Haznos tu Pagina de Inicio 

Traductor



Buscar

Ciencia y tecnología

El guardian del Muro

Zona musical

Guia Dominical

Reflexiones

INFORMATIVO LUZ DEL MUNDO

Viernes, 24 de Febrero de 2017 12:43

Mi Enfoque #628, Febrero 24, 2017

Vota este articulo
(1 Voto)

Artículos en este número:

 

·       ¿Un Estado, dos Estados, tres Estados o cuatro Estados?

·        La Corte Suprema cambiará de rumbo

·        No nos interesa ser un segundo Singapur

·       Nuevamente, la Semana del Apartheid Israelí

·        Lo que la embajadora Nikki Haley dijo en las Naciones Unidas

·   Estampas de la Historia Judía

________________________________

 

¿Un Estado, dos Estados, tres Estados o cuatro Estados?

Mi Enfoque #628, Febrero 24, 2017 por David Mandel

 

El conflicto israelí-palestino se resolverá algún día sólo como resultado de negociaciones entre ambas partes. No por imposición de las Naciones Unidas, de la Unión Europea o de los Estados Unidos. Tampoco puede ser el resultado de actos unilaterales, sean estos realizados por Israel o por los palestinos. La retirada de Gaza, en agosto del 2005 durante el gobierno de Ariel Sharon, ha demostrado que un acto unilateral no contribuye a solucionar la disputa sino que la agrava.

 

Hay cuatro posibles soluciones: Un Estado, dos Estados, tres Estados, o cuatro Estados.

 

Un Estado

La gran mayoría de los israelíes no está a favor de la solución de un solo Estado. ¡Sería una pesadilla! ¡Una guerra civil perpetuaEl sueño de los judios durante 2,000 años, ha sido, como lo expresa el himno Hatikva, "ser una nación libre en nuestra tierra, Eretz Israel".

La mayoría de los palestinos están a favor de un Estado único, con mayoría árabe, desde las riberas del río Jordán hasta la costa del Mar Mediterráneo. La organización Hamás, que hoy controla Gaza, quiere que ese Estado palestino se haga realidad lo más pronto posible y a cualquier precio.

La Autoridad Palestina, cuyo presidente y parlamento residen en Ramallah, está dispuesta a aceptar como primer paso un Estado cuyas fronteras sean las del armisticio del año 1949, (demanda que hace que el mundo los considere "moderados"). Ese Estado único sería usado como base para lograr su anhelo final, que es el mismo de Hamás, un Estado palestino del río al mar, idealmente sin judíos.

Hay una minoría judía de ideología de ultra izquierda o de extrema derecha, que está favor de un solo Estado. Los ultra izquierdistas no pueden aceptar la idea de que los judíos tengan un país independiente, y, por razones que sólo un psiquiatra podría explicar, prefieren ser gobernados por árabes. Los de la extrema derecha no  tienen excesivo respeto por los principios de la democracia y estarían dispuestos a que en el Estado único sólo los judíos tengan voz y voto.

En resumen, la solución de un solo Estado no es ideal.

 

Dos Estados 

Si los Estados vecinos de Israel fuesen Suiza o Costa Rica, hoy mismo, máximo mañana, se firmaría el acuerdo de paz. Lamentablemente, los vecinos de Israel son Hamás en Gaza y el OLP en la Cisjordania. Harina de otro costal.

La gran mayoría de los israelíes, incluyendo a Netanyahu, están convencidos de que la solución de Dos Estados es la ideal, si este mundo fuese, como dijo el filosofo alemán Gottfried Leibnitz, "el mejor de todos los mundos posibles".

La dura realidad es que este mundo no es el mejor de todos los mundos posibles. Mientras los palestinos sigan indoctrinando a sus hijos con un odio implacable a los judíos, negándose a aceptar la legitimidad del Estado de Israel, demandando que las fronteras del armisticio de 1949 sean las fronteras definitivas, exigiendo que los cinco millones de descendientes de los 700,000 refugiados del año 1948 se deben radicar en Israel y no en un futuro Estado palestino, la solución de dos Estados no puede ser implementada.

