Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

1 - Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época.

2 - Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y...

3 - Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.Alejandro le explicó:

1 - Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2 - Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

3 - Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.

Al morir nada material te llevas, "EL TIEMPO" es el tesoro más valioso que tenemos porque Es Limitado. Podemos producir más dinero, pero no más tiempo...   Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar, nuestro tiempo es nuestra vida EL MEJOR REGALO que le puedes dar a alguien es tu tiempo y SIEMPRE se le regala a la familia o a un buen amigo.   Que Dios te colme de bendiciones.

El Ser humano vale por lo que Es, y no por lo que Tiene!!!!   Uno tiene que dar lo que tiene, y no lo que le sobra!!!!

Efesios 5:16

Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.


Ver mas reflexiones aquí

Publicado en Reflexiones

Cierto día, un joven llevaba consigo cinco panes y dos peces, vio una enorme multitud de personas que escuchaban al Maestro de Nazaret, ya era tarde para comprar alimento, además, doscientos denarios era insuficientes, también, estaban en pleno desierto, lejos de aldeas y ciudades. El joven tomó la decisión de ofrecer sus alimentos para que Jesús decidiera qué se hacía con ellos. ¿Se expuso a la crítica, burla, rechazo y vergüenza? Sí. ¡Jesús aceptó tal ofrecimiento y con ellos alimentó a miles de personas!

Pensemos por un momento, sí este muchacho hubiera sido vencido por sus miedos y temores ¿Qué hubiera pasado? Jesús podía haber realizado otro milagro, pero el joven se hubiera pasado el resto de su vida lamentando no haber sido capaz de vencer su miedo al rechazo y al fracaso.

Sin embargo, imagino, que el resto de la vida de este valiente muchacho fue de una alegría inmejorable, de una satisfacción única y saberse que un día su talento fue usado por Cristo para alimentar a cinco mil hombres y muchas mujeres y niños.

EL MIEDO ES EL ENEMIGO NÚMERO UNO DEL HOMBRE (vr.25).

Dicho de otra manera: El peor enemigo del hombre es él mismo. Miedo a fracasar, a que se burlen de él, a ser rechazado, a la crítica, a ser lastimado, miedo a escuchar que le digan: NO. El hombre de la parábola tuvo miedo a perder el talento recibido, creyó que era más seguro esconderlo que trabajarlo, invertirlo o al menos, guardarlo en un banco.

EL LAMENTO ES LA EXPERIENCIA MÁS DESAGRADABLE DEL HOMBRE MIEDOSO (vr. 30).

Toda persona, al menos una sola vez en su vida ha tenido que lamentar el haber sido paralizado por sus miedos y temores. Lo que ha pronunciado de allí en adelante es: SI HUBIERA…llenado esa solicitud de empleo, tocado esa puerta, iniciado ese negocio, pedido perdón, aceptado el liderazgo, etcétera.

LA GRAN PÉRDIDA (vrs.28, 29).

La pérdida de las capacidades y habilidades de hacer bien las cosas es lo que resulta de ser gobernados por nuestros temores. No solo se pierde la habilidad, también, la pericia, el arte y la excelencia. Solo recuerdos es lo que atesoramos en nuestro corazón, quizá un leve anhelo por intentarlo una vez más.

Ver como las otras personas que sí se pusieron a trabajar sus talentos, están recibiendo más y mejores dones y oportunidades para trabajar. A nosotros, hasta se nos ha quitado lo que teníamos.

EL SECRETO PARA VENCER EL MIEDO Y TEMOR CONSISTE EN:

Preguntarse así mismo ¿Qué es lo peor que me puede pasar sí fracaso?
Burlas, críticas, rechazos, ser el hazme reír de la gente, que las personas sientan lastima por mí, etcétera.

Sin embargo, descubrirás que al arriesgarte a vencer tus temores has logrado:

1.- Ser una persona arriesgada, decidida y valiente. Eso importa mucho para el futuro de tu vida. Demuestra que puedes vencerte a ti mismo.

