Mi enfoque 393 desde Jerusalem (Actualidad en el Tierra Santa)

Valora este artículo
(0 votos)

 

Mi Enfoque #393, 10 de noviembre, 2011

 

 

En este número:

·  Lo que Sarkozy y Obama piensan acerca de Netanyahu

·  Breve cuestionario para determinar la posibilidad de paz

·  Obama y sus errores garrafales respecto al Medio Oriente

·  Los planes de paz

 

Lo que Sarkozy y Obama piensan acerca de Netanyahu

El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se reunieron en Cannes hace unos días. Luego de los discursos públicos, los dos mandatarios se retiraron a una habitación para hablar a solas, sin darse cuenta de que los micrófonos seguían prendidos y todo lo que decían se escuchaba claramente en la habitación donde estaban los periodistas. ¿De que tema hablaron Sarkozy y Obama a cuatro ojos y dos docenas de oídos? ¿De la amenaza nuclear de Irán? ¿De la masacre de civiles en Siria? ¿Del peligro que representa la popularidad electoral de la Hermandad Musulmana en los países árabes? ¡No, no y no! Los dos presidentes no encontraron mejor tema en su conversación privada que quejarse de Netanyahu, el Primer Ministro de Israel.

 

Sarkozy     "No lo aguanto a Netanyahu. Es un mentiroso"

Obama      "Tu no lo aguantas, pero yo tengo que tratar con él todos los días".

Mark Twain dijo que hay tres categorías de mentiras, "Las mentiras, las malditas mentiras, y las estadísticas". Sarkozy no especificó a cual de las tres se refería.

La acusación de que Bibi Netanyahu es mentiroso me trae a la memoria una anécdota apócrifa que contaban en la época de Stalin.

Un día, en Moscú, un hombre, harto del comunismo, salió a la calle gritando "¡Stalin es un idiota!, ¡Stalin es un idiota!".

Lo apresaron, lo juzgaron y lo condenaron a muerte.

"¿Me condena a muerte por un insulto?", se quejó el hombre al juez.

Y el juez le respondió: "No es por el insulto. Es por revelar un secreto de estado".

Aunque la opinión de Sarkozy y Obama sobre la veracidad de Netanyahu es compartida por muchos en Israel, si hoy se realizase una elección, Bibi sería reelegido abrumadoramente. El público israelí es realista y opina lo mismo que el humorista americano Will Rogers: Diplomacia es el arte de decir "perrito bueno, perrito bueno", hasta que encuentras una piedra.

Hablando de piedras, el verso 7 del capítulo 8 del Evangelio de Juan da una pauta respecto a tirar la primera piedra. En este caso, los únicos políticos autorizados para tirar la primera piedra, son los que nunca mintieron, y dudo que los nombres de Obama o Sarkozy aparezcan en una lista que, si existe, es muy breve.

 

Breve cuestionario para determinar la posibilidad de paz

A continuación un cuestionario de 10 preguntas para determinar la posibilidad de que se haga la paz. Contesta SI o NO a las siguientes preguntas:

 

1.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina, recibió su doctorado en Moscú con una tesis donde niega el Holocausto? SI – NO

2.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina, se niega a considerar que Israel, como lo determinó el Plan de Partición de las Naciones Unidas en 1947, es el Estado Judío?                                                                                              SI – NO

3.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina, en su reciente discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas, mencionó los vínculos religiosos del Islam y el Cristianismo con la Tierra Santa, pero no mencionó al judaísmo?                  SI – NO

4.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que los líderes palestinos se niegan a reconocer todo vínculo histórico del pueblo judío con la Tierra de Israel?                                 SI – NO

5.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina, premia y honra a los terroristas que han asesinado a israelíes?           SI – NO

6.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que la Autoridad Palestina demoniza a Israel e incita el odio a los judíos a través del control de sus medios de comunicación, colegios, universidades y mezquitas?  SI – NO

7.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que la Autoridad Palestina ha implantado la pena de muerte al que venda tierras a un judío?                                                             SI – NO

8.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que los líderes palestinos han declarado que en su futuro Estado no permitirán que judíos vivan en él?                                                    SI – NO

9.  ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que la Autoridad Palestina quiere unirse con Hamás, organización terrorista dedicada a la destrucción de Israel                               SI – NO