 

Tres Estados

Hamás, la organización islámica terrorista, en junio del 2007, expulsó violentamente a la Autoridad Palestina de Gaza, arrojando a un número de sus opositores desde edificios de gran altura. Desde entonces, Gaza es independiente de facto. Hamás gobierna en forma absoluta.

Durante la última década ha habido numerosos tentativas de reconciliación entre Hamás y la Autoridad Palestina, y todas ellas han fracasado por diversos motivos:

a)      La Autoridad Palestina sabe que si permiten a Hamás libertad de acción en la Cisjordania, ocurrirá lo mismo que sucedió en Gaza. Tarde o temprano Hamás tratará, de preferencia utilizando la violencia, de asumir el poder.

b)      Diferencia de tácticas. Como dije más arriba. Hamás quiere destruir a Israel de inmediato. La Autoridad Palestina lo quiere hacer gradualmente.

c)      Diferencia en motivación. Hamás es una organización islámica fanática, motivada por su teología. Los funcionarios de la Autoridad Palestina son seculares.

Si la Autoridad Palestina, debido a presión de las Naciones Unidas y de la Unión Europea, es reconocida como Estado por dichas instituciones, habrían tres Estados: Israel, Hamastán en Gaza y Palestina en la Cisjordania.

No es una solución ideal.

 

Cuatro Estados

La Conferencia de Paz de San Remo en el año 1920 reservó el territorio denominado Palestina (ambas márgenes del río Jordán), que durante 400 años había sido provincia del imperio otomano, para que fuese el Hogar del Pueblo Judío. Esa decisión fue confirmada por la Liga de las Naciones, que confió el Mandato de Palestina a Gran Bretaña.

Gran Bretaña, en vez de cumplir con crear en Palestina el Hogar del Pueblo Judío cercenó unilateralmente el territorio al este del río Jordán (70% del territorio de Palestina) y lo entregó a Abdallah, un príncipe de la familia Hashemita recientemente expulsada por Ibn Saud de lo que hoy es Arabia Saudita, debido a que sentía que estaba en deuda con los Hashemitas que habían ayudado a Lawrence de Arabia en su lucha contra los turcos.

Los árabes de Transjordania (hoy llamada Jordania) tienen, en su gran mayoría, la misma identificación étnica, linguistica, religiosa, tradicional y cultural de los árabes de la Cisjordania  Ambas comunidades se auto-identifican como palestinos. Eso explica a) cuando Jordania anexó la Cisjordania, concedió ciudadanía jordana a todos los árabes de la Cisjordania, y b) los palestinos de Cisjordania nunca exigieron ser independientes antes de que Israel, en 1967, quedase en control de ese territorio.

Crear un Estado Palestino en parte del territorio que la Liga de las Naciones designó como Hogar del Pueblo Judío, daría un total de cuatro Estados, Israel y tres Estados palestinos (Hamastán, Palestina y Jordania).

________________________________

 

La Corte Suprema cambiará de rumbo

Mi Enfoque #628, Febrero 24, 2017 por David Mandel

 

La Corte Suprema de Israel está constituida por 15 jueces escogidos por el Comité de Selección Judicial. Los jueces ejercen su cargo hasta llegar a la edad de 70 años cuando por ley deben renunciar.

 

El Comité de Selección Judicial está constituido por nueve personas: cuatro políticos (uno de ellos, el Ministro de Justicia, hoy la Sra. Ayelet Shaked), dos representantes de la Asociación de Abogados, y tres jueces de la Corte Suprema.

 

Para que un candidato sea elegido Juez de la Corte Suprema debe recibir por lo menos siete de los nueve votos. Esto significaba que los tres jueces que representaban a la Corte Suprema tenían de facto poder de veto, ya que si ellos se oponían a un candidato este sólo podría recibir un máximo de seis votos, que no eran suficientes para su nombramiento. El resultado fue que, desde finales de la década de los 70 del siglo pasado, la mayoría de los jueces nombrados para la Corte Suprema tiene simpatías liberales, mientras que los votantes en Israel se han ido inclinando a la derecha. Hoy, la Corte Suprema no expresa el sentir de la mayoría de la población israelí.

