Haznos tu Pagina de Inicio 

Traductor



Buscar

Ciencia y tecnología

El guardian del Muro

Recetas

Zona musical

Guia Dominical

Reflexiones

INFORMATIVO LUZ DEL MUNDO

Viernes, 31 de Marzo de 2017 08:32

Imperdible nuevo enfoque de David Mandel Nº 633

Vota este articulo
(1 Voto)

·       La creciente divergencia entre los judíos israelíes y los judíos de los Estados Unidos

·        Para los palestinos el conflicto no es territorial sino religioso

·        Las amenazas de bombas contra instituciones judías

·        Exportaciones e importaciones de Israel

·       Un nuevo producto para exportación

·   Un capítulo de mi ultimo libro "Cuatro libros en un volumen"

________________________________

 

La creciente divergencia entre los judíos israelíes y los judíos de los Estados Unidos

Mi Enfoque #633. Marzo 31, 2017 por David Mandel    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Se calcula que la población judía mundial es de 14.3 millones de personas. La comunidad más grande, con 6 millones de judíos, es la de Israel. La segunda comunidad en tamaño es la de Estados Unidos, con alrededor de 5.7 millones.

 

Hay una creciente divergencia entre las dos comunidades que se está agudizando en los últimos años, y que, si continúa, podría llegar a una completa falta de identificación entre ambas.

 

Algunas de las diferencias son las siguientes:

 

·        RELIGIÓN

En Estados Unidos la comunidad está dividida en tres movimientos religiosos: Judíos Reformistas, 35%. Judíos conservadores, 26%. Judíos ortodoxos, 10%.

En Israel, prácticamente el 100% de los judíos son ortodoxos, incluyendo, como dice el antiguo chiste, a los que señalan a la sinagoga, y dicen "esa es la sinagoga a la que yo nunca voy".

 

·        INFLUENCIA DE LA RELIGIÓN EN LA POLÍTICA

En Estados Unidos no hay influencia directa de la religión en la política, aunque si se tratase de identificación es probable que los ortodoxos se inclinan hacia el Partido Republicano y los reformistas al Partido Demócrata.

En Israel la religión está involucrada directamente en la política. Hay partidos políticos religiosos que eligen parlamentarios que representan sus intereses (básicamente exigencias de subsidios del gobierno a sus yeshivot y escuelas) en la Knesset.

 

·        INCLINACIÓN POLÍTICA

En Estados Unidos el 70% de los judíos vota uniformemente por el Partido Demócrata, que representa a la izquierda.

Si los judíos de Israel tuviesen la facultad de votar en las elecciones de los Estados Unidos, el 90% votaría a favor del Partido Republicano, que representa a la derecha.

 

·        MATRIMONIOS MIXTOS

En Estados Unidos El 58%* de los matrimonios judíos son con personas de otra religión. Ese porcentaje sube al 71% entre los judíos no ortodoxos.

En Israel el porcentaje de matrimonios mixtos es prácticamente cero.

 

·        EL CONFLICTO ISRAELÍ-PALESTINO

Los judíos americanos (tal vez por vivir tan lejos, tal vez por ignorancia de la realidad) son optimistas respecto a la solución de dos Estados.

Los judíos israelíes, que viven día a día la realidad, son escépticos respecto a la posibilidad de coexistir en paz con un Estado palestino.

 

·        LOS ASENTAMIENTOS

Los judíos americanos los consideran un obstáculo para la paz. Los judíos israelíes consideran que son una importante contribución a la seguridad del Estado.

 

·        EL PRINCIPAL PROBLEMA DE ISRAEL

El 66% de los judíos de Estados Unidos cree que el principal problema de Israel es la seguridad. Sólo el 1% cree que es la economía, mientras que en Israel lo que más preocupa a los israelíes es la economía.