2.- Nunca lamentarás haber superado tus temores. Estarás dispuesto a aceptar retos futuros.

3.- Crecerás y obtendrás madurez integral en tu vida. Sí tu espíritu, alma y cuerpo obtendrán un gran incentivo para el resto de tu vida.

¡Decidirse de una buena vez a hacer las cosas! Dios, tu familia, la iglesia, la sociedad, tu País y el mundo requieren de gente que tiene la capacidad de decisión para hacer las cosas cuanto antes, gente que hace que las cosas sucedan y no esperar que las cosas sucedan, para ver qué hace entonces.
Negocia tu (s) talento (s) (vrs. 16,17).

La inteligencia, sabiduría, el intelecto, las habilidades, la creatividad, la iniciativa, todo lo que Dios te ha dado y quiere que lo trabajes. El lugar donde el Señor te ha colocado, las personas que ha puesto cerca de ti y todo aquello sabes es para emplearlo en esta vida o en Su obra. Debes estudiar, capacitarte, prepararte, superarte y progresar constantemente.
Espera ganar siempre (vrs.20, 22).

Los dos primeros hombres duplicaron su inversión. El Señor elogió, ascendió, y recompensó a los arriesgados, decididos y responsables. En realidad, duplicar la inversión no es mucho, pero el Señor premió la actitud asumida.

Disfruta las recompensas (21,23).

Dios recompensa, Dios elogia, Dios asciende a la persona cuando esta sabe trabajar. Gozo, Dios llena nuestra vida de un gozo singular y especial. Desde luego que debes sentirte lleno de felicidad por todo aquello que Él te permite disfrutar aquí en la tierra, en el cielo ha de dar otra recompensa.

Conclusión: La gran diferencia entre disfrutar una vida plena o lamentar toda una vida, radica en la firme decisión que tomes para superar tus miedos y temores al fracaso.

Iniciar, continuar y concluir tus metas personales es lo que produce la satisfacción de haber decidido poner a trabajar los talentos dados por Dios.


Ver mas reflexiones aquí

Publicado en Reflexiones

Un hombre que vivía en un lugar donde había sequía, día a día le pedía a Dios que le cumpliese su mayor sueño el cual era, poder llenar un barril de agua, y meterse en él y disfrutar.

Un día, a eso de la 1:00 a.m. escuchó en la lámina de su casa como gotas de agua, efectivamente estaba lloviendo. Pero el estaba cansado y adormitado, pensó varias veces levantarse, el sueño lo vencía, hasta que al fin con fuerza de voluntad se levantó y así adormitado como estaba, colocó un barril en el canal donde caían las grandes cantidades de agua.

Al otro día este hombre se levanto feliz, pensando que al fin su sueño se cumpliría, corrió con una toalla al barril pero la sorpresa fue que este estaba vació. ¿Qué fue lo que sucedió? Este hombre estaba adormitado y cuando coloco el barril lo colocó al revés y toda el agua se había desperdiciado.

¿Por cuánto tiempo habrás estado pidiendo que se cumpla en tu vida un gran sueño?

¿Cuántas veces has pedido insistentemente y luego que Dios te responde dejas perder la bendición por estar adormecido espiritualmente?

¿Con quién te identificas? Con las 5 vírgenes prudentes o las 5 vírgenes insensatas?

Dios está derramando grandes bendiciones sobre tu vida, pero depende de ti el no desperdiciarlas, ¿Cómo está tu corazón? ábrelo y permítele a su espíritu morar en ti.

Juan 10:10
yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Efesios 3:20
Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,
Santiago 1:17
Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
Mateo 7:11
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?


Ver mas reflexiones aquí

Publicado en Reflexiones

Se cuenta que en cierta ocasión, un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena. Iba pensando y hablando solo de esta forma:

Si tuviera un auto nuevo, sería feliz.