 

El miércoles 22 se reunió el Comité y el resultado fue un triunfo para la Sra. Shaked. Los cuatro candidatos, de simpatías conservadoras, que ella apoyó fueron elegidos. La Corte Suprema cambiará de rumbo.

________________________________

 

No nos interesa ser un segundo Singapur

Mi Enfoque #628, Febrero 24, 2017 por David Mandel

 

Las declaraciones que van a continuación fueron expresadas la semana pasada por Avigdor Lieberman, Ministro de Defensa de Israel, y por Mahmoud Zahar, co-fundador de Hamás y Ministro de Relaciones Exteriores de dicha organización.

 

Lieberman    Propongo a Hamás construirles en Gaza un puerto, un aeropuerto, y zonas industriales que darán trabajo a 40,000 personas. Gaza tiene el potencial de convertirse en un segundo Singapur. Lo único que Israel pide en cambio es que Hamás se desmilitarice, y desmantele los túneles que ha construido para introducir terroristas a Israel y los cohetes que ha fabricado para disparar a centros civiles israelíes. Un puerto y un aeropuerto abrirán Gaza al mundo. Recibirán inversiones de firmas árabes y también israelíes. La desocupación que existe en Gaza desaparecerá. El nivel de vida subirá en forma que no tiene precedente.

 

Zahar           Si nosotros hubiéramos querido ser un segundo Singapur, lo habríamos hecho con nuestras propias manos. Eso no nos interesa. Lo que queremos es continuar preparando la guerra contra Israel para liberar toda Palestina.

________________________________

 

Nuevamente, la Semana del Apartheid Israelí

Mi Enfoque #628, Febrero 24, 2017 por David Mandel

 

Todos los años, a fines de febrero, se celebra el Festival Anual de Odio a Israel, cuyo nombre oficial es "Semana del Apartheid Israelí", (S.A.I.). Se inició en Toronto, Canadá, en el año 2005, y este año se celebra con conferencias, conciertos, películas, seminarios, en mas de 250 ciudades, comunidades y campos universitarios en numerosos países, incluyendo Australia, Austria, Brasil, Canadá, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, Corea del Sur, Malasia, México, Sud África, Gran Bretaña y Estados Unidos.

 

Este año, centenario de la Declaración Balfour, la Semana del Apartheid Israelí conmemora lo que los organizadores y participantes llaman: "100 años de asentamientos coloniales".

 

Los objetivos del Festival, según los organizadores, son dos. El primero es revelar al mundo que Israel es un país que practica el apartheid (sistema de discriminación racial que anteriormente existía en Sud África) contra los "indígenas palestinos". El segundo es promover el boicot contra Israel, desinversiones y sanciones al Estado Judío. La realidad es que su verdadero objetivo no es destruir el sistema de apartheid en Israel (que sólo existe en la imaginación de los organizadores) sino destruir el Estado Judío.

 

La Semana del Apartheid Israelí es un clásico ejemplo del refrán peruano "No es el amor al chancho sino a los chicharrones". No es la solidaridad con los palestinos lo que motiva a los que celebran la Semana del Apartheid Israelí sino el odio a Israel. Si los palestinos no existiesen, los organizadores encontrarían otro pretexto para celebrar su odio contra Israel y los judíos.

 

Esta semana, para frustración, dolor y tristeza de los organizadores del Festival y de los participantes, Israel anunció la mayor inversión realizada en Israel desde la independencia: 3,750 millones de dólares para desarrollar las reservas de gas en el yacimiento marítimo Leviatán.