 

* https://en.wikipedia.org/wiki/Interfaith_marriage_in_Judaism

________________________________

 

Para los palestinos el conflicto no es territorial sino religioso

Mi Enfoque #633. Marzo 31, 2017 por David Mandel    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Todas las propuestas de crear dos Estados (Plan de Partición de la Comisión Woodhead de 1939, Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947, propuesta de Camp David de Ehud Barak y Bill Clinton a Arafat en el año 2000, propuesta de Ehud Olmert a Mahmoud Abbas en el año 2008) han fracasado al igual que todos los esfuerzos y mediaciones de los presidentes americanos.

 

El motivo del fracaso es el hecho de que para los árabes, incluyendo los palestinos, el conflicto no es territorial sino religioso. Esto es algo que los líderes de Europa y de Estados Unidos no pueden comprender ya que en el mundo occidental la religión no tiene la importancia que tiene en el mundo islámico.

 

De acuerdo a la teología islámica el mundo está dividido en dos esferas: Dar al-Harb (territorios aun no conquistados por el Islam) y Dar al-Islam(territorios conquistados o que un día habían sido conquistados por el Islam). Territorios del Dar al-Islam incluyen a Israel que durante siglos, hasta el final de la Guerra Mundial, estuvo gobernada por islámicos. Para los musulmanes es inaceptable, por constituir una blasfemia y una herejía, que Israel, parte deDar al-Islam hoy esté gobernada por una mayoría judía.

 

Basta abrir los ojos y leer la Constitución de Hamás o abrir los oídos y escuchar las acusaciones de Mahmoud Abbas que "los israelíes con sus pies sucios profanan la explanada de la mezquita al-Aksa".

 

Si el conflicto fuese territorial hace décadas que los árabes hubiesen aceptado los planes de partición de 1939 y de 1947 (aceptadas por los judíos) o las propuestas israelíes del 2000 y del 2008 y hoy existirían dos Estados.

 

La realidad es que el conflicto, desde el punto de vista árabe y palestino, es religioso, y ellos no pueden ir contra la voluntad de Allah y aceptar un Estado infiel en una región que debe ser puramente islámica.

 

Lamentablemente, la frase del Nuevo Testamento: Tienen ojos pero no ven, tienen oídos pero no escuchan (Marcos 8:18) describe a todos los bien o mal intencionados estadistas del Mundo Occidental que están convencidos de que las soluciones políticas que fueron aplicadas en Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, también se pueden aplicar hoy al conflicto israelí-árabe.

________________________________

 

Las amenazas de bombas contra instituciones judías

Mi Enfoque #633. Marzo 31, 2017 por David Mandel    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Coincidiendo con la elección de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos se produjo una ola de amenazas telefónicas de bombas a instituciones judías, principalmente en los Estados Unidos. Esto causó que los oponentes de Trump lo acusasen, no de tener sentimientos antisemitas, pero si de crear una atmósfera en la cual los antisemitas pueden expresar su prejuicio y su odio.

 

Esa acusación ha resultado ser un ejemplo típico de la falacia Post hoc ergo propter hoc (también llamada "Causalidad falsa") que asume que si un acontecimiento sucede después de otro, el segundo es consecuencia del primero.

 

Para sorpresa de todo el mundo (pero no para Trump que hace semanas, el 27 de febrero, declaró que era posible que la ola de amenazas fuese falsa) el culpable de esas amenazas telefónicas que provocaron pánico en numerosas comunidades judías de los Estados Unidos, Europa, Australia y Nueva Zelanda resultó ser un joven nacido en los Estados Unidos y residente hoy en Israel.

 

Una operación combinada de la FBI y de la policía israelí arrestó al sospechoso, cuyos motivos aún se desconocen, pero se cree que, en parte, sus acciones se deben a haber sido rechazado por el ejercito israelí por considerarlo inestable.

 

La conclusión que se puede sacar de este asunto es que amenazas anónimas de antisemitas, aunque deben ser tomadas en serio, no deberían causar pánico, y, menos aun, no deberían ser utilizadas con fines políticos.