Si tuviera una casa grande, sería feliz.

Si tuviera un excelente trabajo, sería feliz.

Si tuviera la pareja perfecta, sería feliz.

Si tuviera mucho dinero, sería feliz..!

Este hombre iba divagando en sus pensamientos, turbado, triste, cuando  de pronto tropezó con una bolsita llena de piedras, la tomo sin darle importancia mientras pensaba en la desdicha con la que vivía, así que para despejar un poco su mente, comenzó a arrojar las piedras una por una al mar cada vez que decía: Sería feliz si tuviera…, Sería feliz si tuviera…, Sería feliz si tuviera…

Así lo hizo hasta que solamente quedó una piedrita en la bolsita, que decidió guardar. Al llegar a su casa percibió que aquella piedrita era en realidad un diamante muy valioso. ¿Te imaginas cuántos diamantes arrojó al mar sin detenerse a pensar?

Así actúan muchas personas, arrojan sus preciosos tesoros por estar esperando lo que creen perfecto o soñado y deseando lo que no tienen, sin darle valor a lo que tienen cerca de ellos, perdiendo valiosas oportunidades en la vida.

Estoy más que convencida, que si miras a tu alrededor y te detienes a observar, notarás lo afortunado/a que eres. En ti esta la felicidad. Debes observar muy bien cada piedrita, puede ser un diamante muy valioso.

Cada día, tu familia, amigos, trabajo y hasta tus mismos sueños pueden ser considerados un diamante muy valioso. Nunca dejes de soñar o anhelar cosas más grandes, pero, valora lo que hasta hoy tienes y lo que Dios te dio.

Filipenses 4:6

Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias

Publicado en Reflexiones

No es motivo de broma cuando muchas madres aseguran que «mi hijo no sabía hablar con un año, pero sí encender la tele y cambiar los canales con el mando». La televisión se ha convertido en un elemento esencial en numerosos hogares muchos cuentan con una en cada habitación, y los niños cada vez pasan más tiempo y a edades más tempranas frente a la pantalla.

Pero,  ¿a qué edad deben empezar a ver la tele y cuánto tiempo? La mayoría de los expertos en la materia apuntan que a partir del año y medio otros prefieren esperar hasta los dos años, y el tiempo estimado es de una media hora  y siempre que los padres hayan seleccionado el canal para que la programación sea infantil. Según se avanza en edad, se puede aumentar el tiempo de exposición.

«Lo cierto es que las calles se han modernizado y han expulsado a los niños, que ya no pueden jugar en ellas con seguridad como ocurría hace años»

Para Petra María Pérez, catedrática de Teoría de la Educación,  la televisión se ha convertido en España en la primera alternativa de ocio infantil  puesto que lo primero que hace el 30% de los niños cuando llega a casa es encenderla. «Lo cierto es que las calles se han modernizado y han expulsado a los niños, que ya no pueden jugar en ellas con seguridad como ocurría hace años. La alternativa que les queda es estar en casa o apuntarse a actividades extraescolares. En casa, lo más cómodo es ver la tele, y lo hacen durante demasiado tiempo, la media está en tres horas diarias, y más aún los fines de semana».

Una investigación realizada por el Instituto de Creatividad e Innovaciones Educativas de la Universidad de Valencia señala que  los niños adictos 5 horas delante de la tele no son más felices. Es más, al apagar el aparato se sienten apáticos, con malestar, cansados, con la sensación de haber perdido el tiempo.

Esta situación conlleva muchos riesgos, no sólo derivados de los contenidos inadecuados a su edad y que generan personalidades frustradas, violentas o sin valores éticos, «sino que la televisión es un modelo muy poderoso  apunta Petra María Pérez—, porque muestra modelos de adultos que resultan muy atractivos para los niños, quienes procesan muy rápidamente la información».Consejo

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?