________________________________

 

Lo que la embajadora Nikki Haley dijo en las Naciones Unidas

Mi Enfoque #628, Febrero 24, 2017 por David Mandel

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad, el Consejo de Derechos Humanos, Unesco y las otras dependencias de las Naciones Unidas tienen un problema en común. Están obsesionados por Israel, obsesión que expresan en constantes debates, críticas, condenas y resoluciones. Samanta Power, la embajadora de los Estados Unidos durante la presidencia de Obama, nunca comentó acerca de esa obsesión. Tal vez el tema le era indiferente o, tal vez, le parecían acertadas esas críticas y condenas.

 

Nikki Haley, ex gobernadora de Carolina del Sur, hija de inmigrantes hindúes, es la actual embajadora de los Estados Unidos en las Naciones Unidas, y, hasta ahora, parece ser el más acertado nombramiento del presidente Trump.

 

A continuación va la traducción de un discurso que la Sra. Haley dio a los representantes de la prensa en las Naciones Unidas. Si el presidente Obama ya hubiese muerto (jas ve jalila, que Dios le de muchos años) estaría dándose vueltas en su tumba.

 

Lo primero que quiero hacer es hablar de lo que acabamos de ver. El Consejo de Seguridad acaba de terminar su reunión mensual regular sobre cuestiones relacionadas con el Medio Oriente. Es la primera reunión como esa a la que yo he asistido, y tengo que decir que fue un poco extraño. Se supone que el Consejo de Seguridad debatía cómo mantener la paz y la seguridad internacional. Pero en nuestra reunión sobre el Medio Oriente, la discusión no fue acerca de la acumulación ilegal de cohetes por el Hezbollah en el Líbano. No se trató del dinero y las armas que Irán proporciona a los terroristas. No se trató de cómo hacer para derrotar a ISIS. No se trató de cómo hacer responsable a Bashar al-Assad por la masacre de cientos y miles de civiles. No, en cambio, la reunión se centró en criticar a Israel, la única verdadera democracia en el Medio Oriente. Soy nueva aquí, pero entiendo que así es como el Consejo ha operado, mes tras mes, durante décadas.

 

Estoy aquí para decir que Estados Unidos ya no cerrará los ojos a esto. Estoy aquí para expresar el firme apoyo de Estados Unidos a Israel. Estoy aquí para enfatizar que Estados Unidos está decidido a enfrentar el sesgo anti Israel de la ONU. Nunca repetiremos el terrible error de la Resolución 2334 ni permitiremos resoluciones unilaterales del Consejo de Seguridad para condenar a Israel. En su lugar, vamos a presionar para tomar acción contra las amenazas reales que enfrentamos en el Medio Oriente.

 

Nosotros defendemos la paz. Apoyamos una solución al conflicto israelí-palestino que se negociará directamente entre las dos partes, como lo  reiteró el presidente Trump en su reunión con el primer ministro Netanyahu ayer. Las resoluciones parcializadas del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General hacen que la paz sea más difícil de alcanzar al disuadir a una de las partes de ir a la mesa de negociaciones.

 

Increíblemente, el Departamento de Asuntos Políticos de la ONU tiene todo un departamento dedicado a los asuntos palestinos. Imagínense eso. No hay un departamento dedicado a los lanzamientos de misiles ilegales de Corea del Norte. No existe un departamento dedicado al principal patrocinador estatal de terror en el mundo, Irán. El enfoque prejuicioso de las cuestiones israelí-palestinas no favorece el proceso de paz. Y no tiene relación con la realidad del mundo que nos rodea.

 

Los estándares dobles son impresionantes. Hace pocos días, Estados Unidos trató sin éxito que el Consejo de Seguridad condenara un ataque terrorista a Israel, donde el terrorista abrió fuego contra personas que esperaban un autobús y luego apuñaló a otros. El Consejo de Seguridad no dudaría en condenar un ataque como ese en cualquier otro país. Pero no en el caso de Israel. La declaración fue bloqueada. Y eso es francamente vergonzoso.

 

Israel existe en una región donde otros exigen su completa destrucción y en un mundo donde el antisemitismo va en aumento. Estas son amenazas que debemos discutir en las Naciones Unidas mientras seguimos trabajando hacia un acuerdo global que ponga fin al conflicto israelí-palestino.

