Mi enfoque 392 desde Jerusalem (Actualidad en el Tierra Santa)

Valora este artículo
(0 votos)

 

En este número:

·  Vientos de guerra

·  UNESCO, Israel y Palestina

·  La Gran Mentira: el "apartheid israelí"

·  El Tribunal Russellacerca de Palestina

·  El arrepentimiento de Richard Goldstone

·  Fuerzas militares de Israel

 

Vientos de guerra

No existe diferencia entre el plan nazi de exterminar a los judíos, (enunciado por Hitler en su libro Mein Kampf, publicado en 1925, ocho años antes de tomar el poder), que culminó en el genocidio de seis millones, y el plan iraní de borrar del mapa a Israel, (expresado por el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, desde hace varios años, en cada oportunidad que se le presenta), que significaría el exterminio de otros seis millones.

 

No existe diferencia entre la reacción del mundo, en la década de los 30, a los planes genocidas de Hitler y la reacción de las naciones de hoy a los discursos de Ahmadinejad. En la época nazi la mayoría de los países negaron la entrada a los refugiados judíos, (incluso los Estados Unidos, como lo demostró en el trágico caso del barco St Louis, y en la negativa de Roosevelt a bombardear los rieles de los trenes que conducían a las víctimas a los campos de exterminio). Hoy, las declaraciones de Ahmadinejad en las Naciones Unidas son premiadas con ovaciones y aplausos. Ning­ún país rompió relaciones con Hitler por su trato inhumano a los judíos antes de su invasión a Polonia. Ningún país ha roto relaciones con Irán como protesta contra sus planes genocidas.

 

No existe diferencia entre la pusilanimidad demostrada por Neville Chamberlain, Primer Ministro de Inglaterra y Edouard Daladier, Primer Ministro de Francia, ante los actos agresivos de Hitler, y la pusilanimidad demostrada por Barak Obama, Presidente de los Estados Unidos, Nicolás Sarkozy, Presidente de Francia, David Cameron, Primer Ministro de Gran Bretaña, y Ángela Merkel, Canciller de Alemania, respecto a los planes de armamento nuclear de Irán cuyo alcance amenaza, no sólo a Israel, sino también a Europa y a Estados Unidos.

 

Pero, existen dos grandes diferencias entre los judíos desamparados de la década de los 30, y los judíos israelíes de hoy:

 

·        Los judíos, en la década de los 30, aunque habían escuchado los discursos antisemitas de Hitler, no podían creer, no podían aceptar, no conocían  precedente, que un gobierno fuese criminal y asesino y exterminase a gente unicamente por su origen étnico o identidad religiosa. Hoy, los judíos de Israel, no tienen dudas, debido al precedente nazi, acerca del extremo de inhumanidad al que puede llegar un régimen formado por extremistas fanáticos.

·        Los judíos europeos en la época de Hitler fueron víctimas indefensas. Hoy, los judíos israelíes tienen un poderoso ejército, saben luchar y saben defenderse.

Los periódicos de Israel esta última semana están llenos de noticias sobre posibles preparaciones de guerra preventiva. La Fuerza Aérea Israelí ha realizado una serie de maniobras en los cielos de la isla italiana de Cerdeña, que está (en dirección opuesta) a la misma distancia que hay de Israel a Irán. El jueves en la mañana sonaron las sirenas en Tel Aviv en un ensayo simulando un ataque de cohetes. Un cohete diseñado para llevar carga nuclear fue disparado esta semana con gran éxito desde una playa al sur de Tel Aviv.

Hay dos posibles interpretaciones a lo que está sucediendo. Una es que Israel realmente se está preparando para atacar, y la otra es que los pasos que ha tomado, y, especialmente, su publicidad, tienen como objeto convencer a los Estados Unidos y a las potencias europeas que ha llegado el momento de tomar la decisión, antes de que sea demasiado tarde, de actuar contra las intenciones agresivas de Irán.

Irán, al igual que los nazis, quiere destruir a los judíos como primera etapa, pero, luego, el objetivo de la ideología islámica extremista de los dirigentes de Irán, los enfrentará al Mundo Occidental.

 

UNESCO, Israel y Palestina

Esta semana la estrategia palestina de establecer un estado sin necesidad de negociar la paz con Israel, tuvo un éxito. El no existente Estado de Palestina fue aceptado como miembro por la UNESCO, (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization).

 

Esta acción violó el Acuerdo de Oslo que, por mutuo acuerdo, prohíbe a los palestinos tomar decisiones unilaterales de política exterior. También viola la constitución de la UNESCO, que establece que solo Estados pueden ser miembros. Pero, esas violaciones, aunque son de gran importancia, son violaciones técnicas. La verdadera violación es a los principios de la UNESCO. Las Naciones Unidas crearon esa organización para promover la paz internacional, a través del dialogo inter cultural, la educación, las ciencias, la cultura.