10. ¿Contribuye a la posibilidad de que se haga la paz  el hecho de que los palestinos han declarado que los millones de descendientes de los refugiados palestinos deben radicarse, no en el futuro Estado Palestino sino en Israel?  SI – NO

 

Réstale 10 puntos a cada pregunta donde hayas respondido NO. El puntaje final entre 0% a 100% representará la posibilidad de paz:

 

80 a 100 puntos    Excelentes probabilidades de que la paz se firme en poco tiempo

50 a 79 puntos      Hay posibilidades de que la paz se firme en algunos años

1 a 49 puntos        Improbable que se firme en esta generación, pero es posible que suceda en la generación de nuestros nietos o bisnietos.

0 puntos                La paz se firmará al día siguiente de la llegada del Mesías.

 

Obama y sus errores garrafales respecto al Medio Oriente


La popularidad del Presidente Obama está en continua bajada, debido principalmente a los problemas económicos de su país y al desempleo. Una última encuesta de la compañía Gallup encontró que sólo el 43% de la población americana está satisfecha con el desempeño del presidente. Pero, si la encuesta hubiese sido hecha al público israelí, el apoyo a Obama no excedería en mucho al 0%.

 

Desde antes de su elección a la presidencia de los Estados Unidos, los israelíes ya miraban a Obama con recelo. Su padre natural y su padrastro fueron musulmanes. Su infancia la transcurrió en un país musulmán, Indonesia, donde estudió en una escuela islámica. Luego, en Chicago, durante 20 años, atendió semanalmente un templo dirigido por el pastor Jeremiah Wright, cuyos sermones dominicales se caracterizan por un obsesionado y virulento antisemitismo. Todos estos factores dieron motivo para pensar que Obama no demostraría mucha simpatía a Israel.

 

Y así sucedió, lo cual demuestra que los pesimistas tienen una gran ventaja sobre los optimistas: nunca se desilusionan. Los discursos y las acciones de Obama demostraron que el recelo de los israelíes estaba justificado. En las palabras de John Bolton, ex-Embajador de Estados Unidos a las Naciones Unidas, "Obama, sin lugar a dudas, es más anti-israelí, que cualquier otro presidente en la historia de los Estados Unidos".

 

El 4 de junio del año 2009, pocos meses después de asumir la presidencia, Obama dio un discurso en el Cairo donde atribuyó la creación de Israel a la trágica historia judía*, sin mencionar los vínculos de historia y religión que unen a los judíos con la Tierra de Israel, su patria ancestral. Comparó la muerte de seis millones de judíos en el Holocausto con "los sufrimientos del pueblo palestino en su esfuerzo por tener un estado", y expresó la similitud de esa situación "con los látigos de esclavitud y la humillación de la segregación racial que, durante siglos, sufrieron los negros en los Estados Unidos".

 

Obama cometió dos errores garrafales que han dado fin a la posibilidad de negociaciones directas entre las dos partes, por tiempo indefinido. El primero fue exigir el congelamiento de las construcciones israelíes en la Cisjordania, demanda que previamente nunca había sido mencionada por los palestinos. El segundo fue la insistencia de que las fronteras indefendibles del armisticio sean las fronteras finales entre los dos Estados, sin tomar en cuenta los cambios territoriales y demográficos que se han creado en los últimos 44 años, desde que Israel, en una guerra defensiva (1967) derrotó a Jordania, Egipto y Siria.

 

Las exigencias de congelamiento de las construcciones, y retorno a las fronteras del armisticio, han dado pretexto a los palestinos para negarse a negociar. Y la responsabilidad de esa negativa recae en Obama.

 

* Esto confirmó la convicción de los árabes de que la creación del Estado de Israel fue motivada por el deseo europeo de compensar el Holocausto, y no debido a vínculos de historia y religión de los judíos con Eretz Israel.