 

Pero fuera de la ONU, hay buenas noticias. El lugar de Israel en el mundo está cambiando. Israel está construyendo nuevas relaciones diplomáticas. Cada vez más países reconocen cuánto contribuye Israel al mundo. Reconocen que Israel es un faro de estabilidad en una región problemática, y que Israel está a la vanguardia de la innovación, el espíritu empresarial y el descubrimiento tecnológico.

 

Es el sesgo anti-Israel de las Naciones Unidas que desde hace mucho tiempo se debe cambiar. Estados Unidos no vacilará en hablar en contra de estos sesgos en defensa de nuestro amigo y aliado, Israel.

 

Diré que creo que vimos tal vez un tono ligeramente diferente en la reunión, pero tendremos que ver cómo va.

 

Martín Lutero y los judíos

(Siglo 16 EC)

 

Un día de primavera, en el año 1518, escuché fuertes golpes en la puerta de mi casa. Miré por la ventana y vi que mi visitante era un monje. De inmediato abrí la puerta.

 

— ¿Es usted el rabino Gedaliah?—me preguntó.

 

—Si señor—le contesté. — ¿En que lo puedo servir?

 

—El Padre Martín Lutero me ha ordenado traerlo a la sacristía de la iglesia de Wittenberg.

 

— ¿De que se trata?—le pregunté con temor.

 

—Quiere hablar con usted—me contestó. — ¡Apúrese! Al Padre Lutero no le gusta esperar.

 

Me despedí de mi esposa que me abrazó temblando de miedo, y fui con el monje a la iglesia de Wittenberg.

 

Yo siempre he tratado de evitar la cercanía de la iglesia de Wittenberg, no solo porque la gente que entraba y salía de la iglesia me miraba de mala cara al darse cuenta por el parche amarillo en mi vestimenta de que yo era judío, sino por la escultura que hay encima del portón de la iglesia. Evitaba mirarla pero me bastaba saber que estaba allí para sentirme físicamente enfermo.

 

¿Cómo no sentirme nauseabundo al contemplar la escultura de una cerda de la que maman cerditos y judíos; y detrás del animal se encuentra un rabino que alza la pata derecha del animal, le levanta el rabo y contempla el Talmud que está en el ano?

 

El fraile Lutero, para mi gran sorpresa, me recibió con suma amabilidad, y me invitó a sentarme frente a él. Lo miré con una curiosidad que me fue difícil esconder. Era de mediana estatura y contextura gruesa. Se había hecho famoso en toda Europa desde que, unos meses antes, había clavado en la puerta de la iglesia un documento con 95 tesis, donde condenaba la avaricia de la Iglesia y criticaba las ventas de indulgencias, documentos en los cuales los altos funcionarios de la Iglesia (Papa, cardenales, obispos) anulaban los castigos que merecían los pecadores, tanto en su vida terrenal como después de muertos, a cambio de un pago de dinero.

 

—Rabino Gedaliah, lo he hecho venir para escuchar su opinión respecto a la correcta traducción al alemán de varias palabras en Génesis—me dijo.

 

—Su Reverencia, perdóneme el atrevimiento. ¿Por qué quiere usted conocer la traducción de palabras bíblicas?—le pregunté.

 

—Estoy traduciendo la Biblia del original al idioma alemán. La iglesia cristiana debe regresar a las enseñanzas de la Biblia, y cada creyente debe personalmente leer la palabra de Dios, si no en el original, por lo menos en  una traducción—me contestó.

 

Me dio un papel en el cual había escrito en hebreo varias palabras. Le expliqué en detalle las sutiles diferencias de las diversas posibles traducciones. Me agradeció efusivamente.

 

—Quédese unos minutos más, rabino. Quiero conversar con usted de otro tema—me dijo.

 

— ¡Con mucho gusto!—le contesté sintiéndome honrado de que un cristiano tan prominente tuviese interés en conversar conmigo.