 Los padres dan pocas alternativas a sus hijos. Cuando llegan a casa es más fácil dejar a los niños con el mando y callados porque los padres tienen cosas que hacer. «Para favorecer su desarrollo personal concluye Petra María Pérez deben ofrecerles la posibilidad de jugar, y si es juntos mejor, de que vayan a casa de un amigo o que vengan a su casa para que se relacionen y no se cierren en sí mismos, de mostrarles el atractivo de la lectura, de las manualidades...». Sólo hay que poner empeño.


ANTES DE DARLE AL INTERRUPTOR

Algunos consejos importantes.

.- Los padres deben ser conscientes de que hay contenidos inadecuados para los niños y deben tener la responsabilidad de elegir los más idóneos para cada edad.
.- Antes de encender la tele es importante saber lo que se va a ver, y no encenderla para ver lo que hay... Y, sobre todo, saber cuándo hay que apagarla.
.- Hay que explicar a los niños la diferencia entre la realidad y la ficción, así como vincular los actos a las consecuencias y contrarrestar todo lo que atente contra los valores elementales.

.- Los padres deben controlar el tiempo que pasan sus hijos frente a la pantalla y ser un referente para ellos.

.- A veces no sólo puede ser contraproducente lo que ven los niños, sino también lo que ven los niños que ven sus padres.

.- Consumir de manera ilimitada y sin críticas no es el mejor ejemplo.

.- La televisión no es una madre ni tampoco una niñera; se debe evitar la tentación de acudir a ella como única forma de entretenimiento o diversión.

.- No debe utilizarse nunca como premio o castigo. Al hacerlo, la erigimos en árbitro de la vida familiar y se transmite al niño una idea equivocada sobre su verdadera entidad.

.- Hay que intentar que la televisión no sea el centro del hogar; no debe ser la única que hable, sino un lugar de encuentro y comunicación del entorno familiar.

.- Muchos hogares tienen televisiones en diferentes habitaciones. Cuando los niños ven la televisión en su cuarto, disminuye la capacidad de los padres para supervisar los contenidos.

.- Los niños deben aprender a ver la publicidad. Son los padres y los educadores los que deben enseñar a los más jóvenes la realidad del mundo comercial.

.- Es importante ver la televisión con los hijos y aprovechar el potencial que tiene para crear una comunicación familiar en torno a los programas y sus contenidos.

.- Los niños tienen que dormir. La televisión no debe interferir en los horarios de sueño de nuestros hijos en los que, además, se concentran los contenidos menos indicados.

Publicado en Reflexiones

Un viejo campesino del Far-West se fue, cierto día a visitar a  su hijo, senador en Washington. Ese campesino era un ferviente creyente que no perdía oportunidad para hablar de su Dios a los que le rodeaban. Por eso, cuando su hijo lo presentó al embajador de Bélgica, el viejecito le hizo una pregunta que muchos hubiesen tildado de indiscreta: “Excelencia, ¿es usted cristiano?”.

Muy molesto, el hijo desvió la conversación de manera diplomática antes que el embajador tuviese tiempo de contestar.

Algunos meses más tarde, el anciano falleció. Cuán grande fue la sorpresa del senador al descubrir entre las numerosas coronas un magnifico ramo de flores enviado por el embajador de Bélgica. Sobre la tarjeta, prendida con un alfiler al ramo, algunas palabras habían sido redactadas por el embajador mismo: “Él fue el único hombre en Estados Unidos que me preguntó si yo era cristiano y que se preocupó por mi alma”.

A su hijo, El senador, Se le llenaron los ojos de lágrimas cuando leyó ese conmovedor testimonio dado de su padre.

Qué triste..! Es sentir vergüenza del evangelio que hemos recibido, este gran Senador nació y creció en un hogar Cristiano, pero “para ser aceptado” por la “alta sociedad” dejó de lado su enseñanza aprendida de niño, no honró a su padre, aquel viejecito que le formó, le instruyó por buen camino e hizo de él un gran Senador.