 

Los planes de paz

Hablan de paz, paz, y no hay paz (Jeremías 6:14)

El conflicto árabe-israelí, que empezó a principios del siglo 20 y entró ya a su segundo siglo, es la excepción a la regla que dice que no hay mal que dure 100 años.  Durante ese largo período han sido numerosos los planes de paz que han sido presentados por gente bien o mal intencionada. Todos los planes tuvieron lo mismo en común: fueron rechazados por una de las partes o por ambas, o, después de un breve tiempo, ignorados y olvidados hasta por sus propios proponentes. A continuación una descripción de los principales planes de paz presentados desde 1947:

 

El Plan de Partición de las Naciones Unidas (1947)

La Asamblea General de las Naciones Unidas, el 210 de noviembre de 1947, aprobó la Resolución 181, por el cual el territorio que había estado bajo el Mandato de Gran Bretaña sería dividido en dos Estados, uno árabe, (todavía no existía en esa época la denominación "Estado Palestino", ni se consideraba que los árabes residentes en el territorio eran diferentes de sus hermanos en Siria y Transjordania), y el otro judío, más una zona internacional compuesta de Jerusalén y Belén.

 

Los palestinos de hoy no quieren aceptar a Israel como Estado Judío, pero esa fue la exacta designación que le dio la Asamblea General. El texto completo de la Resolución 181 se puede leer en http://www.yale.edu/lawweb/avalon/un/res181.htm. El territorio del Estado Judío estaba en la costa, desde Haifa hasta Rehobot. También incluía Galilea Oriental, el Valle de Jezreel, el norte del Valle del Jordán y el desierto del Negev hasta Eilat.

 

El Estado Árabe recibía Galilea Occidental, incluyendo la ciudad de Acre, Samaria, Judea, Jaffa, y la costa, desde el norte de Ashdod y Gaza hasta la frontera con Egipto.

 

Los líderes de la comunidad judía aceptaron el plan. Los árabes, adentro y afuera de Palestina, lo rechazaron, y exigieron recibir la totalidad del territorio del Mandato, amenazando con "echar a los judíos al mar" y "terminar con la plaga sionista". Azzam Pashá, el Secretario General de la Liga Árabe, anunció que sería una guerra de exterminación y una masacre de proporciones históricas.

Las propuestas del Conde Folke Bernadotte (1947-1948)

 

Bernadotte, diplomático sueco, fue nombrado Mediador del Conflicto Árabe-Israelí por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Sus propuestas de paz causaron que fuera asesinado por el Grupo Stern en Jerusalén en 1948.

 

En su primera propuesta sugirió que Palestina y Transjordania se unieran en una federación de dos estados miembros, uno árabe y el otro judío. El desierto del Negev y Jerusalén serían parte del estado árabe. Galilea Occidental sería judía. Haifa sería un puerto libre, al igual que el aeropuerto de Lod. La propuesta fue rechazada

 

En su segunda propuesta, Bernadotte abandonó la idea de una unión y propuso dos estados independientes, cuyas fronteras serían fijadas en acuerdo de las partes o impuestas por las Naciones Unidas. Todos los refugiados podrían regresar a sus casas o, si preferían no hacerlo, recibir compensación. Jerusalén tendría un status especial bajo control de las Naciones Unidas. El Negev sería árabe. Haifa y Lod serían respectivamente puerto y aeropuerto libre.

 

Oferta de paz de Israel a consecuencia de la Guerra de 1967

Durante varias semanas después del triunfo abrumador de Israel en la Guerra de los Seis Días, (junio, 1967), el General Moshé Dayán, según él relató, esperaba de los árabes "una llamada telefónica" para inmediatamente realizar negociaciones de paz, en las cuales "Israel sería sumamente generoso" y retornaría todas las zonas ocupadas con excepción de pequeñas modificaciones. Los jefes de Estado de ocho países árabes se reunieron en Khartoum, la capital de Sudán, entre el 29 de agosto de 1967 y el 1 de setiembre. En vez de escoger el camino de la paz y las negociaciones emitieron los famosos Tres No de Khartoum: No a la paz con Israel, No al reconocimiento de Israel, y No a las negociaciones con Israel.

 

La Resolución 242 del Consejo de Seguridad (Noviembre 22, 1967)

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó unánimemente la Resolución 242 que especificaba dos principios:

a)   El retiro de las fuerzas armadas israelíes de territorios (nota: no dice de los territorios, lo cual reconoce que las fronteras del armisticio del 49 serían modificadas) ocupados por Israel en la Guerra de los Seis Días.

b)  Fin al estado de beligerancia entre todos los estados de la región, y respeto a la independencia, seguridad y derecho de vivir en paz de cada uno de ellos.