 

—Rabino Gedaliah, debo decirle que siento gran simpatía hacia los judíos. En mi opinión la teología que enseña a odiar a los judíos es absurda.  ¿Cómo consentirán ustedes los judíos en unirse a nuestras filas, si los tratamos con crueldad y animosidad?

 

—Su Reverencia, agradezco sus palabras que reflejan la nobleza de sus sentimientos—le contesté.

 

—Estoy convencido de que la conversión de los judíos al cristianismo solo puede ser lograda por obra de Dios, y no por la fuerza.

 

Lutero se levantó, indicándome que nuestra conversación había terminado. Me acompañó hasta la puerta y nuevamente agradeció mi ayuda. En el curso de los siguientes años me consultó varias veces para aclarar el significado de otras palabras. En cada una de mis visitas mencionó la posibilidad de mi conversión, pero lo hacía con tacto y consideración. No logró lo que quería, pero no vi que su fracaso conmigo le causara resentimiento.

 

En el año 1523 me envió con uno de sus sirvientes una copia de un ensayo que acababa de publicar bajo el título de Jesucristo nació judío. En la primera página me había escrito una dedicatoria: "Al Rabino Gedaliah, con la esperanza de que un día vea la luz de Nuestro Señor"

 

Esa misma noche leí su ensayo y me emocionó profundamente la tolerancia y aprecio de los judíos que Lutero demostraba. Nunca un cristiano, menos aún un clérigo, había escrito en una forma tan halagadora acerca de los judíos. Aquí copio uno de sus párrafos:

 

Si yo hubiera sido judío y hubiera visto a semejantes imbéciles gobernar y enseñar la fe cristiana, habría preferido ser un cerdo que un cristiano. Han tratado a los judíos como si estos fueran perros en lugar de seres humanos; no han hecho más que burlarse de ellos y apoderarse de sus bienes. Cuando los bautizan no les muestran nada de la doctrina o de la vida cristianas, sometiéndolos solo a la burla. Si los apóstoles, que eran también judíos, hubiesen hecho con nosotros, los gentiles, lo que nosotros hemos hecho con los judíos, nunca habría habido un cristiano entre los gentiles. Debemos recordar que no somos sino gentiles, mientras que los judíos son del mismo linaje de Cristo, son parientes de sangre, primos y hermanos de nuestro Señor. Debemos recibirlos cordialmente y darles la oportunidad de asociarse con nosotros, para que puedan escuchar nuestra enseñanza cristiana y el testimonio de nuestra vida cristiana.

 

Tres días más tarde Lutero me hizo llamar a su casa.

 

— ¿Has leído mi ensayo?—me preguntó sin preámbulos.

 

—Lo he leído, Su Reverencia—le contesté.

 

— ¿Cuando te veré en la iglesia?—me preguntó con una gran sonrisa.

 

—Su Reverencia, ambos adoramos a Dios. Yo respeto la forma como usted practica sus creencias. Permítame a mi practicar mis creencias—le contesté, sonriendo yo también.

 

—No puedo creer, después de tantas conversaciones que hemos tenido durante años, y después de que has leído mi ensayo, que continuas obstinado en no convertirte—me dijo con una voz carente de toda amabilidad. En su mirada vi antipatía y desprecio.

 

Nunca más volvió a hablar conmigo. Es evidente, por los libros que publicó en los siguientes años, que su decepción se fue convirtiendo gradualmente en un odio implacable, no solo contra mí sino contra todos los judíos.

 

Un miembro de la comunidad me trajo horrorizado un ejemplar de un libro de Lutero titulado Sobre los judíos y sus mentiras. Lo leí, y me fue difícil creer que el Lutero tolerante y amable que yo había conocido años antes, era el autor de un libro que destilaba un odio terrible, expresado en la forma más grosera posible. Incluyo aquí uno de sus párrafos:

 

Los judíos son un pueblo abyecto y despreciable. Están manchados con las heces del diablo en las que se revuelcan como cerdos. La sinagoga es una novia impura, una ramera incorregible, una mujerzuela impía.