No esperes que sea demasiado tarde para hablar a tus amigos y a tu entorno de lo feliz que eres siguiendo los pasos de Jesús, el mundo está sediento de alguien que les hable de la salvación de sus almas. Sigue el ejemplo de esta viejecito campesino que no se avergonzó del evangelio en ningún momento.  

“El que gana un alma es sabio”. ¿Somos nosotros de esos sabios? El verdadero testigo de Jesús en todas partes exhala el grato olor del conocimiento de su Señor, según lo escribe el apóstol Pablo, quien decía también: “¡Ay de mi si no anunciare el evangelio!” (1 Corintios 9:16)

“El fruto del justo es árbol de vida; el que gana almas es sabio.” (Proverbios 11:30)

“Pero graciasa Dios, que nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento, porque para Dios somos grato olor de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden” (2 Corintios 2:14-15)


Publicado en Reflexiones

No había en el pueblo peor oficio que el de portero del hotel. ¿Pero qué otra cosa podría hacer aquel hombre? De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio.

Un día se hizo cargo del hotel un joven con inquietudes, creativo y emprendedor.

El joven decidió modernizar el negocio. Hizo cambios y después citó al personal para darle nuevas instrucciones. Al portero, le dijo:”A partir de hoy usted, además de estar en la puerta, me va a preparar un reporte semanal donde registrará la cantidad de personas que entren por día y anotará sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio…”

El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al trabajo pero.. -”Me encantaría satisfacerlo, señor – balbuceo – pero yo… yo no se leer ni escribir…”

-”¡Ah! Cuánto lo siento!”

-”Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida…”

No lo dejo terminar: -”Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnización para que tenga hasta que encuentre otra cosa. Así que, lo siento. Que tenga suerte…” Y sin más, se dió vuelta y se fue.

El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Nunca había pensado que podría llegar a encontrarse en esa situación. ¿Qué hacer? Recordó que en el hotel cuando se rompía una silla o se arruinaba una mesa, él, con un martillo y clavos lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que esta podría ser un ocupación transitoria hasta conseguir un empleo. El problema es que sólo contaba con unos clavos oxidados y unas pinzas muy viejas, entonces decidió usar parte del dinero para comprar una caja de herramientas.

Como en el pueblo no había una ferretería, debía viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. ¿Qué más da? Pensó, y emprendió la marcha. A su regreso, trajo una hermosa y completa caja de herramientas.

De inmediato su vecino llamó a la puerta de su casa: -”Vengo a preguntarle si no tiene un martillo para prestarme…”

-”Mire, si, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar… como me quedé sin empleo…”

-”Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano.”

El portero accedió y le prestó el martillo. A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta:

-”Mire, yo todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende?”

-’No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería esta a dos días en mula.”

-”Hagamos un trato – dijo el vecino.

- Yo le pagaré los dos días de ida y los dos de vuelta, más el precio del martillo, total usted esta sin trabajar.

¿Qué le parece?” Realmente, esto le daba trabajo por cuatro días… Aceptó.

Volvió a montar su mula.

Al regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa:

-”Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo?”

-”Si, así es…”

-”Mire, yo necesito unas herramientas, y estoy dispuesto a pagarle sus cuatros días de viaje, más una pequeña ganancia.
Yo no dispongo de tiempo para el viaje.”

El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue.

El ex-portero pensó entonces que mucha gente podría necesitar que él viajara a traer herramientas de las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo de viajes. La voz empezó a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes.

Alquiló un carretón para almacenar las herramientas y algunas semanas después alquiló un cuarto que se convirtió en la primera ferretería del pueblo.

Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, los fabricantes le enviaban sus pedidos. El era un buen cliente. Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha. Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricar para el las cabezas de los martillos. Y luego, ¿por qué no? Las tenazas…y las pinzas…y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos. Para no hacer muy largo el cuento, sucedió que en diez años aquel hombre se transformó con honestidad y trabajo en un millonario fabricante de herramientas.