 

El Plan Allon

El plan Allon, que lleva el nombre de su autor, el general y político Yigal Allon, proponía la división de la Cisjordania entre Israel y Jordania, por el cual Israel anexaría el Valle del Jordán y el bloque Etzion. Las Alturas del Golán serían parte de estado druso. El rey Hussein de Jordania no aceptó, y en 1981 Israel anexó las Alturas del Golán.

 

El Plan Rogers

William Rogers, Secretario de Estado de los Estados Unidos, propuso el plan que lleva su nombre en diciembre de 1969. Israel se retiraría de los territorios egipcios ocupados en la Guerra de los Seis Días, Egipto e Israel firmarían un documento terminando oficialmente el estado de guerra, Israel y Egipto negociarían un acuerdo para desmilitarizar ciertas áreas y solucionar el problema de los refugiados palestinos. Israel interpretó que el plan exigía el retiro de Israel sin seguridad de una paz duradera con los árabes, y lo rechazó.

 

La Resolución 338 del Consejo de Seguridad (Octubre 22, 1973)

La Resolución constó de tres puntos: un cese de fuego inmediato, el cumplimiento de la Resolución 242 y el inicio de negociaciones bajo los auspicios de los Estados Unidos y la Unión Soviética.

 

El plan de la organización Shalom Ajshav (Paz Ahora)

Shalom Ajshav es una organización de izquierda israelí, financiada por gobiernos extranjeros, que exige concesiones de Israel, (devolver todos los territorios, desmantelar lo construido por Israel en Cisjordania, compartir la Ciudad Vieja de Jerusalén con los palestinos, y reconocer el derecho del retorno de los descendientes de los refugiados palestinos), pero no exige ningún gesto recíproco de los palestinos.

 

El plan Reagan (Setiembre 1, 1982)

El Presidente Reagan, al igual que casi todos los otros presidentes de Estados Unidos, antes y después de él, creía que, para no perder la influencia americana en los Estados Unidos, tenía que hacer el mayor esfuerzo para solucionar el conflicto árabe-israelí, y demostrar a los árabes que los Estados Unidos quería resolver las demandas árabes. El presidente Reagan, en el discurso que dio el 1 de setiembre de 1982, mencionó "los derechos legítimos de los palestinos, y propuso una período de cinco años para transferir la autoridad doméstica de Israel a los palestinos, simultáneamente con una congelación de las construcciones de Israel en la Cisjordania. Los palestinos no tendrían un estado independiente, sino que tendrían autonomía y estarían, en alguna forma, asociados con Jordania. Los americanos consultaron el plan con Jordania, Arabia Saudita, Egipto y la OLP, pero no mencionaron ni una palabra sobre el asunto a Israel. El Primer Ministro Menahem Begin rechazó el plan porque lo consideró "suicidio nacional". Judea y Samaria, como lo escribió Begin a Reagan en una carta, son parte integral de la patria ancestral judía, y, más pragmáticamente, desde sus alturas los árabes pueden atacar a todas las ciudades israelíes, incluso al aeropuerto, que están situados en zona más baja. Jordania y la OLP también rechazaron el plan unos meses más tarde.

 

Los Acuerdos de Oslo (1993)

El Acuerdo de Oslo, negociado en secreto en la capital noruega entre Israel y la OLP, (agosto 1993), creó la Autoridad Nacional Palestina, que administraría los territorios que Israel entregaría a su control. Fue firmado en la Casa Blanca, en Washington el 13 de setiembre de 1993 por Yitzhak Rabin y Yasser Arafat, en presencia del Presidente Clinton. Era un acuerdo temporal, y el definitivo, (que incluiría el futuro de Jerusalén, los refugiados palestinos, las construcciones israelíes en Cisjordania, seguridad y fronteras finales), debería ser firmado antes del mes de mayo, 1996. Según el acuerdo la OLP reconocería al Estado de Israel y rechazaría el terror y la violencia. Israel reconoció a la OLP como representante de los palestinos y permitió el regreso de Arafat.

Los palestinos hoy están divididos en dos regimenes distintos y separados. Fatah, que firmó el Acuerdo, y Hamás que no reconoce el derecho de Israel a existir en el Medio Oriente.