 

Una simple revisión de los textos escolares palestinos habría encontrado que supuran odio y demonización de Israel y de los judíos. Los palestinos, demostrando carecer de respeto a religiones ajenas, destruyeron, en el año 2000, uno de los sitios sagrados de la religión judía, la Tumba de José. A la Tumba de Raquel, el segundo sitio más sagrado después del Muro del Templo, los palestinos le han dado el nombre de una mezquita. Desde 1996 los palestinos realizaron excavaciones ilegales en el Monte del Templo y han destruido numerosos artefactos arqueológicos de la época del Segundo Templo.

 

La votación de UNESCO no es una sorpresa ya que esa organización siempre se ha caracterizado por ser anti-israelí. La periodista Caroline B. Glick, en un artículo publicado en el Jerusalem Post, enumera algunos casos:

 

1974 – UNESCO votó para boicotear Israel y negarle cooperación en los campos de educación, ciencia y cultura, debido a las "persistentes alteraciones que Israel realiza de lugares históricos de Jerusalén".

1989 – UNESCO condenó a Israel "por ocupar Jerusalén y destruir la ciudad"

1996 – UNESCO realizó un simposio sobre Jerusalén en París, al cual no invitó a Israel ni a organizaciones judías.

2009 – UNESCO designó a Jerusalén "Capital de la Cultura Árabe".

2010 – UNESCO publicó un reporte sobre la historia de la ciencia en el mundo árabe, donde a Moshé Ben Maimón, (también conocido como Maimónides y Rambam) lo hizo musulmán y lo llamó Moussa bein Maimoun.

 

La Gran Mentira: el "apartheid israelí"

"Apartheid" es el nombre de la política interna de Sud África, antes del año 1994, de opresión y discriminación contra seres humanos cuya piel no era blanca. Los negros no tenían derecho al voto, no podían ejercer puestos políticos, no podían utilizar los mismos servicios públicos de los blancos, no podían casarse con blancos, y no podían residir en zonas reservadas para los blancos. Unicamente podían ser atendidos, aun en casos de vida o muerte, en hospitales "negros".

 

El que realmente cree el infundio de que Israel practica el apartheid es poseedor de una increíble ignorancia o sufre de un trágico retrazo mental. En Israel, los árabes votan, tienen representantes en la Knesset, ocupan posiciones prestigiosas en el sistema judicial, incluyendo en la Corte Suprema, son estudiantes, profesores y decanos en las universidades, y médicos y pacientes en los hospitales. Respecto al color de la piel, la gradación de israelíes que uno ve en cualquier ciudad en Israel va desde el negro más oscuro hasta el blanco más pálido.

 

Estas realidades no impiden que hoy, apartheid sea una de las más populares y frecuentes acusaciones que lanzan los antisemitas y antisionistas contra Israel. Han llegado al extremo de "celebrar" anualmente, en universidades de Estados Unidos, Canadá y Europa, la llamada "Semana del apartheid israelí", cuyo beneficio, para sus participantes, es permitirles dar rienda suelta a su odio obsesivo al Estado Judío, y recibir aplausos por sus expresiones.

 

Apartheid israelíes un ejemplo clásico de la Gran Mentira, una técnica de propaganda, utilizada con mucho éxito por los nazis. Fue el mismo Adolfo Hitler, quien, en el capítulo 10 de su libro Mein Kampf,  acuñó la frase, diciendo que los judíos la utilizaron para "culpar injustamente al General Erich Ludendorff de la derrota alemana en la [Primera] Guerra Mundial". Años después, Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda del Tercer Reich, explicó que "cuando uno miente, uno debe mentir en grande, y persistir en la mentira". Los antisemitas de hoy, herederos intelectuales de Hitler y de Goebbels, siguen ese consejo y usan la Gran Mentira sin ningún escrúpulo.

 

Los orígenes de la acusación de apartheid israelí se remontan al triunfo de Israel en la Guerra de los Seis Días, en 1967, cuando países árabes con ejércitos entrenados, pertrechados y apolyados por la Unión Soviética, fueron derrotados. La Unión Soviética, resentida, decidió aislar a Israel y, a la vez aumentar su influencia en África y Asia.

 

Los dirigentes soviéticos acusaron a Israel de practicar las mismas políticas discriminatorias de Sud África, y dijeron que sionismo y apartheid eran sinónimos. La constante identificación visual y verbal entre Israel y Sud África, que hicieron los medios de comunicación soviéticos influyó en los países africanos para destruir las buenas relaciones que, hasta ese momento, habían tenido con Israel.

