tengas señales de enfermedad coronaria en el electrocardiograma de tu corazón en reposo, pero que tu médico te sugiera realizar una prueba de esfuerzo o stress test. Podría sugerirlo para determinar el estado de tu corazón cuando haces actividades físicas más intensas y se ve obligado a trabajar con más fuerza (requiriendo mayor cantidad de oxígeno) porque tienes algún factor que te puede poner en riesgo de tener enfermedad coronaria o algún problema (diabetes, presión alta, colesterol alto, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, etc.).

Si no puedes hacer los ejercicios en el tiempo que se considera normal para tu edad durante el stress test o prueba de esfuerzo, puede ser señal de que tu corazón no recibe suficiente flujo de sangre. Sin embargo, existen otros factores que pueden impedir que hagas ejercicios durante el tiempo normal, como trastornos pulmonares, anemia o que se esté en malas condiciones físicas. La prueba de esfuerzo o stress test sirve también para evaluar otros problemas, como en los casos de un ciertos problemas de las válvulas del corazón (como la estenosis de la válvula mitral o la estenosis de la válvula aórtica).

¿En qué consiste la prueba?

El técnico te coloca en el pecho 10 parches adhesivos planos, que se conectan a un monitor del electrocardiograma (ECG), para seguir la actividad eléctrica del corazón durante la prueba. Después te hacen caminar en una estera o pedalear en una bicicleta estacionaria, cada vez con más rapidez. Mientras tanto, se mide la actividad de tu corazón con un electrocardiograma, y se toma tu presión arterial. La prueba continúa hasta que alcances la frecuencia cardíaca deseada, hasta que te canses o desarrolles dolor en el pecho u otro síntoma que te impida continuar o algún cambio en la presión arterial que le preocupe al médico. El doctor o doctora también detendrá la prueba de esfuerzo si el electrocardiograma muestra que el corazón no está recibiendo suficiente oxígeno o hay algún trastorno del ritmo que le preocupe. La parte del ejercicio dura menos de 15 minutos, aunque la consulta completa suele prolongarse aproximadamente por una hora.

Algunos riesgos

Aunque existen algunos riesgos al hacer la prueba de esfuerzo o stress test es poco común que sucedan complicaciones serias. La posibilidad de que cause un ataque al corazón o un ritmo cardíaco irregular peligroso es muy raro. Las personas propensas a estas complicaciones suelen tener un corazón débil, y en esos casos el médico no recomienda la prueba.  Hay efectos secundarios más comunes, pero menos serios y son:

  • Arritmia. Por lo regular desaparece rápidamente una vez que descansas. Pero si persiste, tal vez necesites observación o un tratamiento en el hospital.
  • Hipotensión (presión arterial baja), que puede hacer que sientas mareos o hasta que te desmayes. Este problema suele desaparecer una vez que tu corazón deja de trabajar fuertemente, y raras veces requiere tratamiento.

A veces la prueba de esfuerzo puede incluir un ultrasonido (ondas de sonido) que permite ver imágenes del corazón también.  Eso permite a tu médico ver anormalidades en las válvulas y/o el músculo del corazón.

Y, si no puedes hacer ejercicio, puede incluir medicamentos para medir la circulación de la sangre en el corazón “como si estuviese haciendo ejercicio”. Esto último es lo que se conoce como prueba de esfuerzo farmacológica o de medicina nuclear. Es un estudio que utiliza radioisótopos y obtiene tanto un electrocardiograma como imágenes de tu corazón en reposo y durante el ejercicio. Se puede utilizar una pequeña cantidad de ya sea, talio o de sestamibi (Cardiolite), ambas son radioactivas. La radioactividad permite que las cámaras capten las imágenes del flujo de sangre en tu corazón. La cantidad de radioactividad es muy pequeña y no te causa ningún daño.

Si el médico te lo recomienda, no temas hacerte la prueba de esfuerzo, prueba de tolerancia al ejercicio o stress test. El procedimiento no duele, los riesgos son mínimos y los técnicos están entrenados para detener la prueba al menor signo de cualquier problema, así como para tomar medidas inmediatas si aparecen complicaciones. Por lo regular, puedes volver a tus actividades normales una vez concluida la prueba. Si todo sale bien, te sentirás tranquilo(a) respecto a la salud de tu corazón. Y si se presenta algún problema, tu médico puede tomar rápidamente  las medidas necesarias para controlarlo.

Pero si todavía tienes dudas sobre los beneficios y/o riesgos de la prueba de esfuerzo o prueba de estera en tu caso particular, consulta con tu médico.

Imágen © iStockphoto.com / Andrius Gruzdaitis

Publicado en Salud

Aunque se les confunde con frecuencia, un ataque al corazón o infarto es diferente a un paro cardíaco. En este artículo te contamos la diferencia para que puedas reconocer cada una de estas situaciones y actuar con velocidad ante una emergencia médica.