 

La Guerra del Terror, (2000 al 2004), iniciada por Arafat, y las recientes acciones de Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina, (petición a la Asamblea General de las Naciones Unidas para que Palestina sea declarada estado independiente, sin necesidad de negociar con Israel, y su ilegal aceptación como miembro de la UNESCO) han hecho que el Acuerdo de Oslo se convierta en letra muerta.

 

El Memorando del río Wye (octubre, 1998)

Fue firmado en los Estados Unidos por Netanyahu y Arafat. Los palestinos se comprometieron a desistir de actos de terror e incitación contra Israel y los judíos, colectar armas ilegales, y anular las cláusulas de la Constitución de la OLP que pedían la destrucción de Israel. Israel se comprometía a transferir áreas adicionales al control de la OLP, y ambas partes se comprometieron a llegar a un acuerdo definitivo y final antes del mes de mayo de 1999. Luego de que Israel transfiriera territorios, vio que los palestinos no cumplían con ninguna de las disposiciones del Memorando, que también se volvió letra muerta.

 

La Conferencia de Camp David (julio 11-25, 2000)

Tomaron parte el Presidente Clinton, el Primer Ministro Ehud Barak, y Yasser Arafat. La intención era llegar a un arreglo final. Barak ofreció a los palestinos el 91% de los territorios en disputa, recibir 100,000 refugiados palestinos, reconocer a Jerusalén Oriental como capital de Palestina, y construir de una carretera elevada y un tren que unirían Gaza con Cisjordania. Los palestinos exigieron la soberanía absoluta sobre Jerusalén Oriental, incluyendo los lugares sagrados para el cristianismo y el judaísmo, el retorno de los millones de descendientes de los refugiados a Israel. Israel pidió que el Estado de Palestina fuese desmilitarizado, que no pudiese hacer alianzas extranjeras sin la aprobación de Israel, y que las organizaciones terroristas fuesen desmanteladas. Los palestinos exigieron el completo retiro de Israel de todos los territorios, y solamente después desmantelarían las organizaciones terroristas. Arafat abandonó la conferencia, y regresó a Gaza donde fue recibido como un héroe.

 

Los Parámetros de Clinton (23 de diciembre, 2000)

Bill Clinton, pocas semanas antes de terminar su presidencia, propuso parámetros a ambas partes, no negociables, que sirviesen de base para un acuerdo permanente de paz. Sus parámetros incluían entregar el 96% de la Cisjordania y todo el territorio de Gaza a los palestinos, dividir las responsabilidades en Jerusalén de acuerdo a las líneas étnicas, Israel podía anexar las áreas que había construido y entregar territorio en cambio a los palestinos; los palestinos renunciarían al "derecho de retorno" de los descendientes de los refugiados, los cuales se radicarían en el Estado palestino o serían absorbidos por los países donde vivían; Palestina sería un estado no militarizado; y este acuerdo daría fin al conflicto. Israel, con ciertas reservaciones, aceptó en principio los parámetros. Arafat los rechazó.

 

Las Conversaciones de Taba (Enero 21-27, 2001)

Los representantes de Israel y de la Autoridad Palestina se reunieron en Taba, en la Península del Sinai, poco antes de las elecciones en Israel, para tratar de llegar a negociaciones finales y poner fin al conflicto. Ambas partes estuvieron de acuerdo que las fronteras de junio 4, 1967 serían la base para las fronteras entre los dos estados; que Jerusalén permanecería unida, con soberanía palestina sobre los barrios árabes y soberanía israelí sobre los barrios judíos, incluyendo el Muro del Templo, y que sería la capital de los dos Estados; Palestina tendría un ejército limitado y soberanía sobre su espacio aéreo. Las negociaciones terminaron debido a las elecciones en Israel.

 

El plan del Rabino Binyamin Elon (2002)

El rabino Elon, Ministro de Turismo en el año 2002, propuso que Isr5ael anexe Cisjordania y Gaza, pero que los palestinos residentes en esos territorios fuesen ciudadanos de Jordania, que se convertiría en un país palestino. Los refugiados palestinos serían absorbidos por los países donde residen. Ni los palestinos ni los jordanos expresaron interés.