 

Los soviéticos acusaron a Israel de actuar contra los movimientos africanos de liberación, de venderles medicamentos y vacunas malogradas, de enviar técnicos que, en vez de ayudar a los países africanos, los saboteaban. Radio Moscú relataba historias de horror: "los soldados israelíes usaban a árabes para prácticas de tiro, violaban a las mujeres, destruían pueblos, torturaban a civiles".

 

Esta campaña dio como resultado que muchos países africanos rompieran relaciones con Israel en el año 1973, y que, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en noviembre del año 1975, aprobara, por abrumadora mayoría, la Resolución 3379 declarando que el sionismo era una forma de racismo y discriminación racial.

 

La Unión Soviética ya no existe, pero uno de sus legados, la acusación de apartheid israelí, ha sobrevivido. La ultra izquierda, heredera intelectual del comunismo, adoptó el libelo con entusiasmo, y, por supuesto, los antisemitas y los árabes hicieron lo mismo.

 

El Tribunal Russell acerca de Palestina

Primero la sentencia, luego el veredicto, dijo la reina

(Alicia en el País de las Maravillas, por Lewis Carroll)

Todos son hombres honorables

(Julio Cesar, Acto 3, Escena 2, por William Shakespeare)

En la década de los 50 el filósofo británico Bertrand Russell, con la cooperación del filósofo francés Jean Paul Sartre, organizó un tribunal, al que llamó "Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra", (mejor conocido como "Tribunal Russell"), para investigar las intervenciones militares de Francia y Estados Unidos en Vietnam.

 

El tribunal carecía de estatus legal, y su objetivo, según los organizadores, era "actuar como una corte popular, un tribunal de conciencia, para examinar injusticias y violaciones de la ley internacional, que no son castigadas por la jurisprudencia internacional y disfrutan de completa impunidad, gracias a la indiferencia de la comunidad internacional.  

 

Los auto-elegidos miembros del Tribunal fueron en su mayoría intelectuales de la izquierda y comunistas. Y su veredicto, declarando culpable de genocidio a los Estados Unidos, sin mencionar las violaciones de los derechos humanos cometidas por los comunistas vietnameses, no fue una sorpresa.

 

Un grupo de intelectuales de izquierda y políticos antisemitas ha creado, basándose en el formato del Tribunal Russell, un tribunal, al cual han dado el nombre de "Tribunal Russell acerca de Palestina", que examinará "la razón por la cual no se ha dado cumplimiento a la Resolución 181 del 29 de noviembre de 1947 que dictaminó la partición de Palestina, la construcción por parte de Israel de un Muro de Separación en terreno palestino, y la continua ocupación de Israel".

 

El tribunal, cuyas sesiones comenzarán en estos días en Sud África, está compuesto unicamente por gente, incluyendo israelíes anti-sionistas y palestinos, conocida por su virulenta animosidad contra Israel. Entre ellos están:

 

·        Dalit Baum, israelí, profesora de economía en la Universidad de Haifa, y coordinadora de la organización "Quien se beneficia de la Ocupación", grupo que investiga a "las firmas israelíes e internacionales que tienen conexiones económicas con la ocupación israelí".

·        Shir Ever, israelí, da conferencias sobre "la política económica de represión en la ocupación israelí".

·        Merav Amir, mujer israelí, activa en la organización "Majsom Watch", grupo israelí de ultra izquierda presente en los puestos de control israelíes, con la esperanza de ver abusos de los derechos humanos de los palestinos.

·        Fayez Al Taneeb, palestino coordinador de la organización "Detengan el Muro".

·        Wael Natheef, palestino, activo en una organización que protesta contra la "explotación israelí de los trabajadores palestinos".

·        Ghaleb Mashni, palestino.

·        John Dugard, cuya posición actual es "Reportero Especial para el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos". En sus reportes invariablemente acusa a Israel de practicar apartheid, y emitir leyes y decretos que legalizan la discriminación racial.

·        Alice Walker, escritora americana. Participó en la Flotilla a Gaza hace unos meses, ya que, según ella, "la situación de los palestinos, cuyos niños viven en la más absoluta pobreza, aterrorizados, y segregados, tiene gran similitud con la discriminación que los negros sufrían en el sur de los Estados Unidos".

·        Cynthia McKinney, ex congresista americana. En dos ocasiones, en los años 2008 y 2009, estuvo en barcos que intentaron violar el bloqueo naval de Gaza, impuesto por Israel para evitar el contrabando de armamento, cohetes y explosivos.