________________________________

 

Exportaciones e importaciones de Israel*

Mi Enfoque #633. Marzo 31, 2017 por David Mandel    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Israel, con 8.60 millones de habitantes, está en el número 98 del mundo de acuerdo al tamaño de su población, pero de acuerdo al volumen de sus exportaciones está en el número 42. En el año 2015 Israel exportó 65,400 millones de dólares e importó 59,900 millones con un balance comercial positivo de 5,430 millones. Su producto Interno Bruto (PBI) per capita, US $36.557 lo coloca en el lugar 26 de 189 naciones.

 

Las principales exportaciones de Israel, no tomando en cuenta armamentos (US $6,500 millones de dólares), son las siguientes:

 

Diamantes pulidos      US $14,800 millones de dólares

Medicamentos |         US $ 6,530 millones de dólares

Circuitos integrados   US $ 5,250 millones de dólares

Petróleo refinado       US $ 2,260 millones de dólares

Teléfonos                  US $ 1,520 millones de dólares

 

Las principales importaciones de Israel, no tomando en cuenta armamentos, son las siguientes:

 

Diamantes no pulidos    US $ 6.720 millones de dólares

Automóviles                 US $ 3,220 millones de dólares

Circuitos integrados      US $ 2,550 millones de dólares

Computadoras              US $ 1,450 millones de dólares

Petróleo refinado          US $ 1,390 millones de dólares

 

Los principales países a los que Israel exporta son:

 

Estados Unidos         US $ 24,000 millones de dólares

China                        US $ 3,250 millones de dólares

Hong Kong               US $ 2,890 millones de dólares

Autoridad Palestina    US $ 2,860 millones de dólares

India                          US $ 2,130 millones de dólares

 

Los principales países de los que Israel importa son:

 

Estados Unidos         US $ 8,560 millones de dólares

China                        US $ 5,860 millones de dólares

Suiza                         US $ 4,050 millones de dólares

Alemania                   US $ 3,800 millones de dólares

Bélgica/Luxemburgo  US $ 3,440 millones de dólares

 

* http://atlas.media.mit.edu/en/profile/country/isr/

________________________________

 

Un nuevo producto de exportación

Mi Enfoque #633. Marzo 31, 2017 por David Mandel    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Israel está desarrollando un nuevo producto de exportación cuyo ingreso, en un futuro, podría llegar a miles de millones de dólares. Se trata de marihuana para usos medicinales, un campo en el cual Israel está en la vanguardia.

 

La investigación del uso medicinal de la marihuana comenzó en Israel hace más de 50 años, en la década de los 60. El científico israelí Rafael Mechoulam fue el primero en aislar el ingrediente activo tetrahidrocannabinol (THC) en la marihuana. Todo comenzó cuando la policía decomisó un paquete de cuatro kilos de marihuana y lo entregó al Instituto de Ciencia Weizmann.

 

El uso médico de la marihuana es legal en Israel desde principios de 1990, especialmente para tratar la enfermedad de Crohn, el síndrome de estrés post-traumático, la fibromialgia, el dolor crónico y la inflamación, el autismo, la esclerosis lateral amiotrófica, la epilepsia y el carcinoma de células basales.

 

El año pasado 28,000 israelíes consumieron marihuana por prescripción médica, la mayoría de ellos enfermos de cáncer. La marihuana no cura la enfermedad pero reduce los efectos secundarios de la quimioterapia. El riesgo de que algunos pacientes se vuelvan adictos a la marihuana es muy pequeño.

 

En Israel se han invertido millones de shekels para cultivar, investigar y producir medicinas con la marihuana. Importantes compañías farmacéuticas de otros países, donde la rigidez de las legislaciones, les impide investigar las propiedades terapéuticas de la marihuana cooperan con Israel.

________________________________

 

Un capítulo de mi último libro "Cuatro libros en un volumen"

Mi Enfoque #633. Marzo 31, 2017 por David Mandel    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El último libro que he publicado se llama Cuatro libros en un solo volumen. Consta, como lo dice el título, de cuatro narraciones diversas:

 

Tres Cuentos Limeños

Los Tres Cuentos Limeños relata la saga de una familia, desde sus humildes comienzos en La Mancha, España, hasta la elección de uno de sus descendientes como Presidente del Perú.