 

No satisfecho con sólo insultar, Lutero incitaba en su libro a la violencia, incluso a la exterminación de nuestro pueblo. Propugnaba que las sinagogas y escuelas rabínicas fuesen pasto del fuego, que nuestros libros de oración fuesen destruidos, que se prohibiese a los rabinos que prediquen, que nuestras casas fuesen arrasadas y nuestras propiedades y dinero confiscados.

 

Escribió: No se les debe mostrar ninguna piedad ni misericordia,  ni facilitar protección legal alguna. Estos infectos gusanos venenosos deben prepararse para el trabajo forzado o la expulsión definitiva. Si no los destruimos seremos culpables.

 

Meses después publicó otro libro donde comparaba a los judíos con el diablo. Sus expresiones de odio llegaron al máximo en los sermones que dio poco antes de fallecer, y que fueron impresos después de su muerte.

 

Los judíos son nuestros principales enemigos. No dejan de blasfemar de Cristo nuestro Señor. Tratan a la Virgen María de puta, a Cristo de bastardo, y a nosotros de imbéciles. Si ellos pudieran acabar con todos nosotros, lo harían. Ya lo hacen a menudo, especialmente aquellos que se hacen pasar por médicos. Administran veneno a personas para que mueran en una hora, un mes, un año, o en diez o veinte años, según ellos lo deciden.

 

Lutero ha muerto pero su odio continúa vivo en sus seguidores. Se han producido numerosos disturbios anti-judíos que han dado lugar a que comunidades enteras hayan sido expulsadas de las ciudades alemanas que han adoptado la teología de Lutero.

 

¡Dios tenga piedad de nosotros si algún día los seguidores de Lutero deciden cumplir con su advertencia Si no los destruimos seremos culpables!

 

 

Ultima modificacion el Viernes, 24 de Febrero de 2017 13:04

comentarios  

 
0 #6 egardo gardel Lunes, 27 Febrero 2017
MUY BUENA INFORMACION / BENDITO SEA ISRAEL POR SIEMPRE AMEN AMEN AMEN
Quote
 
 
0 #5 BRENDA TROUDI Sábado, 25 Febrero 2017
MUY INTERESANTE LA INFORMACIÓN, DONDE CADA ENFOQUE ENSEÑA, NUTRE Y EDIFICA CON SU CONTENIDO. DIOS BENDIGA AL HNO MANDEL POR COMPARTIR TAN IMPORTANTES RESEÑAS.
Quote
 
 
0 #4 Pr Edgar Iglesias Sábado, 25 Febrero 2017
Muy buenos enfoques. GLORIA A DIOS
Quote
 
 
0 #3 Pedro Tovar Sábado, 25 Febrero 2017
Dios bendiga al escritor judío David,muy buena la información para nuestra orientación y conocimiento.Dios bendiga al estado de Israel.
Quote
 
 
0 #2 CHEO CHIRINOS Viernes, 24 Febrero 2017
Felicito y bendigo al hno David Mandel, por su valiosa colaboracion y exposición centrica y muy acertada en todos los temas y niveles con esa sabiduria q Dios le ha dotado, capacitado y preparado para ser esa trompeta profetica para todas las naciones. Saludos y mil bendiciones, Adelante mi hno David.
Quote
 
 
0 #1 Hno Marlon Jauregui Viernes, 24 Febrero 2017
:eek: :eek: :eek: Lutero?
No conocía esa parte de la historia, Dios nos ayude! Excelente articulo, gracias por publicarlo, Misión 3 de Guanare.
Quote
 

FORM_HEADER

Preguntas y Repuestas

Pensando en Voz alta

Resumen Gira 2015

Los ojos del Alma..!

Suscribirte

Buenas noticias
Tooltip



Joomla : Obra Evangelica Luz

Recomendamos

Ofrenda Misionera

Comunidad Indigena

Acceso Usuarios