 

El Plan de Paz de Arabia Saudita (Marzo 28, 2002)

Abdullah, en ese momento príncipe heredero y hoy rey de Arabia Saudita, presentó un plan de paz, también llamado, La Iniciativa Árabe de Paz, en una reunión cumbre de la Liga Árabe en Beirut en marzo del año 2002, (en la cual Arafat no estuvo presente), y nuevamente propuesta en el año 2007. El plan ofrecía a Israel normalizar sus relaciones con todos los países árabes a cambio de una retirada total israelí de los territorios ocupados en la Guerra de 1967, y permitía a los millones de descendientes de los refugiados palestinos regresar a Israel o recibir compensación. Se crearía un Estado Palestino independiente y soberano con su capital en Jerusalén. La Autoridad Palestina aceptó el plan pero Hamás lo rechazó.

 

Israel rechazó el plan porque reemplazaba a las Resoluciones 242 y 338 que especifican negociaciones, y porque la inmigración de millones de descendientes de los refugiados palestinos significaría el final de Israel como Estado Judío.

 

La propuesta Nusseibeh-Ayalón (Setiembre 3, 2002)

Sari Nusseibeh, Presidente de la universidad palestina Al-Kuds y Ami Ayalón, miembro de la Knesset y ex jefe del Shin Bet (Servicio de Seguridad de Israel) publicaron su plan de paz en el periódico Haaretz, por el cual los palestinos reconocían a Israel como el Estado Judío, abandonaban la exigencia del retorno de los refugiados a Israel, y aceptaban que Palestina sería un estado desmilitarizado. Palestina controlaría el Monte del Templo, e Israel el Muro Occidental del Templo. Los barrios judíos de Jerusalén estarían bajo soberanía israelí, y los barrios árabes bajo soberanía palestina.

 

El Mapa de Ruta a la Paz (4 de junio, 2003)

Este plan fue propuesto por el "cuarteto": Estados Unidos, Unión Europea, Naciones Unidas y Rusia. Propone la creación de un Estado independiente palestino que abandonaría la violencia. Israel, por su lado, se abstendría de construir en la Cisjordania.

Constaba de tres etapas:

 

a)  En la Primera los palestinos darían fin a su violencia, y harían reformas políticas. Israel se retiraría de las ciudades palestinas y congelaría las construcciones en Cisjordania.

b)  En la Segunda Etapa se realizaría una Conferencia Internacional para apoyar al desarrollo de la economía palestinas, y los países árabes renovarían contacto con Israel.

c)   En la Tercera Etapa, no mas tarde del año 2004 o 2005, se realizaría una Segunda Conferencia Internacional, se llegaría a un acuerdo permanente de fronteras, status de Jerusalén, y descendientes de los refugiados palestinos.

La reacción de Israel, pocos días después, fue rechazar la imposición del congelamiento de construcciones, y exigió previamente la disolución de las organizaciones terroristas palestinas, la destrucción de las armas ilegales, el cese de la violencia y el incitamiento contra Israel, el derecho de Israel a existir como Estado Judío, y el rechazo al "derecho de retorno" de los refugiados palestinos. Los palestinos continuaron sus ataques terroristas contra Israel, incluyendo asesinatos y suicidas bombas.

 

El Acuerdo de Ginebra (diciembre, 2003)

Yossi Beilin, el aún no arrepentido autor intelectual del fatal Acuerdo de Oslo, también es el autor y proponente del llamado Acuerdo de Ginebra, que propone los siguientes puntos: declaración israelí-palestina de poner fin al conflicto y abstenerse de demandas futuras; reconocimiento mutuo de las dos naciones; una retirada casi total a las fronteras del 4 de junio de 1967, y si hubiese intercambio de territorios sería en una proporción de 1 a 1; solución del problema de los refugiados, principalmente a través de compensación monetaria; la zona judía de Jerusalén seria capital de Israel, y la zona árabe capital del Estado Palestino; el Estado Palestino seria no militarizado.

 

Plan de Paz de Ehud Olmert (setiembre, 2008)

El Primer Ministro Ehud Olmert ofreció a Mahmoud Abbas un plan de paz por el cual Israel anexaría el 6.3% de Cisjordania entregando a cambio a los palestinos 327 kilometros2  lo cual significaría la transferencia, posiblemente forzada, de decenas de miles de israelíes residentes durante décadas en Judea y Samaria (Cisjordania).

Abbas no respondió y las conversaciones sobre el tema no continuaron.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Traductor

esenfrdeitptru

Sigamos al Mesías..!

Ciencia y Tecnologia

Nuestros Niños

Colaboradores