 

El Inspector de Secundaria

El Inspector de Secundaria relata la vida de un inspector de colegio, ex–miembro de la policía limeña y su romance con las tres veces viuda Doña María.

 

El Libro de Job actualizado

Parodia del libro bíblico de Jacob, modernizándolo pero, a la  vez, fiel al tema original.

 

Las Memorias de Luis Cabrejos

El doctor Luis Cabrejos, en su "autobiografía" relata sus aventuras y desventuras, amores y dolores (que recuerdan a las clásicas novelas picarescas españolas) desde su niñez en un colegio británico en su Lima natal, hasta que, décadas después, siendo profesor de Castellano en ese mismo colegio, cierra el círculo de su saga, siempre optimista y entusiasta, pero aquejado por una obsesión irracional similar a la de su antiguo profesor cuyo lugar él ahora ocupa. El trasfondo es el mundo latinoamericano del siglo 20, con su corrupción y sus golpes de Estado.

 

A continuación va el primer capítulo de Las Memorias de Luis Cabrejos:

 

Me llamo Luis Cabrejos. Soy el fundador-director del Instituto Internacional de Nombrelogía, organización de investigación científica sin fines (ni esperanzas) de lucro. Debido al escaso número de miembros de la organización que pagan su cuota mensual (hasta ahora yo soy el único) me veo en la necesidad de ganarme la vida enseñando gramática castellana a muchachos de secundaria en el Colegio San Jorge, institución situada en el distrito limeño del Cercado. El hecho de que soy profesor en el San Jorge completa un círculo ya que en ese mismo colegio realicé mis estudios de primaria y secundaria.

 

La difícil situación financiera del Instituto Internacional de Nombrelogía cambiará tan pronto se apruebe el apoyo monetario que he solicitado del gobierno para el Instituto. Un vecino mío, funcionario del Ministerio, me prometió que lo tramitaría (a cambio de lo cual me pidió una comisión). Presenté mi solicitud hace diez años, así que creo que el dinero ya está por llegar en cualquier momento.

 

Esta mañana, mientras tomaba mi cotidiana taza de café y me fortificaba con un sándwiche de queso, vi con sorpresa la fecha en el periódico que estaba leyendo. "¡Hoy es el día de mi cumpleaños!", me grité a mí mismo, algo que hago de cuando en cuando para matizar mi vida solitaria.

 

¿Cómo celebrarlo? No se me ocurría qué regalo comprarme (soy difícil de complacer) hasta que, de repente, me dije "Haré algo que ninguna otra persona en el mundo puede hacer por mí. ¡Escribiré mi autobiografía!"

Charles Dickens comenzó su libro "David Copperfield" con las siguientes líneas: Si soy yo el héroe de mi propia vida o si otro cualquiera me reemplazará, lo dirán estas páginas. Para empezar mi historia desde el principio, diré que nací (según me han dicho y yo lo creo) un viernes a las doce en punto de la noche.

 

Sin perder un minuto agarré papel y lápiz, y aquí va el primer párrafo:

 

En mi caso no hay ninguna duda acerca de quién es el héroe de mi propia vida. Por supuesto que soy yo. Emulando a Dickens, comenzaré mi historia desde el principio. Yo también nací. aunque a diferencia del protagonista de Dickens, no fue un viernes a medianoche, cuando los médicos  ya están disfrutando de un merecido descanso de fin de semana, sino un martes a mediodía, lo cual es una prueba más de lo considerada que era mi madre.

 

Mi abuelo fue alquimista. No me refiero a que convertía basura en oro, sino que, al revés, se dedicó a convertir la fortuna que le habían dejado sus padres en basura. A diferencia de los alquimistas de la *Edad Media cuyos experimentos terminaron en fracasos, mi abuelo tuvo éxito completo en su misión.