Un día decidió donar a su pueblo una escuela. Ahí se enseñaría, además de leer y escribir, las artes y oficios más prácticos de la época. En el acto de inauguración de la escuela, el Alcalde le entregó las llaves de la ciudad, lo abrazó y le dijo: -”Es un gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de la nueva escuela”

“El honor sería para mi – dijo el hombre – Creo que nada me gustaría mas que firmar allí, pero yo no se leer ni escribir. Yo soy analfabeto.
Usted? – dijo el Alcalde, que no alcanzaba a creerlo

Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto, ¿qué hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?

“Yo se lo puedo contestar” – respondió el hombre con calma:

Si yo hubiese sabido leer y escribir… sería portero del hotel!”

Generalmente los cambios son vistos como adversidades. Pero las adversidades encierran bendiciones. Las crisis están llenas de oportunidades. Cambiar siempre será una nueva oportunidad.

Romanos 8:28  
”Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”

1 Tesalonisenses 5:16-22  
”Estad siempre gozosos.”"Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”"Examinadlo todo; retened lo bueno.”

Publicado en Reflexiones

El dueño de una tienda colocó en el exterior un anuncio en la puerta que decía:

“Cachorritos en venta”.

Esa clase de anuncios siempre atraen a los niños, y pronto un niñito apareció en la tienda preguntando:

- “¿Cuál es el precio de los perritos?”

El dueño contestó:

- “Entre $300 y $500 “.

El niñito metió la mano en su bolsillo y sacó unas monedas:

- “Sólo tengo $106 que he ahorrado… ¿puedo verlos?”.

El hombre sonrió y silbó. De la trastienda salió su perra corriendo seguida por cinco perritos.

Uno de los perritos se quedó considerablemente atrás. El niñito inmediatamente señaló al perrito rezagado que cojeaba.

- “¿Qué le pasa a ese perrito?”, preguntó.

El hombre le explicó que cuando el perrito nació, el veterinario le dijo que tenía la cadera defectuosa y que cojearía por el resto de su vida.

El niñito se emocionó mucho y exclamó:

- “¡Ese es el perrito que yo quiero comprar!”.

Y el hombre replicó:

- “No ese cachorro no puedo venderlo, si realmente lo quieres, te lo regalo”.

El niñito se disgustó, y mirando directo a los ojos del hombre le dijo:

- “Yo no quiero que usted me lo regale. El vale tanto como los otros perritos y yo le pagaré el precio completo. De hecho, le voy a dar mis $ 106.00 ahora y $40 cada mes hasta que lo haya pagado completo”.

El hombre contestó:

- “Ese perrito realmente no te gustará, hijo. El nunca será capaz de correr, saltar y jugar como los otros perritos”.

El niñito se agachó y se subió el pantalón a la altura de la rodilla para mostrar su pierna izquierda, cruelmente retorcida e inutilizada, soportada por un gran aparato de metal.

Miró de nuevo al hombre y le dijo:

- “Bueno, yo no puedo correr muy bien tampoco, y el perrito necesitará a alguien que lo entienda”.

El hombre se mordió los labios, sonrió y dijo:

-”Hijo, sólo espero y ruego a Dios para que cada uno de estos cachorritos tenga un dueño como tú”.

MORALEJA:

En la vida no importa quién eres, sino que alguien te aprecie por lo que eres, y te acepte y te ame incondicionalmente.

Tú vales mucho para Dios, por ello envió a su único hijo a PAGAR un gran precio, (su propia vida) para hacernos coherederos del reino de los cielos. Juan 3:16.

Publicado en Reflexiones

¿No crees que sería bueno hacer un inventario de los bienes que has recibido, para así vivir con mayor alegría y optimismo?

¿Por qué llorar mientras voy andando, si otros ríen y no tienen pies?
¿Por qué vivir pensando en el 10 % de las cosas que nos hacen sufrir, y no recordar el 90 % que nos hacen felices?