·        Josh Ruebner, americano, director de la organización "Campaña para poner fin a la Ocupación Israelí".

·        John Dorman, irlandés, miembro del "Comité Nacional de Solidaridad Irlanda-Palestina".

·        Salma Karmy, abogada inglesa, trabaja para organizaciones palestinas.

·        Nancy Kricorian, profesora americana, activa en el boicot contra la empresa israelí Ahava, que comercializa el barro del Mar Muerto.

·        Rae Abileah, americana. Ha visitado Gaza varias veces.

·        Ronald Kasrils, comunista, político sud africano, hijo de judíos, fanático anti-israelí y simpatizante incondicional de los palestinos.

·        Yasmine Gado, vive en Amman y dedica su tiempo a escribir sobre los derechos de los palestinos.

·        Genevieve Coudrais, abogada francesa, activa en la organización "Solidaridad Francesa Palestina".

 

No hay una sola persona, entre los miembros del Tribunal, que ve con objetividad e imparcialidad la posición de Israel, o que critique las acciones palestinas. Todos, sin excepción, se caracterizan por su animadversión a Israel, y su simpatía incondicional a los palestinos. Y no olvidemos al testigo estrella que testificará ante el Tribunal: Nurit Peled-Elhanan, profesora de Educación en la Universidad de Tel Aviv, mujer que viaja extensa e incansablemente al extranjero para promover el boicot contra Israel. Utiliza su puesto en la universidad para indoctrinar a sus estudiantes contra Israel, denunciando el racismo, (inexistente de acuerdo a estudios imparciales), que dice, sin poder dar pruebas, haber encontrado en los libros israelíes de texto, "en los cuales los escolares aprenden a ser violentos asesinos de palestinos".

 

Más arriba mencioné que el Tribunal Russell acerca de Palestina se reunirá para determinar y juzgar "la razón por la cual no se ha dado cumplimiento a la Resolución 181 del 29 de noviembre de 1947 que dictaminó la partición de Palestina, la construcción por parte de Israel de un Muro de Separación en terreno palestino, y la continua ocupación de Israel". Creo que si los miembros del Tribunal estuviesen enterados, (da la impresión de que no lo están) de los hechos que enumero abajo, ahorrarían tiempo y dinero en un juicio innecesario, cuyo resultado ya es conocido de antemano:

 

·        Razón por la cual no se ha dado cumplimiento a la Resolución 181 del 29 de noviembre de 1947 que dictaminó la partición de Palestina

La razón es que los árabes rechazaron la Resolución 181, (los judíos la aceptaron) e invadieron Israel tan pronto el Estado Judío declaró su independencia.

 

·        La construcción por parte de Israel de un Muro de Separación en territorio palestino

Desde el final de la Guerra de los Seis Días, en junio del 1967, hasta el inicio de la Guerra del Terror, (también llamada Segunda Intifada) en setiembre del año 2000, no existieron cercas de separación, barreras ni puestos de control. Tanto los judíos israelíes como los árabes palestinos podían moverse libremente en todo el territorio que está entre el Mar Mediterráneo y el Río Jordán.

 

Los suicidas bombas y los actos de terror, que causaron la muerte de más de mil israelíes, e hirieron a más de 10,000 personas, dieron motivo a la construcción de una Cerca de Separación, que ha minimizado el número de suicidas bombas. El día que haya una paz verdadera se podrá desmantelar. Respecto a la locación de la Cerca, será mucho más fácil moverla cuando llegue el momento, que revivir una sola de las victimas que podría causar la ausencia de la Cerca.

 

 

·        La continua ocupación de Israel

Israel ocupó Gaza, Cisjordania, la península del Sinai y las Alturas del Golán como resultado de una guerra defensiva, provocada por Jordania, Egipto y Siria. La península del Sinai, (cuya extensión de 58,800 kilómetros2 es casi el triple de Israel, 20,700 kilómetros2), fue entregada a Egipto cuando se firmó el tratado de paz. srael se retiró unilateralmente de Gaza, en el año 2005, con la esperanza, (no realizada) de que los palestinos utilicen la región para sentar las bases de un estado que viviría en paz con Israel.

 

Es obvio, aún para la mente más prejuiciada, que Israel, al devolver el Sinai y retirarse de Gaza, demostró que no es un estado expansionista, y que prefiere la paz a los territorios. La intención del Tribunal Russell acerca de Palestina no es buscar, en forma objetiva e imparcial, la justicia y la verdad, sino demonizar y delegitimizar a Israel.

 

El arrepentimiento de Richard Goldstone

Me avergüenzo de lo que he dicho y me arrepiento con polvo y cenizas.