 

Para expresarlo en forma más específica, de los latifundios que mi abuelo heredó de su padre ya no quedaba ni muestra cuando yo llegué a este mundo. Mi abuelo se encargó de liquidar todo lo que heredó. La mayor parte de la riqueza familiar la invirtió en bebidas alcohólicas, en amantes de alto costo de mantenimiento, y en apuestas en el hipódromo. El resto lo malgastó.

 

Mi padre tenía dos propiedades. Una era el local de la "Zapatería Cabrejos Calzados Finos", situada frente al Mercado Central, negocio heredado de su difunto suegro que había comenzado de zapatero remendón y, gracias a su tesón, se hizo de un pequeño capital que le permitió comprar el local donde instaló una tienda de zapatos. En el establecimiento trabajaban tres personas: mi padre, que desempeñaba la doble función de gerente general y gerente de ventas, un mozo para limpieza y mandados, y una cajera coqueta, de la que sospecho que permanecía en su puesto, no debido al sueldo mínimo que recibía, sino a una relación no muy secreta ni muy platónica que existía entre ella y mi padre.

 

La segunda propiedad de mi padre era una casa de dos pisos y un altillo, situada en el distrito de La Victoria, a poca distancia de la Plaza Manco Cápac. La había heredado de un tío solterón y homosexual que murió sin dejar hijos. Allí vivíamos mi padre, mi madre, y yo, que era hijo único. Vivía con nosotros, durmiendo en la azotea, Saturnina, una muchacha provinciana, con cama adentro para todo servicio. En el curso de los años la población de la casa aumentó con la llegada de una bebita, María, producto de los amores clandestinos que Saturnina tuvo con un paisano de su pueblo, al cual nos presentó como su primo, y quien, tan pronto se enteró de que ella había quedado encinta, desapareció como por arte de magia y nunca fue visto nuevamente.

 

Cuando llegué a la edad de cinco años mis padres se enfrentaron a la decisión de escoger a qué colegio enviarme. Esto causó amargas discusiones que amenazaron la estabilidad, paz y tranquilidad que, por lo general, caracterizaban a su matrimonio Con los ánimos más calmados consideraron tres opciones.

 

La primera opción era matricularme en un colegio de curas.

 

 ―Ser­ía maravilloso que Luisito rece todos los días  ―decía mi madre con fervor.

 

 ―De ningún modo ―rugía mi padre, fanático libre pensador que solía jurar por la Virgen y por todos los santos que no creía en Dios.

 

De mutuo acuerdo, descartaron la primera opción. La segunda opción era enviarme a un colegio del Estado.

 

 ―Así aprenderá lo que es la democracia y la igualdad de los seres humanos, a pesar de las diferencias económicas y sociales ―argumentaba mi padre.

 

 ―De ningún modo ―protestaba mi madre ―Mi hijo desciende de gente decente, y no se va a mezclar con personas que no son de nuestra categoría.

 

La tercera opción, la que finalmente eligieron, fue registrarme en el Colegio San Jorge, una institución británica que tenía la ventaja adicional de quedar a pocas cuadras de mi casa. Yo podría ir caminando, y así le ahorraría a mi padre la molestia de llevarme y traerme, y el gasto de gasolina.

 

El director del colegio y la plana mayor de la administración eran ingleses. Los profesores y los alumnos éramos "nativos", como nos llamaban los extranjeros.

 

El colegio San Jorge ocupaba un edificio de dos pisos, rodeado por altos muros grises, en la esquina de la Avenida 29 de Febrero y la calle Carlos Andrea. Al lado había un terreno baldío, también de propiedad del colegio, que estaba reservado para la construcción de una piscina para el alumnado.