Un ataque al corazón o infarto de miocardio es diferente a un paro cardíaco, aunque ambos pueden dejar secuelas permanentes en las personas que los sufren y también tener consecuencias tan serias como la muerte.

No es difícil comprender la diferencia entre uno y otro. Para ello es de mucha ayuda conocer un poco más en detalle cómo funciona el corazón. ¿Sabías que éste órgano es un músculo?

Este músculo tan importante que es el corazón se ocupa de bombear la sangre hacia todo el cuerpo, y de ese modo, distribuye oxígeno y nutrientes a todas las células del organismo. Para ello cuenta con un sistema eléctrico interno que controla el ritmo de los latidos, que siempre debe ser constante.

Cuando por algún motivo el corazón deja de bombear se produce lo que se conoce como un paro cardíaco o paro cardiorespiratorio (en el último caso los pulmones dejan de funcionar también).Entre sus posibles causas se encuentran las siguientes:

  • Algunas arritmias (cuando los latidos del corazón tienen un ritmo irregular).
  • Una pérdida excesiva de sangre debido a una lesión o a un sangrado interno.
  • La falta de oxígeno, provocada por una asfixia (atragantamiento), un ahogo o un ataque de asma severo, por ejemplo.
  • Hipotermia (baja severa de la temperatura del cuerpo), baja severa de la presión arterial e incluso, la electrocución.
  • Tener ciertos trastornos genéticos (hereditarios) que afectan al corazón.

Es posible que se produzca un paro cardíaco y no se pueda identificar específicamente la causa. Lo cierto es que si una persona tiene un paro cardíaco y no recibe atención médica de inmediato, puede morir en pocos minutos. Es por eso que hay que llamar a los servicios de emergencia sin perder ni un segundo. Si hay a mano un desfibrilador automático externo (AED), se debe utilizar siguiendo las instrucciones del equipo. El desfibrilador automático externo aplica corrientes eléctricas que pueden estimular al corazón para que inicie su actividad. Si no se cuenta con un AED, entonces se debe comenzar la resucitación cardiopulmonar (RCP), para mantener el flujo de oxígeno y de sangre al corazón hasta que llegue la ayuda profesional, y así evitar daños irreparables al cerebro y a otros órganos vitales. Las compresiones en el pecho son útiles para mantener el bombeo, aún cuando no se aplique la respiración boca a boca hasta que lleguen los paramédicos o la ayuda de emergencia.

Por otro lado, aunque un ataque al corazón o un infartopuede afectar seriamente al músculo cardíaco, es diferente. En este caso, el corazón continúa latiendo, pero la sangre no puede llegar a él (o a una parte del corazón) porque un o más vasos sanguíneos  se encuentran obstruidos (tapados). Los vasos sanguíneos son las arterias coronarias, las encargadas de llevar la sangre oxigenada al corazón. Al no recibir la sangre que el corazón necesita, se produce el infarto, es decir, un daño permanente al músculo cardíaco. Conviene que sepas que un ataque cardíaco o infarto, si es demasiado severo, puede provocar un paro cardíaco, pero no al revés.

Si una persona sufre un infarto también se encuentra en una situación de emergencia y necesita atención médica con urgencia.  La señal más notoria de un infartoes sentir una molestia o dolor en el pecho, que puede expandirse a los brazos, el hombro, el cuello, los dientes, la mandíbula, el estómago o la espalda.

Generalmente, el dolor dura más de 20 minutos y puede aparecer y desaparecer. También puede ser leve o intenso y sentirse como una presión u opresión, como si tuvieras algo muy pesado y aplastante sobre el pecho o una indigestión intensa.

Otros síntomas de un ataque cardíaco pueden ser: falta de aire, náuseas, vómitos, vértigo, mareos, sudoración, ansiedad, tos, desmayo y palpitaciones (que es la sensación de que el corazón está latiendo o de manera irregular).

En cualquier caso, antes de que te angusties, ten en cuenta que tener un solo síntoma no necesariamente significa que se trata de un infarto, pero si se repite o sientes más de dos a la vez, vale la pena que busques ayuda de inmediato, especialmente si tienes otros factores de riesgo como presión alta o diabetes, o si ya has tenido algún problema en el corazón.

Si eres mujer, recuerda que la idea de que los infartos afectan sólo a los hombres es un mito: actualmente se sabe que las mujeres tienen prácticamente el mismo riesgo de sufrir ataques al corazón que los hombres, sólo que en ellas los síntomas son diferentes. En las mujeres un ataque al corazón puede parecerse a una indigestión, y pueden o tener poco dolor o no tener dolor en el pecho y tener otras señales como fatiga, náuseas, falta de aire y dolor en la mandíbula o en la espalda.