En tu cuerpo hay 800 mil millones de células trabajando continuamente en perfecta armonía y coordinación en tu favor…

En tu cerebro tienes 13 mil millones de neuronas trabajando tan sabiamente, que si las quisieras reemplazar por la computadora más perfecta del mundo, ocuparía el sitio de un edificio de setenta pisos de alto...

Tienes un corazón, que es una maravilla de la naturaleza. Bombea hora tras hora, 36 millones de latidos, año tras año, despierto o dormido, impulsando la sangre a través de 100 mil kilómetros de venas y arterias, que llevan... más de 2 millones de litros de sangre al año…

Te puedes mover, pasear, correr, bailar o hacer deporte. Para ello, tienes 500 músculos, 200 huesos y 7.000 nervios, sincronizados para obedecerte y llevarte a donde quieras…

En tus oídos hay 24 mil millones de filamentos que vibran con el viento, el reír de los niños, la suave música, con el trepidar de las aguas espumantes y al escuchar las palabras amables de las personas que aprecias…

En tus ojos, Dios ha depositado 100 millones de receptores que te permiten gozar de la magia de los colores, la luz, la simpatía de las personas y la majestad de la naturaleza…

Tus pulmones son los mejores filtros del mundo. A través de 600 millones de alvéolos, purifican el aire que reciben y liberan a tu cuerpo de desperdicios dañinos.

Eres un ser humano único, capaz de crear, descubrir, inventar, pensar, soñar, imaginar, comunicarte, hablar, tranquilizar, animar, estimular, inspirar, perdonar... capaz de sentir, disfrutar, recibir amor y decir... te amo.

Tu sangre es un formidable tesoro. Son apenas 4 litros pero allí hay 22 millones de células sanguíneas. En cada célula hay muchas moléculas y en cada molécula hay un átomo que oscila más de 10 millones de veces por segundo...

Cada día mueren 2 millones de tus células y son reemplazadas por 2 millones más, en una resurrección que ha continuado desde el día que naciste...

En tu cerebro hay 4 millones de estructuras sensibles al dolor, 500 mil detectores táctiles, y 200 mil detectores de temperatura...

¿Crees que vale la pena tu vida?


Dedicamos mucho tiempo pensando en lo que nos hace falta y casi nunca nos detenemos a recordar y agradecer a Dios lo que nos regala día a día…

No te entristezcas por lo que no pudiste ser, agradece por los dones que Dios puso en tu vida, tu familia, tus amistades y las oportunidades de ser alguien importante...

Cuenta tus bienes y tus alegrías. No pierdas tiempo en “pensamientos pesimistas” y “recuerdos tristes”

¿Y sabes por qué?...

Porque vales M U C H Í S I M O!!!  Para Dios no tienes precio.

Publicado en Reflexiones

Hace ya un tiempo, un hombre castigó su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado.

El dinero era escaso en esos días, por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de navidad.

Mas sin embargo, la niña le llevó el regalo a su padre la siguiente mañana y dijo: '"Esto es para ti, Papito'".

Él se sintió avergonzado de su reacción de furia, pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía.

Le volvió a gritar diciendo:
-"Qué no sabes que cuando das un regalo a alguien, se supone que debe haber algo adentro?"

La pequeñita volteó hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo:
- "Oh papito, no está vacía, yo soplé besos adentro de la caja, Todos para ti, papi."

El padre se sintió morir puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara.

Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

En una forma muy sensible, cada uno de nosotros humanos hemos recibido un recipiente dorado, Lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos, Amigos, familia o de Dios.

Nadie podría tener una propiedad o posesión más hermosa que esta.

Proverbios 10:12
El odio despierta rencillas;
Pero el amor cubrirá todas las faltas.

Publicado en Reflexiones

Panes calientes

Campamento

Informativo

Guia Dominical

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Nuestros Niños

Los ojos del alma

Colaboradores