 

El colegio organizaba anualmente una "Tómbola pro-fondos para construir la piscina", con el objeto, siempre coronado por el éxito, de recibir donaciones de los mal pagados profesores y contribuciones de las propinas que los alumnos hubiesen preferido usar para comprar los helados que vendía un heladero de la compañía Donofrio en la acera frente al colegio. Este evento, la Tómbola, era la más antigua tradición del colegio y la más apreciada, especialmente por la dirección de la institución. Durante los trece años que estudié en el colegio nunca se inició la construcción de la piscina. Hoy, que soy profesor en el San Jorge, constato anualmente que, aunque aún no se han iniciado los trabajos, allí están los letreros anunciando una próxima tómbola pro-fondos. Tal vez peco de exceso de optimismo, pero conservo la esperanza de que la piscina se construirá algún día, tal vez durante la vida de los hijos o nietos de los estudiantes de hoy, pero esa fecha, si es que ya ha sido determinada, es un secreto conocido solo por el director en ejercicio, y comunicado por él, durante la ceremonia del relevo de mando, al director que lo suceda en el cargo.

 

La entrada principal del colegio, situada en la calle Carlos Andrea, llevaba sobre ella, grabado en piedra, el lema del colegio, Carpe Diem – "Aprovecha el día". Había otra puerta, más pequeña, que daba a una calle paralela, pero nadie ingresaba al colegio por ella. Era utilizada solamente por los alumnos de Cuarto y Quinto de secundaria para escapar un par de horas antes de que sonase la campanada que anunciaba el término del día de clases. Eso les permitía llegar a tiempo a la función de matinée de un cine cercano especializado en películas francesas eróticas.

 

El nombre del colegio, San Jorge, honraba la memoria del santo patrono de Inglaterra, Saint George. A diferencia de numerosos santos míticos, Jorge fue una figura histórica. Nació en lo que hoy es Turquía. A la edad de 17 años se enroló en el ejército del emperador Diocleciano. Se rebeló cuando el emperador empezó a perseguir a los cristianos. Fue capturado, torturado y decapitado en el año 303. El rey Ricardo Corazón de León, en el siglo 12, cuando regresó del Medio Oriente, introdujo su culto en Inglaterra. Dos siglos después, Jorge fue declarado el santo patrono de los ingleses.

 

Tan pronto uno cruzaba la puerta de entrada del colegio veía un cuadro cuya poca calidad artística estaba compensada por su inmenso tamaño que cubría todo el ancho de la pared. El cuadro representaba a San Jorge matando a un dragón que escupía fuego. Los alumnos estábamos convencidos de que el artista, al pintar el cuadro, había tomado como modelo (no para el santo sino para el dragón) al director doctor Arthur Mackenzie. Muchos años después, cuando yo trabajaba de profesor en el colegio, le pedí al director que me relatase la historia del enfrentamiento de San Jorge con el dragón.

 

Me contó lo siguiente: "Una ciudad llamada Lasia estaba situada al lado de un pequeño lago donde vivía un dragón que hacía estragos en el pueblo. Para apaciguar al dragón, la población lo alimentaba diariamente con dos ovejas. Cuando se les acabaron las ovejas, no sabían que hacer hasta que se les ocurrió la  idea de llevarle al dragón alguna joven elegida por sorteo. Un día la suerte cayó sobre la hija del rey. El rey ofreció todo su oro y plata y la mitad de su reino a quien salvase a su hija. No encontró voluntarios, y la bella princesa fue enviada al lago para ser devorada por el dragón.  San Jorge, que estaba de casualidad paseando por allí, vio que el dragón emergía del lago, y, sin pensarlo dos veces, lo atacó con su lanza, hiriéndolo de gravedad. Le puso el cinturón de la joven alrededor del cuello y el dragón siguió mansamente a la princesa hasta la ciudad. San Jorge ofreció a la población matar al dragón si consentían en convertirse al cristianismo. Quince mil habitantes de la ciudad, incluyendo al rey, se convirtieron y San Jorge mató al dragón. Eso es lo que cuenta la leyenda".

 

—¿Qué pasó con la princesa? ¿Se casó con San Jorge? ¿El rey cumplió su promesa de entregar todo su oro y plata y la mitad de su reino a quien salvase a su hija? —le pregunté al director.