Si quieres evitar problemas en tu cardiovasculares, es fundamental que mantengas hábitos de vida saludables que, en este caso, son los mismos para prevenir tanto un infarto como un paro cardíaco ya que favorecen la salud del corazón. Ponte como meta lo siguiente:

  • Mantener bajo control la presión arterial, la glucemia (el azúcar en la sangre) y el colesterol.
  • No fumar y limitar el consumo de alcohol.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Llevar una dieta balanceada, que sea baja en grasas saturadas y productos de origen animal y alta en frutas, verduras y granos integrales.
  • Hacer ejercicios de manera regular (pero consulta con tu médico si debes tener algún cuidado en particular).
  • Evitar la depresión.

Anímate, todas estas prácticas no sólo mejorarán la salud de tu corazón sino que también mejoraran tu calidad de vida.

Imágen © iStockphoto.com / fatihhoca

 

Publicado en Salud

 

¿Qué tanto sabe sobre cómo reconocer los signos de un ataque cardiaco? ¿Sabría además qué hacer si le diera un ataque? Un nuevo estudio de la División de Prevención de Ataques Cardiacos y Accidentes Cerebrovasculares de los CDC puso una calificación muy baja al conocimiento que tienen los estadounidenses al respecto. Solo uno de cada cuatro adultos encuestados dijo que sabía cuáles son los cinco signos de advertencia de un ataque cardiaco y que hay que llamar al número de emergencias 9-11 en caso de tener uno de estos signos. Las enfermedades cardiacas son la causa principal de muerte de los hombres y mujeres en los Estados Unidos.

¿Cuáles son los signos de advertencia de un ataque cardiaco?

  • dolor o molestias en la mandíbula, el cuello o la espalda;
  • sentir debilidad, mareo o desmayarse;
  • dolor o molestias en el pecho;
  • dolor o incomodidad en los brazos o los hombros;
  • dificultad para respirar.

Todos los años, cerca de un millón de personas en los EE. UU. sufren un ataque cardiaco. Alrededor de 450,000 casos son mortales. Casi de la mitad de esas muertes ocurren en la primera hora en que aparecen los signos de advertencia, antes de que el paciente llegue al hospital.

¿Qué debe hacer usted si cree que una persona está teniendo un ataque cardiaco?

Si cree que usted o alguien que conoce está sufriendo un ataque cardiaco, llame al 9-11 de inmediato.

Actúe a tiempo

La Asociación Americana del Corazón y el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre han lanzado la nueva campaña "Actúe a tiempo" para aumentar la concientización sobre los ataques cardiacos y la importancia de llamar al 9-11 de inmediato cuando aparezcan sus síntomas. Puede encontrar los enlaces en http://www.nhlbi.nih.gov/actintime/index.html

¿Por qué es necesario actuar rápido?

Un ataque cardiaco puede causar la muerte o discapacidad permanente (lo que impide realizar normalmente las actividades cotidianas). El riesgo de muerte o daño permanente se puede reducir con un tratamiento oportuno. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, los medicamentos anticoagulantes pueden parar algunos ataques cardiacos una vez que inician, limitar los daños al corazón, reducir los casos de discapacidad y salvar vidas. Estos medicamentos funcionan mejor si se toman durante la primera hora en que aparecen los signos de un ataque cardiaco. Por esta razón, es importante reconocer los signos de advertencia de un ataque cardiaco y actuar de inmediato.

La Asociación Americana del Corazón aconseja a todas las personas que experimenten cualquier signo de ataque cardiaco, llamar al 9-11, por ser la manera más rápida de recibir tratamiento vital.  El personal de servicios médicos de emergencia puede comenzar el tratamiento cuando llegue. No intente ir por su cuenta al hospital. Los pacientes de ataques cardiacos que llegan en ambulancia por lo general reciben un tratamiento más rápido en el hospital.

¿Qué puede hacer para reducir su riesgo?

Usted puede adoptar medidas para reducir su riesgo de un ataque cardiaco, como son: la prevención, tratamiento o control de la hipertensión arterial; la prevención, tratamiento o control del colesterol elevado en la sangre; no fumar ni consumir productos de tabaco; la prevención o el control de la diabetes; y mantener actividad física adecuada, peso y alimentación saludables. Las personas que reciben tratamiento por sus afecciones o factores de riesgo deben seguir las instrucciones de sus proveedores de atención médica.

Los CDC buscan formar alianzas y crear una agenda de investigación orientada a proteger la salud del público. La edición de abril de la publicación Preventing Chronic Disease se enfoca a las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares. 

Publicado en Salud

Panes calientes

Campamento

Informativo

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Los ojos del alma

Colaboradores