(Job 42:6)

El juez sud africano Richard Goldstone luchó contra las leyes raciales durante el régimen apartheid de su país, y desempeñó un rol crucial en la transformación de Sud África, lo cual lo hizo merecedor de gran prestigio internacional. Fue nombrado Fiscal del Tribunal Internacional que juzgó a los responsables de crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra civil de Yugoslavia. Luego, de regreso a su país, fue designado miembro de la Corte Constitucional de Sud África por el Presidente Nelson Mandela.

 

En el año 2009 aceptó dirigir una comisión creada por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para investigar posibles violaciones de derechos humanos en la Guerra de Gaza, a pesar de saber que los otros integrantes de la comisión, antes de empezar la investigación, declararon públicamente su convencimiento de la culpabilidad de Israel.

 

Israel rehusó cooperar con la comisión por ser abiertamente prejuiciada y mal intencionada. Efectivamente, el reporte publicado el 15 de setiembre del 2009, culpó a Israel de usar fuerza desproporcionada, de matar deliberadamente a civiles palestinos, de usarlos como escudos humanos, y de destruir intencionalmente la infraestructura civil. (El reporte también culpó a Hamás de disparar miles de cohetes a poblaciones civiles israelíes y sembrar el terror en Israel con ataques indiscriminados de misiles y cohetes, pero ni el mundo ni Hamás se dieron por enterados).

 

Un mes más tarde, el 16 de octubre del 2009, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adoptó una resolución condenando unicamente a Israel, sin mencionar a Hamás. El daño a la imagen de Israel fue incalculable.

 

Dos años después, el 2 de abril del 2011, Goldstone publicó un artículo en el periódico Washington Post, donde declaró que su reporte habría sido muy diferente si, al momento de redactarlo, hubiese estado enterado de información que recibió posteriormente. Añadió que aprobaba las investigaciones internas realizadas por Israel y las decisiones tomadas para proteger mejor a civiles en conflictos futuros. Contrastó la reacción de Israel con la negativa de la organización Hamás a investigar sus propias acciones o a modificar sus métodos y procedimientos. También mencionó el obsesivo prejuicio anti-israelí del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

 

Esta semana Goldstone, reconocido como  uno de los más grandes expertos mundiales en apartheid, publicó un artículo en el New York Times, en el cual calificó de "mito", "injusticia" y "calumnia aborrecible",  la acusación de que Israel practica el apartheid. En la forma más clara posible declaró: "en Israel no existe apartheid"*.

 

Richard Goldstone no va con demasiada frecuencia a la sinagoga, pero su arrepentimiento, aunque él no lo sepa, cumple con la mayoría de los requisitos enumerados por el Rabino Yonah de Gerona, (siglo 13), en su obra, "Las Puertas del Arrepentimiento":

·        Reconocer el pecado, (Goldstone probablemente preferiría usar la palabra "error").

·        No cometer más el pecado

·        Preocuparse por las futuras consecuencias del pecado

·        Actuar y hablar con humildad

·        Actuar en forma contraria al pecado, (por ejemplo, en vez de mentir, decir la verdad)

·        Comprender la magnitud del pecado

·        Abstenerse de cometer pecados menores con el propósito de evitar hacer pecados mayores

·        Confesar el pecado

·        Corregir el pecado, si es que esto es posible

·        Recordar el pecado por el resto de su vida

·        Abstenerse de cometer el mismo pecado si la oportunidad se presenta nuevamente

·        Enseñar a otros a no cometer el pecado

 

Fuerzas militares de Israel

Las fuerzas militares de Israel constan de 176,500 militares activos, (133,000 en el ejército―incluyendo 107,000 que están cumpliendo servicio militar obligatorio―, 9,500 en la marina, y 34,000 en la fuerza aérea. La reserva consta de 565,000 reservistas.

Israel tiene 3,501 tanques, parte de ellos el tanque Merkava de producción israelí, y 10,484 vehículos blindados.

La artillería tiene 5,432 cañones.

La marina tiene 3 submarinos modelo Dolphin, y 57 embarcaciones de patrulla costal.

La fuerza aérea tiene 460 aviones de combate, 9 de aprovisionamiento, y 77 de transporte. También tiene 81 helicópteros de ataque y 200 de transporte.

Se cree, nunca confirmado, que Israel posee un arsenal de bombas atómicas, cuyo número sería alrededor de 200, que pueden ser disparados en cohetes de corta y larga distancia.

Fuente: http://www.israelhayom.com/site/newsletter_article.php?id=1698

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Nuestros Niños

Colaboradores