 

— Ningún hombre quiso casarse con una mujer capaz de amansar a un dragón. Además, San Jorge no era del tipo casadero, así que tengo entendido que la princesa se quedó solterona. Respecto al oro, plata y mitad del reino, el rey, como todo buen político, sufría de amnesia respecto a promesas que había hecho, y, cuando San Jorge le reclamó, le dijo que no se acordaba, y que no le parecía probable ni lógico haber hecho tal promesa. San Jorge quiso traer testigos, pero todos ellos desaparecieron misteriosamente, así que el santo se fue de allí tan pobre como lo era cuando llegó, y juró que la siguiente vez que matase a un dragón y salvase a una princesa cobraría por adelantado—me contestó.

 

El edificio del colegio había sido construido tres décadas antes de mi ingreso a sus aulas. Los periódicos de la época lo llamaron "el local educativo más moderno del país". Informes sobre su inauguración dominaron la primera página de los diarios más importantes de Lima. Días después, el prestigioso periódico inglés London Times tomó nota del suceso informando al respecto en un artículo titulado Beneficiosa influencia del Sistema Educativo Inglés en un país atrasado.

 

El destacado evento estaba perennizado en una foto, amarilla por el paso de los años, que colgaba enmarcada en una de las paredes del salón de actos del colegio. En ella aparecían, rígidos y severos, el presidente de la República luciendo su banda presidencial, y Su Excelencia lord Edward Collins, embajador de Gran Bretaña. Al costado del embajador, increíblemente joven y rozagante, estaba Miss Rose Maxwell y a su lado su hermano, el doctor Charles Maxwell, fundador del colegio y su primer director. Detrás de ellos había un número de personas no identificadas, incluyendo posiblemente al ministro de Educación, diplomáticos, profesores y miembros de la colonia británica residentes en Lima.

 

La foto de la Inauguración no era la única que adornaba las paredes del salón de actos. También estaban allí las fotos de todos los que habían ocupado el cargo de director del Colegio San Jorge. En una de las paredes, de izquierda a derecha, en estricto orden cronológico, estaban las fotos del doctor Charles Maxwell, de sus sucesores John Maxwell, Robert Maxwell, y, cerrando la fila, Bruce Maxwell, el último miembro de la dinastía Maxwell que rigió los destinos del colegio hasta que fue reemplazada por la dinastía Mackenzie (ver la nota al final de este capítulo).

 

En la pared de enfrente estaban colgadas las fotos de Mister Henry Mackenzie, el primero de la dinastía que reemplazó a los Maxwell, y la de su sucesor, el doctor Arthur Mackenzie, quien fue el director que entrevistó a mis padres cuando solicitaron mi inscripción en el colegio.

 

 ― ¿En qué les puedo servir? ―preguntó fríamente el doctor Mackenzie. Los miró de arriba abajo e hizo un gesto con la mano para indicar a mis padres que les permitía sentarse frente a su inmenso escritorio.

 

 ―Hemos venido para matricular a nuestro hijo Luisito en su prestigioso colegio ―anunció mi padre

 

 ―Ummm ―comentó el director.

 

 ―Tengo entendido de que no hay curas en este colegio ―dijo mi padre.

 

 ―Y que los alumnos pertenecen a las mejores familias de Lima ―interrumpió mi madre.

 

 ―No hay un solo cura en nuestro colegio. Respecto a los alumnos, aceptamos sólo a los que presentan un certificado bancario de la solvencia económica de la familia y un certificado policial de su solvencia moral ―contestó el director.

 

Mi padre había venido preparado. Sacó de su cartapacio los documentos que había preparado con anterioridad y se los mostró al director. El doctor Mackenzie los examinó, vio que no estaban sellados y los devolvió a mi padre.

 

 ―No puedo aceptar a su niño en nuestro colegio ―sentenció el director y se levantó, dando a entender que la entrevista había terminado.

 

Mi padre se puso pálido. Mi madre empezó a llorar.

 

 ―¿Pero, por qué, Señor Director? Los documentos están en regla ―expresó mi padre con voz entrecortada.

 

 ―Los documentos carecen de la firma de un notario ―explicó el doctor Mackenzie.

 

 ―Si ese es el problema, ahora mismo los hago firmar y se los traigo ―dijo mi padre aliviado.

 

Mis padres salieron corriendo del colegio. Pararon un taxi, le pidieron que los lleve a toda velocidad a la notaría más cercana, y que los esperara mientras ellos hacían legalizar los documentos. Regresaron al colegio y entregaron los certificados al director. El doctor Mackenzie los examinó minuciosamente y, para felicidad de mis padres, los aprobó e inscribió mi nombre en la lista de alumnos. Mis padres se sentían tan emocionados que al despedirse, en vez de estrechar la mano que el director les extendía intentaron besársela. El director rápidamente retiró la mano y se cruzó de brazos para evitar que mis padres le diesen esa muestra de agradecimiento.

 

Los trece siguientes años de mi vida los pasé estudiando en el colegio San Jorge y veraneando en el balneario de Ancón, donde mis padres alquilaban cada verano una casita cercana al barrio de los pescadores.

________________________________

 

El libro se puede conseguir en versión digital o en versión impresa:

 

Digital          Para leerlo en Kindle, Ipad, Iphone, Samsung, computadora. Se puede pedir a Amazon.com:

https://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_2?url=search-alias%3Daps&field-keywords=cuatro+libros+en+un+solo+volumen

 

Impreso:

Israel: 59 shekels. Enviar un cheque a nombre de David Mandel a Gan Hashikmim #11, Savyon 5690500

Otros países: US $29.oo (incluido envio por correo certificado aereo) para pagar con tarjeta de credito via PayPal: Simultaneamente escribir a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla  a que direccion enviar el libro.

http://www.mandeldavid.com/paypal.asp?tp=cuatro_libros_en_un_solo_volumen&email= Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

________________________________

 

Si deseas recibir

Mi Enfoque

Solicita la suscripción gratis a

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Para anular tu suscripción envía una nota a  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

y escribe en el título "Anular la suscripción".

 

Si lo deseas, puedes reenviar todos o cualquiera de estos artículos sin necesidad de permiso previo o específico. Solo pido que no borres la fuente (Mi Enfoque) y el nombre del autor (David Mandel)

comentarios  

 
0 #3 Luis Eladio Gonzalez Viernes, 31 Marzo 2017
Dios bendiga a David Mandel por esas informaciones tan importantes, se le agradece ya habre nuestro entendimiento para estar claro en lo que sucede en ISRAEL y como piensan los JUDIOS, SEA EN ISRAEL O LOS QUE NO SE ENCUENTRAN EN ISRAEL.
Quote
 
 
0 #2 Pedro Tovar Viernes, 31 Marzo 2017
Dios bendiga al escritor David Mandel,muy buena información de la población judía y desarrollo económico y el volumen de su libro.Felicitaciones y que siga teniendo éxitos en sus enfoques y escritos.
Quote
 
 
0 #1 CHEO CHIRINOS Viernes, 31 Marzo 2017
MUY BUENA E INTERESANTE LOS ESCRITOS Y COMENTARIOS DE NUESTRO HNO DAVID MANDEL.
NOS INFORMA Y REVELA MUCHAS COSAS QUE IGNORAMOS YA QUE NINGUN MEDIO DE COMUNICACION LO ANUNCIA, ASI QUE FELICITACIONES HNO DAVID POR SU GRAN VALENTIA PARA ESCRIBIR SIN MIEDO. AMENNN.
Quote
 

FORM_HEADER

Preguntas y Repuestas

Pensando en Voz alta

Resumen Gira 2015

Sigamos al Mesías..!


Los ojos del Alma..!

Suscribirte

Buenas noticias
Tooltip



Joomla : Obra Evangelica Luz

Recomendamos

Ofrenda Misionera

Comunidad Indigena


Consejos para Salud

Acceso Usuarios